jueves

Passengers Online




                                                                      I





                                       Ciro van Guz, a sergeant in the Foreign Legion rendered heroic services in Chad, survived the offensive of warlike operations impossible to control, and to understand well what happened there, we must know that this was not only a remote place, but also a dangerous and exterminating experience where Lieutenant Reich, his German-born comrade, a pilot and expert of all kinds of armaments, died in an atrocious manner beheaded by the steel splinter of a shell, and he, unhinged, picked up his head and returned it to the base for not to leave it abandoned as food for carrion.

That was the final push he needed to get out of there escaping the ruthlessness of the Legion in Chad and the horrible of that place he had not to invent it, to survive it was necessary to tattoo himself a destiny with fire on the steel of the rifle, become scorpion or mutant because there wasn't required courage or honor, any virtue was transformed into a drag, those combats were not part of the famous repertoire of the Geneva Convention.

Filthy of all that he retired abandoning his legionary name, returning to inhabit with his civil identity of Dutch citizen. Ciro van Guz was his real name and now worked as a security officer in the 'Derricks' guarding the digital system of machines of the 'ZIP Corporation' that pumped oil day and night on behalf of a United Nations projects in Iraq. He received a huge pay because after the infamous invasion nobody wanted to go there voluntarily. His plan was very simple, to retire with a meticulously planned pension, deposited faraway, in a tax havens country.


In the small steel shed that served as an office in the desert south of Baghdad the temperature reached 45 degrees Celsius and the air conditioning had stopped working. Van Guz, slim and nervous, dressed in his orange jumpsuit came in and knelt as in time for ritual prayers, he took out a bunch of keys, chose one accurately, and opened the steel casket embedded in a square of reinforced concrete, with a quick gesture he selected a satellite telephone, closed the tank again, adjusted the glittering tile above and then composed the number of Code inscribed on the back of the device.


"Mister Reichdon?" He said with a German accent.
"Reidon, Reidon!" Replied the other, exasperated.
"Okay, I'm Guz, Mr. Reidon!"
" Ahead...!"
"Kronos 38, stopped working 15 minutes ago."
"It can't be ... -said Reidon, cautious - the Kronos 38 has an online program with the central plant in the Istanbul office, direct alert"
"It's not about that"
"So what's about ?"
"The Kronos 38 continues to pump, also electronic system is intact"
"Then ? " Shouted Reidon.
"The Kronos 38 only pumps air; water with residues, no Oil remains in the well ... "
"Impossible, not before 6 years ..."
"I don't know Mr. Reidon, I tell you what is happening today," insisted van Guz.
"This is your first call?"
"... I follow the the manual instruction Mr. Reidon."

For a few seconds the connection to the satellite was interrupted, and the Reidon's dull voice came again, this time with a fiery commanding voice.

"Guz, go back to the Kronos 38, disconnect the system and trigger the alarm via intranet our engineers will be able to take action."
"Mister Reidon?"
"Guz! move fast ... "
"It will not say that the Oil is over, do I break the digital code? ... everything is drying up !"
"... Guz? ..." ... the telephone link again cut off ...
"... at your command ..."
"... Return to the Kronos 38, Now!"

The satellite stopped working. Ciro van Guz, sweating in his orange diver, put everything back in his place, picked up the bunch of keys, closed the case, jumped into the Jeep, and sped away on the trail, while letting behind him a very fine rain of yellow dust from the most arid desert in the world.
 Minutes later, in the distance at the bottom of the hollow where the delta basin separates from Chat-El-Arab was drawn a tiny bright spot almost imperceptible of metallic color that slowly got enlarging and became more and more glistening against the deep blue sky. 
Guz still driving fast did not seem to notice the object drawn against the horizon, sharply gaining a fraction of a millimeter in the space of a few seconds over the uneven line of the mountains and what at first was only a contrast of brilliant aluminum,
was transformed,  and Guz still without realizing it and the jeep jumping through unevenness following the trail marked by the
huge tires from heavy trucks that left a drawing printed on the broken plain.
Was during one of those jumps when he saw the first flash, f
ar away, a sort of slight burst in his rear mirror, he reached out and wiped the dust with his sleeve, instantly understood that it was a plane and also his fault because the fatal error that was his satellite call to the ineffable Reidon.
This was a 'drone', they sent it to eliminate him, then he cried loud it in rage.

Now saw the flash becoming clearly metallic,
the Jeep was on bouncing around on the rocks. 
He measured the angle of the sun, compared data with the GPS screen glued to the steering wheel side.
The object was coming directly to him,
no doubt, so rapidly leaning beneath his seat, he pulled out a small box containing a 'portable' connected to another satellite channel with no relation to the Oil corporation."Tourism Las Palmeras!" reply a neutral voice, in several languages.
"Room 301, is urgent," said Guz.


"Are you sure ?
301 is not connected! "  answer the voice."To the Palms owner, now"  he replied.

"Priority" ...


"Can I help you?" said a man.


"A model aircraft follows me and encompasses my displacement"
"Concierge? wait, we are visualizing it on the screen, it is an automatic flight, belongs to a private service we do not have frequency to neutralize it ".

"Can you intervene?" Guz insisted.


"Can't do anything, it's not a compatible model ..."
"Then what to do ? shouted Guz."Follow the rule, leave the place ... they will sweep you out"



Guz slipped the phone under the seat, the satellite still connected and listening the voice echoes from room 301 while the Jeep continued to raise a reddish dust that enveloped everything.
Now the metal object was a remodel aircraft, a plane with wings in delta and remote control equipped with a flight mimic while the real eyes of the pilots were directing it from a cabin seven thousand kilometers away.
The 'drone' lost height tilted one side and at the lower part of his right wing stood a tiny launching ramp from where abruptly was fired a luminous object with a long stream of foam at 120 meters per second speed, starting in straight line towards the reflective Van Guz orange jumpsuit that served as a focus. In four seconds the impact was precise with steam and fire followed by the noise of an explosion but attenuated by the vastness of the desert; mute protected by the immensity of space, that was the only thing that was seen in the distance.Then the 'drone' continued its route, briefly changed direction flying again over the place, passed over the smoking rubble. The pilots in the control tower verified the total destruction of the vehicle before resuming height and moving it away in the direction of Baghdad.




                                                               2



The Adirondaks mountains printed like a blue spot could be seeing drawn on the border of the United States. Portrayed against the last clarity of the afternoon in an autumn already finished. The daylight was quickly lost, it darkened early and the snow was not long in coming. Down in the prairie by the trails and the water the herds returned to the stables wandering, slowly approaching dairies farms where they would spend months protected, and heated.

Again Quebec was preparing for another long winter, the opaque mist rose from the 'Two mountains lake' and cypresses and pines was the only green left, behind was the high skeletal maple logs drawn as a gray and black plot and from far away
the sound of the continuous rumor from the 'trans canadian highway' that extended its black asphalt to the western routes.

Pablo, depressed, put on a leather coat and a long scarf, the cold began and the snow could surprise him at any moment, he descended the hill with a steady pace stabbing his cane in the dry leaves covered by the shade at the edge of the pine trees although
at that hour no one was on the route of Saint-Lazare. He stopped at a bend when he found the the truck drivers hideaway with giant trucks parked on either side of the restaurant behind a huge sign of blue neon tubes with their glass partitions where it read on an intermittent reflection that one was, more or less, in the "blue of the Greek islands". Inside a mirror covered the entire wall, high above a giant screen in perpetual connection with golfers on vacation at all hours of the day in remote places where sailboats floated in a blue harbor of postal tourism.As he set foot on the doorway, his iphone alarm went off. Then he walked to an armchairs at the counter bar and settled in answering the call. It had to be explain so they would understood his email, that for more than a year he had not heard of  about the 'Dutch character' and although in the past he heard a lot of talk about him, he never saw him neither in photos or online, nor his voice so that all he could do was trust that the call was really from the 'Dutch'. Do you want to know how it all started ?


The plot, or sort of complicity was set by Casimiro de Montrond, whom he met in a encounter at the Camps family home in Montréal during one of those rare visits from Montrond, at that time still living in Iceland. Then Casimiro asked Felipe Camps if one day it appeared
in Montréal a strange fellow, a Dutchman, asking for help because he was really in a crisis situation when he identified himself, he unavoidable had to use a key phrase: "I bring a message from his aunt, Doña Alma Errante" and only then could they accept that it was something of extreme urgency, at the same time, verifying, they had to ask him how many years has
Doña Alma Errante achieved and there was no possible mistake in that.  She was 100 years old on December 31st, for over a century. "A household tradition" had insisted Montrond, with that slyness that characterized him."You do not know me, I'm Dutch and live in Istanbul"  he said in impatient and cutting Spanish, with a slight German accent. He was at Montréal International Airport calling from a telephone booth. It was 7:30 p.m. and it was in the arrivals hall of the P-E Trudeau airport leaving customs; on a flight from Toulouse, no stopover, was his transit but later he had to continue to the United States, Salt Lake City. but now needed someone of confidence to accompany him to Montréal, remove an envelope from a UPS mailbox in downtown which would not take more than an hour and then return to the airport because the flight to the US was at 02:30. Casimiro de Montrond gave him this number, no name but simply said 'that he had a message from his aunt, Alma Errante' mentioning that it was related to 'the investigation of the Bach's cantatas'.Suddenly Pablo became absorbed in his memory and fall back to the previous summer when the meeting with Montrond and Felipe Camps took place to discuss the first part of the investigation about 'the famous Bach cantatas'. Outside still the reflection of the neon blue blinking and the giant screen showed parsimonious golfers in Las Vegas and the line of the portable caught the echo of noises of broken voices coming out of the airport's loudspeakers."I understand, tell me then to identify you, how old was Doña Alma Errante on December 31th" ?


So the next minute he trotted up the hill to get his truck and then drove quickly to meet Van Guz at the Montréal airport to try to get him out of the quagmire and even if
the iphone sounded again, insistent, he didn't answer, surely it was a call from Orlando Elcanoso and that would have turned it into an endless conversation.


With this email he was going to complete what happened telling them exactly as it was told by Van Guz about what happened when he returned aboard his Jeep to the Oil wells of the ZIP Corporation. Explaining that when he was able to reach Istanbul through Syria in a horse caravan,
it was Montrond, who saved his life and now was sending him to Salt Lake City for they scheduled a meeting within a month with the Church of the Mormons, the only ones who maintained a complete genealogical and up-to-date ancestral repertoire. Family tree for generations."I did not know Montrond was interested in genealogy," said Pablo."The files Casimiro is investigating belong to Europol but Mormons have offered help and Montrond says it's the only way forward" answer Van Guz.Entering Montréal, he left the Bonaventure motorway, taking the elevated way to go directly to the city's downtown at a time when there was not much overnight traffic, so without delay he entered through the Rene Lévesque Boulevard to the east until he stopped at the corner of rue Peel in front of the Canadian Imperial bank building."I'll be back in a few minutes," said van Guz curtly.


He saw him crossing 'Square Dorchester' and get lost where the majestic Sun Life Insurance building stands in front of Montréal Cathedral with the 12 Apostles statues at the top  crowning the sector next to the
Canadian Pacific railway where the Windsor Station conform an historic rectangle with the Saint-George-Anglican Church and the glass-and-aluminum skyscraper of the IBM tower rises a little further back. 
The truck continued with the engine running when few minutes later Van Guz returned and settle again, this time carrying a yellow wrapping envelope, sealed with clear gummed paper.

"Thanks, we can return to the airport."
Inside was his new identity another passport already stamped, social security card, registered in a Belgium parish with Bruges registry, already validated credit cards and medical insurance with his new name and surname. In UPS's mailbox left his old identity with the old  passport in a waterproof envelope within a packet, disintegrating slowly in a poured acid liquid before it locked under key."There's no danger of degenerating into a fire?" Pablo said cautiously.

"They're just a few drops of acid, erasing the ink in the documents, nothing spectacular" he answer. 
Since they still got a couple of hours before the next flight they went for a coffee at the airport and there he told him in detail the inside about what really happened when he was returning to the Oil wells by that old path at the Iraq's desert and that infamous 'Drone' mysteriously fired a rocket that exploded his Jeep, he need to emphasized, it was from there everyone thought him dead and even the Oil Corporation had published death notices in European newspapers.What saved him was that he was always wearing a Keffiyeh rolled up in a Kandora tunic, as well as a pair of leather sandals, which he had used it since his time in the Foreign Legion.
At first he saw, incredulous, how the Drone was coming to him, and in a second, like a contortionist, he managed to take off his orange romper and hang it on the back of the seat, then h
e covered his chest with his cotton backpack and without hesitation he threw himself between the stones from where he rolled down bouncing the slope while the Jeep continued forward leaving a fierce cloud of dust.The blow was tremendous, at all sides and the pain left him unconscious for a few seconds. He was finally among a pile of rocks in the hollow and without any awareness that the plane overflew the place again. Wasn't before long minutes until he was recovering, now he knew
with deep anguish he had to disappear quickly. Though he had no idea how or which direction to take, especially that now, for sure, returning to the Oil wells was impossible. Nor did he know exactly when the 'Drone' launched the rocket but believed that it only fired one and that was like a huge dynamite blow.

At dusk,
he rose slowly, had nothing broken only bruises. He pulled the Keffiyeh out of the pack, put on his sandals and then wrapped his head, covering his chest and torso, then dressed in the Kandora robe trembling with fever always fearing that the damn Drone was watching him. But then the sun was gone, the first stars announced a cool evening, thus began that long march to Istanbul and now if everything goes well he would get to Salt Lake City, Utah.

                                                                    
                                                                           3


The BBC of London announced the assault of a command attacking fortifications in the band of Gaza and now installed comfortably at 'The bistro' was impossible to get to understand it, because of the surroundings everything seemed banal with air conditioned and connected to the TV cable and its 24 hours golf canals making it impossible to get him fully into that surreal world. It was already another universe completely and even if they played golf in the Middle East, surely no one was going to bring up the issue, indulge in irony at a press conference.He would describe all by messaging. Thus picture the good and bad that had been accumulating so that when everything comes to light it would hurt them less, give themselves beforehand a better awareness, in the inevitable case that suffering hit them.
They need the exercises of  'historical memory' to get comfort and still be going, more than anything as they slowly ceased to be themselves and in the end there was nothing of the humans that took over when they start filming the documentary. 


That training was reduced to a pure and simple act of motion without having to express pain or to digest frustrations, let alone see the truth in front of them. So they postponed the bitterness covering the responsibility with disdain to film a reality that neither of them managed to understand. They were passing the camera quickly over the 'spot' showing only a 'professional take' stating with pragmatism that this was 'the politically correct judging', on the go, convinced not to give anyone any explanation about the result.It all started years ago on the French Riviera, dancing from Saint Tropez to Nice, playing paparazzi, photographing for 'gossip magazines' with Orlando Elcanoso, watching over the building where the celebrities were lodged and believing themselves to be amateurs detectives the first time they saw the famous yellow Lamborghini parked at noon at the entrance of a mansion with a chauffeur who also was a bodyguard, waiting for that famous 'contortionist princess' qualified as the queen of the underworld. In fact it was Orlando Elcanoso who recognized her and tried to film it, thinking only that this was his first 'work of art', masterpiece of a documentary about the mafia and for that reason jumping on the Ducatti accelerating the motorcycle to two hundred kilometers swearing the holy name and vomiting until losing the bile convincing himself that he was a neutral referee of social vices but the princess in spite of everything run out in the Lamborghini without imagining the close-up from Orlando that continued clinging like a caricature to the steel, screaming with laughter that for -God's sake ! he didn't care she was not dancing in the Royal Ballet, not saying it for denigrating, they could see her naked dancing in the discotheque the 'Goddess of Aphrodite' although they would not let them in with out a briefcase full of dollars.Orlando Elcanoso had his best domestic narrative after a bottle of Porto with English name, of course,  after half a bottle gave free lessons about how beauty could be reached only with well invested wealth and of course the one that none of them would never have although in his case everything was a little different because his aunt Matilde who died in Spain, thanks to her he went to the Juilliart of New York with a scholarship, because the great lady before dying in her vineyards paid him years of residence, in fact, Orlando, always brought up the memory of his beloved aunt Matilde but also could be true that she never existed, nor she died in La Rioja, Spain.
Then it must be said, too - that
over there in Manhattan-
he shared with the whole group a sort of folk system, an invention of parallel learning where of course no one followed the rules of art, but each had something to go about by inventing his own Shakespearean Second Act in a handcrafted way. He repeated in his perorations that only the poor stood there watching the parade, learning to die without hatred or envy at the last act of a bad TV series, then adding with compunction that was his endearing aunt Matilde who said it exactly that way and without any mercy. He reiterated until exhaustion that wealth sponsored histrionic things to high levels creating social relations, opening doors in the banking, inviting diplomats, watering everything with Moet & Chandon to achieve and transform the profession into what is called 'dramatic art'. In front of which nobody shall be indifferent.At the beginning putting an accent on the interpretation of a forgetful roll because everyone finally accepted that they had to forget 'reality' sacrificing something, suddenly, like sudden surgery without anesthesia.  Although he was vigilant and aware that sometimes they became strange characters who need to control themselves so as not to be tempted to snatch others from what little they had. Because sometimes it seemed that they could turn everything with a vulgar blow...
So they u
nderstood quickly how to recite the Baudelaire 'Flowers of Evil' despite the fact that they would not digest it or even aimed at life. But everything was for opening up to other things and not stay in pure dilettantism.

That's why in Iraq from the moment they set foot in Baghdad he realized that they could not survive and of course he had to think about it, because with cruel irony he saw everything beforehand, like a premonition, everything they were going to inevitably lose since
the moment they set foot there to film the famous documentary and now, of course, could use it as an autobiographical account incorporating it on Youtube with creepy movie data.


While for his part Orlando Elcanoso months before had filmed the assault against a refugee camp in Lebanon. Now he had to keep writing, telling about the subject since the first email was only to respond quickly, always thinking about the curiosity to know the complete history of what had happened.


When he returned from the truck drivers restaurant early in the morning he searched the library for the old notebooks where Sara left the memories of a very similar time and began to read them again.

There was the account of the granddaughter of a Sirius  that recorded everything.

When they crossed the desert on foot, told in the diary that their eyes did not know Jerusalem but that they had slept among their ruins.
The time had passed and everything was repeated even though they were older, it all came back to have the feeling that time had passed in vain, had to come back to insist. The BBC of London was explaining that the white walls of the village were left untied and that the doctor was in 'Doctors w/o borders' and they killed his daughter, they said, by going there helping others and he added in his statement that the war was not even his business,  he was simply volunteering. Now returning again with the memory of Sara to the Holy City. She found an old blank notebook and then baptized it as the diary of Sara. She wrote that the earth was a circle twisted with equal roots adding that everything would grow again despite the heinous stupidity of the crime committed.
She was the first Arab girl they brought to America and then the first grandmother who hope, although it seems redundant to look at the photographs again, it does not appear that anything has aged, now have the same name and have the same face.
She was the first fresh flower that reached these shores and she saw passing caravans, clouds, navigating awnings, holding her breath as she listening, passed the motorized Turkish battalion and behind came chasing after an English battalion.


In his insomnia the broken chairs, broken ceramic walls, then a cathedral carved in the rock where she left a toy of rag and a box of dates between the stones.
Everything was still forever and they took them from there, crossed the world, nobody looked back but equally everything became twilight and years that served to rebuild the memory. They had not finished crossing the desert and it was too late for the return, always looking for the eyes of another girl who resembled her, trembling with fever inside the boat, and already all the other dead, crossing the sea, lingering, tired, without water or food and only wanting the hand of his mother who was no longer there. They did not know when they escaped, nor did they know how long they fled, they saw only the white walls and did not even know where the moon was, only remembered camels, there were many camels, they raised them on their backs and someone said they were going to cross the sands of the desert, what for her at that time meaning  anything. She brought in her hand a few grains of wheat that many years later planted and at the end of her life everything returned to be flour and odors again.

She thought of herself as eternal as the sacred city. But she kept her past undoing the turbulence of that memory and then gradually became a tower of fog, a hiding place, to be able to live under the sky, simply.
Are you still reading 'online' in spite of how late it is?



                     

                                                                   4






                                     
The fall, finally settled in the portico of the mansion of the ineffable Doña Flor de Loto Murillo,  pushed branches and dry leaves and later the rain passed rotting everything. The remains that accumulated were sadly splashed over on a large neighborhood. -Okay, when he received the email from Madrid that Monday in mid-October, what they asked for was going to push him into a sort of surrealistic movie, going back to the delinquent years of his childhood -

He understood why they begged him but he lack of
courage before he could decide, so he insist on explaining the mood in which he came down the hill despite the phobia he had to the damn place that left him trembling forever. He did so by faithfully fulfilling what she asked him :  'to go there to probe absurd designs of cartomancy card readings, especially to ensure the metaphysical reliability of the meaning of Tarot Arcane and of course to verify if the old Doña Flor de Loto still had some of that old mysterious power'.

He would have never been encouraged and would never have returned, but approached the gate, tossed the rope of the blissful bell which he had once stole from the Church of the Trinitarians, recalling the blessed bell of Pavlov's dog that sounded over the reddish waters of the Saint Laurent's river. In the distance, to the east, covered by the mist, the profile of Sorel labyrinth islands and the flocks of Geese that took off in formation, migrating again to the south forming an angle, a capital letter written against the sky with black ink and quick stroke while everything was under that orange darkness that are the autumn evenings in Quebec.
Telling you a little about the script.
Just as it would have to appear in the first takes of the documentary, -always thinking that perhaps they would remember things related to Doña Flor de Loto Murillo the way they never were-, for that reason he was discreet and had to ask one more time if they really new her personally, or saw her sometimes in flesh and bones. Do you remember the house adjoining the granite quarry in front of the Saint Laurent sea way ?
It would have to film the interiors again because the writing of a script changes the reality and by the time could well be that the first video uploaded on Youtube would create a new character of Doña Flor de Loto Murillo, another, a new one and that for worse, one who they never imagined.
He would also add a slideshow with Camille Saint-Saens violin music and a coniferous forest cross by a Orient-Express train ride or something like that.
He went through the rusty and unused railroad line and descended on what remained of an asphalted entrance on the ruins of rue Gauthier. The house showed a side of remains of stone tiling and steps following a railing that reached the ancient carved wooden door separating the building from the alley. Then went down with the pavement to the river from which rose the fresh smell of the Saint-Laurent, lazy river, big as an ocean. He filmed his tides high and low, invading everything. With a fleet of commercial container ships sailing very close, floating, decorated in red and yellow
like Easters eggs. It could be heard the heavy noise of the engines by the concrete wall, shaking the night, shaking everything from the foundations.
At the hall he found 'the boudoir' with Austrian perch, and gray waterproof uniforms, German helmets from the First World War hanging there forever and the black mahogany library covering the whole wall. Then an iron ladder forged up going to the basement, dug in the hillside that they will surely remember.  The living room decorated with the same old paintings and plants of all kinds supposedly tropical. The furniture was nothing but old but then with time happened to have acquired the category of antiques. The walls were White, the woods stained with dark varnish and instead of the stone fireplace, a large big steel stove.

The wine cellar always served as a filing cabinet. There were also bottles of wine that had accumulated there since the days of the Diplomatic Service when they were ambassadors of the Republic in Portugal.  Bottles of wine that were no longer in existence for many years and Julio de los Entuertos said to be all Château
Lafite of the nineteenth and he knew it better than anyone else, being the only one who took care of the house and Doña Flor de Loto from time to time.On all sides rusted iron lamps, tables and chairs bolted to the rock so that the wind did not take them - another idea of ​​Julio de los Entuertos -one day he put to work his nocturnal equipment of masons screwing everything to the rocks for ever, at no cost to Doña Flor de Loto.

miércoles

'Las afinidades postales'




                                                                           I


                                                      En el bar a la orilla de la Laguna ya estaba todo consumado, fuimos más bien para descansar, mirar como pasaban las góndolas, veleros, botes de pescadores que entraban ya de madrugada con su carga que ya estaba vendida, el sol apenas levantándose y la bruma anaranjada tal como la pintó Monet. frio y calido al mismo tiempo, ya no más aquel olor de vino amargo que impregnó las bodegas en aquel  bósforo bizantino, como siempre en el pasado, ahora me haces feliz con tus palabras las he bebido con la esperanza que traen, quiere decir que estas aprendiendo pero escuchame,  no puedo continuar ahora, este iphone anda como las calendas griegas con su narrativa, me levanté a las 5h para cargar las baterias; inquieto de tu silencio, creí haberte enviado algo pero lo tuyo me llega oportunamente, hay tanto marchitándose que llega oportunamente, todo lo que haces tiene un sello especial y esta impresión que me has dado acerca de Venecia; antes no me interesaba, ni menos todo aquello como fuente de misterio y ahora voy por librerias y anticuarios a por el libro gordo con fotos y mapas, aunque para mi todo esto no sea sino broma pero qué importa una laguna es una laguna.

Ayer, el 'rumano' me trajo el ordenador, le ha cambiado la memoria y la ha agrandado de modo que estas primeras palabras son para ti y gracias ¿sabes ? eres la unica que ha tenido una reaccion respetuosa y sencilla, cuando les anuncié lo que me sucedia; estás hecha de aquellos viejos moldes de castilla la vieja donde el rey antes de sentarse pedia permiso; hasta hubo quién me respondió preguntándome si yo era víctima de la literatura homoérotica mientras que lo tuyo siempre es delicado, para mí eres un privilegio.

Son las seis de la mañana, este fin de semana he acabado muy cansado por la investigación o es que ya estoy muy mayor y me canso con facilidad. Lo cierto es que anoche no podía más y me acosté temprano, la consecuencia es que he despertado prontísimo y aquí estoy, contestando tu correo. Aún no he podido encontrar el libro, apenas voy  a Londres, y no bajo al centro de la ciudad, además tengo que sujetar mi bolsillo ya que acabo de dar tres mil euros para la rehabilitación obligatoria de mi casa y en enero tendré que volver a dar otros tres mil, por lo que tendré que conformarme con lo que vaya encontrando por Internet y con lo que los amigos me manden. Por cierto sabes, siempre continúo buscando otros artículos incluso he descubierto un autor nuevo, Von Platen y sus sonetos venecianos, del cual tan sólo he podido leer algunos poemas por Internet, aqui tienes uno

"...Cuando una honda tristeza el alma acuna puedo encontrar radiante el mercado de Rialto, para el recogimiento del espíritu busco el silencio vencedor del día..."

Quizás la clave se encuentre allí, en Rialto. Recibí carta de Sara esta semana, me decía que estaba bien, que el terremoto se había producido lejos de donde ella vivía, pero que aún así lo sintieron y anoche por fin y antes de dormir la contesté. Tengo un montón de tareas para este inicio de mañana... tengo un montón de ideas que poner en orden. Me gustaría tanto tener más tiempo,  las obligaciones me lo quitan y estoy empantanado...

' PASAJEROS EN LA RED ' y otros relatos

  





                                                       
                                                               1







                                       Ciro van Guz, sargento en la Legión Extranjera prestó servicios heróicos en el Chad, sobrevivió la ofensiva de operaciones bélicas imposibles de controlar y para comprender bien lo que alli sucedió hay que saber que ese era solo un lugar remoto, una experiencia peligrosa y exterminadora donde el teniente Rojas su camarada, alemán nacido en Chile, piloto experto en todo tipo de armamentos murió de un modo atroz decapitado al lado suyo por la esquirla de acero de un obus y él, desquiciado, recogió su cabeza y la retornó a la base para no dejarlo abandonado como alimento de carroñas. 
Ese fue el empujón para salir de allí escapándose de la dureza despiadada de la Legión en el Chad y lo horroroso ni tenía que inventarlo, para sobrevivir le hizo falta tatuarse un destino con el acero al rojo del fusil, ser alacrán o mutante porque no se requería valentía ni honor, cualquier virtud se transformaba en un lastre, eran combates que no formaban parte del famoso repertorio de la Convención de Ginebra.

Asqueado de todo aquello se retiró abandonando su nombre de legionario volviéndose a arropar con su identidad civil de ciudadano holandés. Ciro van Guz era su verdadero nombre y ahora trabajaba como oficial de seguridad en los Derrick vigilando el sistema digital de las máquinas de la 'ZIP Corporation'  que bombeaba petróleo dia y noche por cuenta de Naciones Unidas en Irak. Recibia una enorme paga porque luego de la famosa invasión nadie quiso ir alli voluntariamente. Su plan era muy simple, acogerse a retiro con una pensión meticulosamente planificada, depositada lejos, en paraisos fiscales. 

En la casamata de acero que servía como pequeña oficina en pleno desierto al sur de Bagdad la temperatura alcanzó 45 grados celsius y el aire acondicionado habia dejado de funcionar. Van Guz, magro y nervioso, vestido con su mono naranja entró y se arrodilló agitado como en hora de oraciones rituales; sacó un ramillete de llaves, escogió una con precisión y abrió el cofre de acero empotrado en un cuadrado de hormigón armado, con gesto rápido escogió un teléfono satélite, cerró nuevamente el depósito, ajustó por encima la baldosa reluciente y acto seguido compuso el número de código inscrito en el dorso del aparato.

“¿Mister Reichdon?”, dijo con acento germano.
“¡Reidon, Reidon !” ,  respondió el otro, exasperado.
“Está bien,  ¡soy Guz, mister Reidon !”
 “¡ Adelante...!”
“La Kronos, dejó de funcionar hace 15 minutos.”
“No puede ser... dijo Reidon, cauteloso, la Kronos 38 tiene un programa en línea con la central y lo estaríamos viendo en la oficina de Estambul, alerta directa”

“No se trata de eso”
“¿y... de qué trata ?”
“La Kronos 38 sigue bombeando, sistema electrónico intacto”
“¿Entonces ?”, gritó Reidon.
“La Kronos 38 bombea solamente aire; agua con residuos, en el pozo no queda petróleo…” 
“Imposible, no antes de 6 años...” 
“No sé mister Reidon, informo lo que sucede hoy aquí”, insistió van Guz.
“¿Es su primera llamada?”
“...Sigo la instrucción del manual mister Reidon.”

Durante segundos la conexión con el satélite se interrumpió y luego se escuchó nuevamente la voz opaca de Reidon, esta vez con voz de mando.

“Guz, vuelva a la Kronos 38, desconecte el sistema de extracción y desencadene la alarma por intranet los ingenieros van a poder tomar medidas.”
“¿Mister Reidon?”
“Guz ! muévase rapido...”
“Eso...no avisa que se acabó el petróleo, ¿ rompo el código digital ?...aqui se está secando todo... ¡kaput!”
“...¿Guz?...” ...volvió nuevamente a cortarse el enlace telefónico...
“...A su orden...”
“...Regrese a la Kronos 38, Ahora!”

El satélite dejó de funcionar. Ciro van Guz sudando en su buzo naranja puso todo en su lugar nuevamente recogió el manojo de llaves, cerró la casamata, saltó en el  Jeep y se alejó acelerando sobre las huellas del sendero, mientras atrás, iba quedando suspendida una lluvia finisima de polvo amarillo del desierto más árido del mundo.
 

Minutos más tarde, a lo lejos, al fondo de la hondonada donde comienza la cuenca del delta que separa de Chat-El-Arab se dibujó un diminuto punto brillante casi imperceptible de color metálico que lentamente al irse agrandando se fué haciendo más y más reluciente contra el cielo profundamente azul . Guz continuaba veloz  y no pareció darse cuenta del objeto dibujado contra el horizonte, nitidamente, ganando una fracción de milímetro en el espacio de unos pocos segundos sobre la línea dispareja de las montañas y lo que al comienzo no fue sino un contraste de aluminio brillante, se fue transformando y él transpirando copiosamente y sin darse cuenta mientras el Jeep a saltos atravesaba desniveles siguiendo la huella marcada por camiones pesados de enormes neumáticos que dejaron un dibujo impreso en la planicie quebrada y fue durante uno de ésos brincos cuando vió el primer destello a lo lejos un leve estallido en su espejo retrovisor. Estiró el brazo y lo limpió con su manga, comprendió instantáneamente que se trataba de un avión el error fatal que habia sido la llamada por satélite al inefable Reidon de la ZIP Corporation, se trataba de un 'drone', le enviaban un 'drone'para eliminarlo; lo repitió rabioso, veia el destello transformándose claramente, metálico. El Jeep avanzaba por su cuenta dando tumbos rebotando en las rocas. Midió el angulo del sol, comparó datos en la pantalla del GPS que tenia pegado al lado del volante, no cabia duda, el objeto venía hacia él, directamente. Inclinándose, por debajo de su asiento sacó un estuche que contenia un portable conectado con otro canal satélite sin relación alguna con la corporación petrolera.

“Turismo Las Palmeras !” respondió una voz  neutra  con frase de bienvenida en varios idiomas.
“Habitacion 301, es urgente”, dijo van Guz.
“¿Está seguro ? la 301 no esta conectada !” replicó la voz.
“Al dueño de las Palmeras” replicó..
“Prioridad”…dijo la voz 
“¿Puedo ayudarlo?” respondió  un hombre en inglés.
“Un aeromodelo sigue mi ruta y abarca todo mi desplazamiento”
“¿Conserje? espere...visualizándolo en pantalla, es un vuelo automático, pertenece a un servicio privado no tenemos frecuencia para desactivarlo”.
“¿ pueden intervenir ?, insistió Guz.
“No podemos hacer nada, no es modelo compatible…”.
“¿Qué hago ? gritó Guz.
“La consigna… abandone el lugar… le van a barrer”...

Guz metió el teléfono bajo el asiento dejando conectado al satélite y escuchando lejos la voz de la habitación 301 mientras el Jeep continuaba levantando ima polvareda rojiza que lo envolvia todo; ahora el objeto metálico era un avión con alas en delta parecido a los de aeromodelismo y control remoto provisto de un imitador de vuelo mientras los ojos de los pilotos están dirigiéndolo desde una cabina a 7 mil kilómetros de distancia.

El 'drone' perdió altura inclinó un costado y en la parte inferior de su ala derecha se destacó una diminuta rampa de lanzamiento por donde bruscamente disparó un objeto luminoso con un largo chorro de espuma a una velocidad de 120 metros por segundo partiendo en linea recta hacia el reflectante buzo naranja de van Guz que le sirvió de foco. En cuatro segundos el impacto fué preciso con vapor y fuego seguido por el ruido de una explosión atenuada por la vastedad del desierto; todo en sordina protegido por la inmensidad del espacio, aquello fue lo único que se vió en la distancia. 


Acto seguido el 'drone' continuó su ruta, cambió brevemente de dirección volviendo a sobrevolar el lugar, pasó encima de los escombros humeantes. Los pilotos en la torre de control verificaron la destrucción total del vehiculo antes de retomar altura alejándose en dirección de Chat-el-Arab.






                                                           2






Oscureció temprano, la luz del dia se perdió rápidamente faltaba la nieve que no tardaria en llegar;  a lo lejos se dibujaban los Adirondaks impresos como una mancha celeste sobre la frontera de Estados Unidos, retratados contra la última claridad de la tarde en un otoño ya terminado aunque abajo en la pradera por los senderos y el agua volvían las manadas  a los establos vagando lentamente, arrimándose a lecherias donde pasarian meses protegidas, al calor; nuevamente el Québec se preparaba para otro largo invierno, la bruma opaca subía desde el lago de 'Deux Montagnes' y solo cipreses y pinos era lo único verde, atrás, altos troncos de Arces esqueléticos dibujados como una trama gris y negra y lejos se escuchaba el rumor continuo de la autopista 'transcanadiense' que extendia su asfalto negro hacia las rutas del oeste.Pablo, deprimido, se puso un abrigo de cuero y una larga bufanda, comenzaba el frio y la nieve podia sorprenderlo en cualquier momento, bajó la colina con paso firme clavando su bastón en las hojas secas cubierto por la sombra al borde de los pinares aunque a esa hora ya no circulaba nadie por la ruta de Saint-Lazare. Se detuvo en un recodo cuando encontró el 'parador' de los camioneros; camiones gigantes estacionados a ambos lados del restorán que se escondia detrás de un enorme cartel de tubos de neón azul con sus mamparas de vidrio donde se leía sobre un reflejo intermitente que uno se encontraba, ni más ni menos, en el 'azul de las islas griegas'.
En el interior un espejo cubria todo el muro, en lo alto una pantalla gigante en conexión perpetua con jugadores de golf en vacaciones a toda hora del dia en lugares remotos donde flotaban veleros en un puerto azul de turismo postal.  

Al poner un pié en el portal sonó la alarma de su iPhone. Caminó hasta las butacas en la barra del mostrador y se instaló respondiendo la llamada. Tenía que explicarles, para que comprendieran su email, que hacía ya más de un año que no escuchaba hablar del 'holandés' y aunque en realidad en el pasado escuchó mucho hablar de él, nunca lo vió ni en fotos ni menos por internet y tampoco nunca escuchó su voz de manera que lo único que pudo hacer fue fiarse en que aquella llamada era realmente del 'holandés'. 

¿ Quieren saber cómo comenzó todo ? 

La trama del asunto la armó Casimiro de Montrond, a quien conoció en un encuentro fortuito en casa de los Camps en Montréal durante una de esas raras visitas de Montrond que en esa época aún vivia en Islandia y Casimiro le pidió a Felipe Camps que si aparecía por Montréal un tipo extraño, un holandés, pidiendo ayuda, era porque realmente estaba en situación de crisis. Al identificarse tenía que usar obligadamente una frase clave : “Le traigo un recado de su tia, doña Alma Errante”  y solo asi podían aceptar que se trataba de algo realmente de extrema urgencia pero ellos al mismo tiempo, verificando, tenian que preguntarle cuantos cumplía doña Alma Errante y en eso no cabía error posible. Doña Alma Errante cumplia 100 años todos los 31 de diciembre desde hacia más de un siglo. Una tradición de familia, habia insistido Montrond, con ese aire socarrón que le caracterizaba.

-Usted no me conoce soy holandés y vivo en Estambul-, dijo en un castellano, impaciente, cortante y con leve acento germano. Se encontraba en el Aeropuerto Internacional de Montréal llamando desde una cabina telefónica. Eran las 19:30 y estaba en el corredor de vuelos de llegada del aeropuerto P-E Trudeau, saliendo de la aduana; en un vuelo desde Toulouse, sin escala, era su tránsito pero tenia que continuar más tarde hacia Estados Unidos, Salt Lake City, ahora necesitaba que alguien de confianza  le acompañase a Montréal para retirar un sobre desde un casillero postal de UPS en el centro de la ciudad lo que no tomaria más de una hora y luego regresar al aeropuerto porque el vuelo a los EEUU despegaba a las 02:30. Casimiro de Montrond le dió este número, ni nombre ni apellido que dijese simplemente 'que traía un recado de su tía, doña Alma Errante’ mencionando que se trataba 'de la investigación acerca de las cantatas de Bach’.
De golpe, Pablo se quedó ensimismado y en su memoria retrocedió al verano anterior cuando se produjo el encuentro con Montrond y Felipe Camps para discutir la primera parte de la investigación acerca 'de las famosas cantatas de Bach', mientras afuera el reflejo de los neones azules parpadeaban nerviosos y la pantalla gigante mostraba golfistas parcimoniosos en Las Vegas y la linea del portable captaba el eco de ruidos de voces quebradas que salían de los altoparlantes del aeropuerto.
"¡Comprendo, entonces, digame para identificarle ¿Qué edad cumplió doña Alma Errante el 31 de diciembre" ?     
Al minuto siguiente subió trotando ladera arriba a buscar su camioneta y luego conducía veloz al encuentro de Van Guz en el aeropuerto de Montréal para tratar de sacarlo del atolladero; el iphone sonó nuevamente, insistente, pero no respondió, seguramente era un llamado de Orlando Elcanoso y eso se habría transformado en una conversación interminable. Con este email les iba a completar lo que sucedió contándoselos tal cual como se lo dijo Van Guz que aconteció cuando regresó abordo de su Jeep a los pozos petroleros de la ZIP Corporation explicándole que cuando alfin pudo llegar a Estambul atravesando Siria en una Caravana, fue Montrond, quien le salvó la vida y ahora le enviaba a 'Salt Lake City' porque tenian programado un encuentro dentro de un mes con la Iglesia de los Mormones, los únicos que mantenian un repertorio genealógico completo y al dia para verificar repertorios ancestrales, el árbol genealógico de cualquier familia durante generaciones.

-No sabia que Montrond se interesaba en la genealogia- dijo Pablo.

-Los archivos que está investigando Casimiro pertenecen a Europol pero los Mormones   han ofrecido ayuda y Montrond dice que es el único modo de avanzar- respondió Van Guz.

Entrando a Montréal abandonó la autopista Bonaventure quitando la via elevada para ir directamente al centro de la ciudad a una hora en que no habia mucho tránsito nocturno, de manera que entró sin contratiempo por el boulevard Réné Lévesque hacia el este hasta detenerse en la esquina de la rue Peel frente al edificio de la banca Canadian Imperial.  

-Regreso en unos minutos- dijo van Guz, lacónico.
Lo vió atravesar 'Square Dorchester' y perderse donde se encuentra el edificio majestuoso de la 'Sun Life Insurance' frente a la Catedral de Montréal con sus estatuas de los 12 Apostoles coronando el sector al lado de la antigua estación Windsor de la ferroviaria Canadian Pacific formando un rectangulo histórico con la iglesia Saint-George-Anglican y el rascacielos de vidrio y aluminio de la torre  IBM que se alza un poco más atrás.

Unos minutos más tarde van Guz volvió a instalarse nuevamente en la camioneta que continuaba con el motor en marcha,  trayendo un envoltorio amarillo sellado con papel engomado transparente.
-Gracias, podemos regresar al aeropuerto-. Allí tenía su nueva identidad otro pasaporte ya timbrado, tarjeta de seguro social, inscrito en una parroquia de Bélgica con certificado del registro de Brujas, tarjetas de crédito ya validadas y seguro médico con su nuevo nombre y apellidos. 
En el casillero postal de UPS, quedó su antigua identidad con su pasaporte en un sobre impermeable dentro de una cajetilla de papel de aluminio desintegrándose lentamente en un liquido ácido vertido antes de cerrarlo todo bajo llave. 

-¿No hay peligro que degenere en incendio ? - preguntó Pablo, cauteloso.
-Ninguno, son solo unas gotas de ácido borrando la tinta en los documentos, nada espectacular- respondió van Guz.

Como faltaban un par de horas antes del próximo vuelo le narró con detailles lo qué sucedió realmente en el desierto en Irak cuando el famoso 'Drone' misterioso le disparó un cohete que hizo reventar su Jeep, cuando retornaba por el sendero hacia los pozos, lo recalcaba, porque fué a partir de alli que todos le pensaron muerto incluso la Corporación Petrolera  que hizo publicar avisos de defunción en periódicos europeos.

Lo que lo salvó fue que llevaba siempre bajo el asiento un Keffieh enrollado en una túnica Kandora al igual que un par de sandalias de cuero habiendo adoptado esa costumbre desde tiempos en la Legión Extranjera. Al comienzo constató, incrédulo, cómo el Drone se le venia encima y en un segundo, como un contorsionista, logró sacarse el mameluco naranja y colgarlo en el respaldo del asiento; se cubrió el pecho con su morral de algodón y sin vacilar se lanzó entre las piedras y donde rodó abajo rebotando por la ladera mientras que el Jeep continuó adelante dejando una feroz polvareda.
El golpe fué tremendo, hiriéndose por todos lados el dolor lo dejó inconciente unos segundos y quedó finalmente entre un cúmulo de rocas en la hondonada y sin conciencia que el avion sobrevolara el lugar nuevamente. 
Pasaron largos minutos hasta que se fue recuperando angustiado. Ahora sabía que tenia que desaparecer rápidamente aunque no tuvo claro cómo ni qué dirección tomar sobretodo que volver a los pozos de petróleo era imposible. Tampoco supo exactamente el momento preciso en que el 'Drone' lanzó el cohete pero creia que solamente disparó uno y que fue como un inmenso dinamitaje. 
Al anochecer, sacó lentamente el Keffieh del morral lo desplegó cubriéndose el pecho y la cabeza, después se vistió con la túnica Kandora temblando de fiebre, temiendo siempre que el maldito 'Drone' estuviese vigilando, el sol habia desaparecido, las primeras estrellas anunciaron una noche fresca, se calzó las sandalias y con el Keffieh se envolvió la cabeza y una parte del torso, se alzó lentamente, no tenia nada quebrado solo magulladuras y asi comenzó aquella larga marcha hasta Estambul y que si todo iba bien terminaria en Salt Lake City.





                                                        3





La BBC de Londres anunció el asalto de un comando atacando fortificaciones en la banda de Gaza y ahora instalado confortablemente alli en el bistró era imposible llegar a comprenderlo ya que todo parecia banal con el aire acondicionado y conectados a la TV y sus canales de golf abiertos 24 horas del día lo que hacía imposible meterlos de lleno en ese mundo que ya era otro por completo y aunque también jugaban golf en el 'Oriente medio' seguramente nadie nadie iba a traer a cuenta el tema en una sesuda conferencia de prensa.
Les iria describiendo todo por mensajería y así verían lo bueno y lo malo que se había ido acumulando para que un buen dia cuando todo salga a luz les doliese menos y pudieran de antemano darse mejor conciencia, en el caso inevitable que el sufrimiento les  golpeara de improviso. Para eso los ejercicios de 'memoria histórica' para consolarse más que nada, como ellos que fueron dejando lentamente de ser ellos mismos y al final no quedó nada de lo humano que llevaban cuando comenzaron a filmar el documental. Pero es que todo fué entrenamiento reducido a un acto puro y simple sin tener que expresar dolor ni digerir frustraciones ni mucho menos ver la verdad de los asuntos y asi fue cómo aplazaron la amargura cubriendo resquemores administrando la responsabilidad con displicencia para filmar una realidad que ni siquiera alcanzaron a comprender cuando iban pasando la cámara rápidamente por encima del ‘spot’ mostrando únicamente una 'toma' profesional afirmando con pragmatismo que eso era lo 'politicamente correcto' juzgando sobre la marcha convencidos de no tener que darle a nadie ninguna explicación acerca del resultado.


Todo comenzó en la Costa Azul, bailando de Saint-Tropez a Niza, jugando a los 'paparazzi' fotografiando para la “prensa rosa” con Orlando Elcanoso, vigilando el edificio donde se alojaban 'los famosos' y así, creyéndose detectives, vieron por primera vez el famoso Lamborghini amarillo que se estacionaba  todos los días al mediodía en la entrada de un palacete con un chofer que también hacia de guardespaldas, esperando que saliera la famosa 'princesa contorsionista' calificada como la reina de los bajos fondos. En realidad fue Orlando Elcanoso que la reconoció y trató de filmarla juntando material pensando únicamente en su primera 'obra de arte' primeros cuadros magistrales de un documental sobre las mafias y por eso le obligaba a saltar sobre la 'Ducatti' jurando su santo nombre en vano vomitando hasta  perder la bilis convenciéndole que ambos eran árbitros neutrales de vicios sociales mientras aceleraba la moto a doscientos kilómetros por hora y la princesa se les escurria pese a todo en el Lamborghini sin imaginarse el close-up ni a Orlando Elcanoso que la seguía aferrado como una caricatura a la barra de acero gritando a todo pulmón a carcajadas que por ella lo abandonaba todo y que le importaba un huevo que la famosa no bailara en el Ballet Royal que no lo decia por denigrarla y podían verla cuando quisieran desnuda  bailando en la discoteca de las 'Diosas de Ebano' aunque no les iban a dejar entrar si no llevaban un maletin repleto de euros.

Orlando Elcanoso tenia su mejor narrativa domestica después de una botella de Oporto con nombre inglés porque después de media botella daba lecciones gratuitas para que nadie se amargara si uno constataba que la belleza se alcanza solo con riqueza bien invertida y que por supuesto ninguno de ellos tendria jamás. Aunque en su caso todo fue muy diferente porque su tía Matilde muerta en Logroño 
-Elcanoso sacaba siempre a colación la memoria de su recordada tia Matilde que también podía ser cierto que tampoco nunca haya existido ni menos muerto en la Rioja- y que gracias a ella se vino a la Juilliart de New-York con una beca que la gran dama antes de morirse en sus viñedos de la Rioja le pagó años de residencia y Elcanoso - hay que decirlo, también- los compartió con ellos y así todo el grupo se organizó un sistema folclórico de aprendizaje paralelo donde por supuesto nadie siguió las reglas del arte pero cada uno tuvo algo para ir arreglándoselas inventando su propio Acto Segundo Shakespereano de un modo artesanal y Elcanoso majaderamente repetia en sus peroratas que por un lado marchan los pobres y honrados que se quedaron mirando el desfile aprendiendo a morir sin odio ni envidia como último acto de una mala teleserie para luego agregar compungido que fué su entrañable tía quien lo dijo exactamente así y sin más ni misericordia. Pero en el fondo quiso decir lo mismo y reiteraba hasta el cansancio que su riqueza patrocinaba lo histriónico lo de alto nivel creando relaciones sociales abriendo puertas en la banca, invitando diplomaticos y regando todo con mucho Moet & Chandon para lograr transformar la profesión en arte dramático, frente a lo cual nadie podía ser indiferente. 

"Tal como lo pediste", ahora trataba de explicar en estos emails cómo sucedieron las cosas al comienzo poniendo acento en la 'interpretación del olvido' porque finalmente todos terminaron por aceptar que habia que olvidarse de la 'realidad' sacrificando algo, de golpe, como cirugía sin anestesia. Aunque seguia vigilante y conciente que a veces se convertían en personajes extraños que tenían que ir controlándose para no caer en la tentación de arrebatarle a otros lo poco que tenían. Pero es que algunas veces parecía que podían voltearlo todo de un vulgar zarpazo; comprendió rápido la forma de recitar las Flores del Mal  pese a que no digerian ni a Baudelaire ni le apuntaban con la vida. Pero todo fué por querer abrirse a otras cosas y no quedarse en puro diletantismo.


Por eso que en Irak desde el momento que pusieron un pie en Bagdad comprendió que no iban a poder sobrevivir y por supuesto que tuvo que pensarlo ya que con ironia cruel lo vió todo de antemano, una premonición, todo lo que iban a perder inevitablemente desde el momento en que pusieron un pié allí para filmar el famoso documental y ahora, claro,  podía usarlo como relato autobiográfico incorporándolo en Youtube con escalofriantes datos de película; mientras que por su lado Orlando Elcanoso meses antes habia filmado el asalto contra un campamento de refugiados en el Libano. Ahora tenía que seguir escribiéndole, contándole acerca del tema ya que el primer email fué solamente para responder rapidamente pensando siempre en la curiosidad que tendrían en conocer lo historia completa de lo que había sucedido. 

Cuando volvió del bistró de los camioneros ya de madrugaba buscó en su biblioteca los viejos cuadernos donde Sara dejó las memorias de una época muy semejante y comenzó a leerlos nuevamente. Allí la nieta de un Sirio dejó constancia de todo. Cuando atravesaron el desierto a pié explicando en su diario que sus ojos no conocieron Jerusalén pero que habia dormido entre sus ruinas. El tiempo había transcurrido y todo se repetia aunque ahora estaban más viejos todo volvía nuevamente a tener aquella sensación que el tiempo había pasado en vano, tenia que volver a insistir, estaban muchos más viejos pero la BBC de Londres estaba explicando que los muros blancos del caserio quedaron despanzurrados y que al médico que iba en ‘Médicos sin fronteras’ le mataron su hija. "Le mataron la niña al médico", dijeron, por ir allí ayudando a otros y éste agregó en sus declaraciones que esa guerra ni siquiera era asunto suyo y que iba simplemente como voluntario. 

Volviendo atrás nuevamente con la memoria de Sara hasta una gruta de la Ciudad Santa, hacia más de un siglo donde encontró un viejo cuaderno en blanco y después lo bautizaron como el diario de Sara donde escribió que la tierra era un circulo trenzado con raices iguales agregando que todo volveria a crecer pese a la estupidez atroz del crimen cometido. Ella fue la primera niña árabe que trajeron a América y luego la primera abuela que se hizo por la esperanza, aunque parezca redundante volver a mirar las fotografias no parece que nada haya envejecido los de ahora llevan el mismo nombre y tienen el mismo rostro; ella fue la primera flor recién abierta que llegó hasta estas orillas y eran las palabras escritas en ese diario donde vió pasar caravanas, nubes, toldos navegantes, reteniendo la respiración cuando pasaba el batallon turco motorizado y detrás venia persiguiéndole un batallon inglés. En su insomnio las sillas despedazadas, muros de cerámica quebrados, una catedral esculpida en la roca donde dejó abandonado un juguete de trapo y una caja de dátiles entre las piedras.

Todo quedó inmóvil para siempre y se las llevaron, atravesaron el mundo, nadie miró atrás pero igualmente todo se hizo crepúsculo y años que sirvieron para volver a construir la memoria. Porque no habian terminado de cruzar el desierto y fue demasiado tarde para el retorno buscando siempre los ojos de otra niña que se pareciese a ella, temblando de fiebre dentro de la barca, y ya todos los otros muertos, cruzando el mar, demorándose, cansada sin agua ni comida y solamente queriendo la mano de su madre que ya no estaba; no supo cuando escaparon ni tampoco supo cuanto tiempo huyeron, vieron solamente los muros blancos y ni siquiera supo donde quedó la luna, solo recordaba camellos, que hubo muchos camellos, las alzaron en sus lomos y alguien dijo que iban a cruzar las arenas del desierto lo que para ella en ésa época no quiso decir nada y trajo apretados en su mano unos granos de trigo que muchos años después plantó y al final de su vida todo volvió nuevamente a ser harina y olores; pensó de si misma que era eterna como la ciudad sagrada. Pero se guardó su pasado deshaciendo la turbulencia de esa memoria y luego se convirtió paulatinamente en una torre de niebla, un escondite, para poder habitar bajo el cielo, simplemente.   

¿Estaba todavia leyendo 'online' pese a lo tarde que era ?






                                                  4





                                     El otoño, al instalarse definitivamente en el pórtico de la casa de la inefable doña Flor de Loto Murillo, empujó ramas y hojas secas y luego pasó la lluvia pudriéndolo todo. Los restos que se acumularon quedaron salpicados tristemente por encima de un gran barrial.  -"Está bien! cuando recibí tu email desde Madrid, ese lunes a mediados de octubre, lo que pedias iba a ponerlo ahora en esta peli surrealista haciéndolos volver a los años delincuentes de la infancia"- Comprendía porqué le rogaban pero tuvo que prepararse el ánimo antes de poder decidirse y por eso insistia en explicar el estado de ánimo en que llegó allí bajando la colina pese a la fobia que le tenia al maldito lugar que le dejó temblando desde siempre. Pero lo hizo por cumplir fielmente con lo que ella le pidió,  ir alli a sondear designios absurdos de cartomancia sobretodo para asegurarse de la fiabilidad metafisica de los Arcanos del Taró y por supuesto constatar si acaso la vieja doña Flor seguia teniendo algún poder misterioso, de otro modo no se habría animado y jamás habría vuelto.

Se acercó a la reja, tiró la cuerda de la dichosa campana que en otra época él mismo se robó de la Iglesia de los Trinitarios, recordando la bendita campana del perro de Pavlov  que sonó expandiéndose encima de la saliva rojiza del agua del Saint Laurent. 
A lo lejos, hacia el este, cubierto por la bruma el perfil del laberinto de las islas de Sorel y las bandadas que despegaban en formación emigrando nuevamente hacia el sur formando un angulo, una mayúscula escrita contra el cielo con tinta negra y trazo veloz mientras todo se iba tiñendo de esa oscuridad anaranjada que tienen las tardes de otoño en el Québec.

¿ Te cuento un poco acerca del guión ?

Tal cual como tendría que aparecer en los primeros planos del documental pensando siempre en que quizás recordarían la cosas relacionadas con doña Flor de Loto Murillo y que quizás nunca fueron, por eso era discreto y tenia que preguntar una vez más si acaso ella la vió realmente alguna vez en carne y hueso.

¿Recuerdas  el caserón adosado a la cantera de granito frente a la via maritima del Saint Laurent ? 
 

Tendría que filmar nuevamente los interiores porque lo escrito cambia la realidad y a esas alturas bien podría ser que el primer video cuando lo subiera en Youtube crearía un nuevo personaje de doña Flor de Loto Murillo, otro nuevo, uno más y que para peor, terminase siendo aquel que nunca se imaginaron y agregaría también un diaporama con violín de Camille Saint-Saens, bosques de coníferas de telón de fondo, algo cursi, un viaje en tren tipo Oriente express o algo por el estilo.

Atravesó la línea férrea oxidada y sin uso desde hacia medio siglo y descendió por lo que quedaba de una entrada asfaltada en la rue Gauthier; la casa mostraba un costado de restos de embaldosado de piedra y peldaños siguiendo una barandilla que llegaba hasta la vetusta puerta de madera labrada separando el edificio del callejón que bajaba con el empedrado hasta el río desde donde a su vez subia el olor fresco del Saint-Laurent, río lento y grande como un océano. Por eso lo que filmaba tenía su marea alta y baja
, invadiéndolo todo, el va y viene de una flota de buques de contenedores comerciales navegando muy cerca flotando como huevos de pascua decorados en rojo y amarillo. Podían escuchar el ruido pesado de los motores junto al muro de hormigón haciendo temblar la noche remeciéndolo todo desde los cimientos.

En la entrada encontró 'el boudoir' con paraguero y percha austriacos, un uniforme gris impermeable y cascos alemanes de la  primera guerra mundial que quedaron colgados alli desde siempre y la biblioteca de caoba negra cubriendo todo el muro, luego la escalerilla de fierro forjado hasta el sótano cavado en la ladera que seguramente recordarán, el salón decorado con las mismas pinturas viejas y plantas de todo tipo supuestamente tropicales, los muebles no eran otra cosa que vejestorios y que con el tiempo pasaron a tener la categoria de antiguedades, muros que fueron blancos, maderas teñidas con barniz oscuro y en lugar de la chimenea de piedra, una gran salamandra de acero.
La bodega servía siempre de archivero se guardaban tambien botellas de vino que se acumularon alli desde los tiempos del servicio diplomático cuando eran embajadores de la República en Portugal vinos que logicamente  ya no se encontraban desde hacía años y dijo Julio de los Entuertos que eran todos Château Lafite del diecinueve y lo sabía mejor que nadie siendo el único que se ocupaba de la casa y de doña Flor de Loto cuando el tiempo s lo permitía.
Por todos lados farolas de hierro oxidadas, mesas y sillas atornilladas a la roca para que no se las llevara el viento -otra idea de Julio de los Entuertos- que un buen dia puso a trabajar su equipo nocturno de albañiles atornillándolo todo a las rocas para siempre sin costo alguno para doña Flor de Loto Murillo, haciéndolo todo gratis, como dijo, para honrar la memoria de tertulias maravillosas que tuvieron lugar mucho antes de que todo se transformase cuando quedó petrificada en el desorden de su memoria despues de su accidente vascular.      

***

Un enorme ventanal con ojivas se abría sobre el jardín y luego el terreno bajaba hasta el río, en terrazas y en cada una de ellas estaban de pié, plantadas, sus famosas esculturas de cerámica que eran réplicas tamaño natural del famoso ejército Chino de terracota. En el interior todo estaba cubierto por estanterias llenas de libros y juguetes de madera de la “belle époque” que se habían desteñido por la humedad que se infiltró a lo largo del tiempo con lo que las cosas perdieran sus colores primarios, así la realidad del lugar terminó en blanco y negro y las claraboyas del bar marinero se transformaron con la suciedad porque entraba una resolana de colores desteñidos impregnándolo con la atmósfera del rio que exhalaba un perfume rancio de salmuera. 
Por una de esas terrazas que bajaba hasta el embarcadero apareció una viejecita con una escoba de ramas barriendo lentamente y él la reconoció de inmediato, la inefable tia Flor de su infancia, un juguete articulado como una muñequita mecánica. Se detuvo frente a la ventana ojival iluminada de luz marrón, el piso repleto de jarrones de cerámica y pájaros embalsamados, siempre le gustaron los pájaros embalsamados y los coleccionaba asi como cajas repletas de mariposas que le traian desde Costa Rica.

Permanecía durante horas en su habitación sin levantar cabeza, sin vestirse despertándose cada dia frente a la ventana ojival desde donde podía ver solo el cielo y un árbol. El horizonte era una larga línea dibujada en el azul de la ventana y el viento implacable del oeste lo mecía todo y ahora estaba allí disfrazada de muñequita rusa barriendo la terraza. Cuando le vió desapareció entre las bambalinas al fondo de la galería y luego apareció nuevamente con una bandeja de espejo donde traía un naipe del Tarot de Marseille, con un libro explicativo, el auténtico compendio del Taró de Marsella, sin ningún artificio y tal cual como lo escribió ella misma, doña Flor de Loto, otrora, sentada encima de bultos en tránsito en estaciones de trenes y embarcaderos de puertos cuando les llevaron escapando al final de la guerra, corriendo como locos, huyendo de algo, siempre moviéndose hacia alguna parte, escribiendo sin detenerse, sentada encima de las maletas sin poderse consolarse de haberlo perdido todo tan violentamente y aún seguía viendo pasar los soldados cantando, marchando felices hacia el frente de la guerra y para ella todo eso no fue sino llanto perdido.
 “Las mudanzas por muy bien hechas que estén no pueden desarmar una casa donde se ha apilado una vida entera, dijo, aunque siempre crees que vas a llegar a puerto y armar otra como si todo fuera posible simplemente porque una se imagina los milagros".

Se sentaron sin decir palabra allí frente al Taró tal como se lo habín pedido en el email y doña Flor de Loto Murillo tiró las cartas asumiendo también su rol sin sorprenderse, como si él nunca se hubiese ido. Trajo de la cocina una tetera de porcelana trizada por todos lados con tazas azules que tenían el barniz picado por el azúcar y galletas en una caja de cartón verde, revestida de seda desteñida que él no quiso tocar. 

La casa, que ellos no recordaban, seguía siendo extraña, una especie de navio vetusto anclado como dentro de una acuarela deslavada, frente al rio Saint Laurent entre islas y canales dificiles de navegar envuelta para siempre en la bruma del otoño, porque alli en Sorel como todos lo saben, el otoño duraba desde siempre. 

Encontró todo muy húmedo todo olía a rollos de cordel y aceite rancio como en los viejos muelles y por eso le vino la idea que en algún momento el Almirante Demenorca y el inefable Jaime del infeudado, marino de profesión, parientes peninsulares, también pasaron por alli y se reclamaron grandes de España con corona de duque y bonete desteñido pero en total bancarota y como nunca existió decreto Real acerca de los grandes de España, en verdad se pusieron los pergaminos si se les dió la gana. 

Al entrar en el baño de visitas abriendo la cubierta del váter le saltó encima una figura con ribetes humanos, como un acróbata se encaramó en la cornisa en lo alto de la puerta y desde alli se le quedó mirando con grandes ojos tristes; no supo reaccionar inmediatamente pese a la sorpresa trató de interceptar al batracio con una bandeja de plástico y un gabinete lleno de viejos frascos de remedios pero al mismo tiempo la creatura saltó escabulléndose por un respiradero en lo alto de la puerta y hasta juraría que lloraba con un gemido infantil.


Temblorosa, la vieja muñequita fue transformándose en doña Flor de Loto Murillo echándose sobre sus hombros una capa raída de lo que fue, en otra época, un exquisito mantón de Manila por sus colores y bordados. Levantó un rostro seco y gris marcado por líneas verticales dibujado por arrugas implacables y desde su mentón agudo hasta la frente todo se mantenia estirado por detrás de la nuca atado sólidamente con un moño cebolla y agujas de plata atravezaban un velo negro plantado en la coronilla de su cabeza. Los ojos negros y pequeños le clavaron en la silla, luego miró fijamente los Arcanos desparramados encima de la bandeja de los espejos, dirigió la vista hacia el árbol detrás del ventanal que continuaba meciéndose con la brisa del oeste.

 -"Hace mucho tiempo que no vienes a verme ",- le dijo con un tono levemente acusador. 

Era cierto que se portó ingrato pero ella tampoco dió señales de vida cuando se terminaron las tertulias y las noches de magia negra junto al fuego. 

-"Cosas del pasado, hijo, cosas del pasado, seguía allí hasta el fin"- fué lo único que le respondió.

Acto seguido le explicó que Julio de los Entuertos era el único que venía a verla de vez en cuando sobretodo para arreglar goteras en los caños y a secarlo todo cuando se llovía la biblioteca donde estaba la colección de incunables, algunas veces  le regalaba un viejo mamotreto y él lo vendía en el internet, según se lo había explicado. 


Desparramó las cartas del Taró, escogió siete Arcanos sin mostrárselos y luego solo destapó uno de ellos. "Ah ¡la Rueda de la Fortuna! " dijo suspirando. 

Comenzó hablando de esos parientes lejanos que ellos conocian de sobra; don Jaime del Infeudado, duque en bancarota, diciendo que tenia que recapacitar y aunque por décadas separado de los Demenorca y su querella familiar durante la guerra, tenía que volver a Castelldefels y acompañar a su primo el Almirante Demenorca que se estaba muriendo de leucemia.

"¿Cómo habrá sabido que el Almirante se estaba muriendo de leucemia, acaso ellos ya sabían algo y por eso le enviaron a verla? "

Insistió que don Jaime comprara la casa del Almirante aunque este iba a negarse a todo; le pondría como pretexto que iba a recibir la visita de un sobrino nacido en Argentina que eran épocas perdidas de la memoria, familia creada otro exilio y continuó, qué cómo era posible que tuviese a su sobrino viviendo tan lejos y en la miseria.  “Orquidea en un vulgar macetero”, dijo, tal cual, mirando imperturbable la ventana y más allá el dichoso arbol continuaba meciéndose al viento.

¿ Y, qué te parece que tratase a don Jaime de vulgar duque en bancarota ?

Don Jaime del Infeudado tenía que ir a presentarse cuanto antes a Castelldefels y quedarse unos dias con el Almirante porque lo que contenia su casa era inmensamente valioso; explicando todo con lujo de detalles, como si se hubise aprendido un texto de memoria, que todavía estaban allí las máquinas de la reputada Litografia Demenorca para impresión rotativa y encuadernación, placas grabadas y serigrafiadas de avanzada tecnología, con sus planchas originales, incluso con una certificación de cadena de custodia, para darle mayor seriedad al asunto. Solamente el Almirante sabía para qué servía todo aquello y el momento adecuado en que podian usarse. Desde luego que el sobrino argentino no era otro que Julio de los Entuertos, claro, no se llamaba Julio de los Entuertos ni tampoco era argentino ya que la verdad es que nació en Valparaiso durante un verano seco y caluroso de 1962. A los dieciocho años, completamente asqueado de la politica de los militares que gobernaban Chile, se subió de incógnito en un buque ballenero japonés y se fue a vivir a la India. Su padre nació en Logroño en el invierno de 1918, alcanzó a ser un joven soldado del ejército Republicano Español, lo promovieron oficial a los veinte años y cuando se produjo la debacle final
logró atravesar la frontera por los Pirineos. Eso los expulsó a todos a un éxodo planetario del cual muy pocos retornaron, la mayoria murieron en América, sin regresar jamás a la tierra prohibida.

Julio de los Entuertos creció en Chile y las cosas de la vida y la historia familiar, como a todos ellos, se las inculcaron con un método parcial y se les aplicó el mismo rigor a todos para que aprendieran qué sucedió en esa siniestra guerra civil con sangre intima y secretos de familia.  Nunca comprendió claramente qué lo hizo diferente de otros compañeros de liceo que fuese en Buenos Aires, o Cartagena de Indias, para el caso daba lo mismo.


Al principio fueron una generacion sin tierra, casi todos de la misma edad, sin fronteras y al ir creciendo el  idioma fué un pasaporte virtual. La moral de la historia fué que tuvieron que guardarle fidelidad a muchos muertos, mantener viva la memoria entrañable de un reino brumoso prohibido para siempre por eso en los primeros años de su infancia durante una lectura precoz del Quijote decidió, él tambien, consagrar su vida a corregir entuertos y de alli en adelante se llamaba Julio de los Entuertos. Pero por puro espiritu de rebeldia odió la idea que pudiese existir una patria y trató de cortar ataduras con la memoria de su padre y las verdades pontificadas por el tio Ariosto, ignorando a los que trataban de ponerlos bajo una bandera ensangrentada, ceremoniales, himnos y canciones militares,  peteneras interminables que no eran lo suyo y que pese a todo les inculcaron. 

El tio Ariosto explicaba frente al fuego de la chimenea los combates de la 1ª y la 3ª brigada mixta donde peleó su tio Diego el peluquero, en la batalla de Madrid, ensalzando la batalla del Ebro donde se mobilizaron los primeros niños soldados y que se llegó a conocer como la famosa “quinta del biberón”. No quería ni mucho menos cantar en coro lo que escuchó desde su infancia -" Rumba la Rumba, Ay Carmela  Ay Carmela, el furor de los traidores el furor de los traidores, luchemos contra los moros, luchemos contra los moros, rumba la rumba "- protegidos por la impecable tradición oral que les impartia el tio Ariosto de los Huertos uno de los fundadores del famoso 5º regimiento pero que cuando llegó el momento no vaciló en matricularlos a todos en el Colegio de los padres Salesianos, el más católico de Valparaiso. 

Una mañana, último dia de clases estaban en el patio central del colegio con un grupo de compañeros del curso de humanidades, un poco antes que los llevaran de vacaciones a Mendoza, a los cortijos de Argentina, discutian todos de politica, de Pinochet, de los militares que no querían dejar el gobierno y de pronto, sin saber cómo ni a título de qué, uno de sus compañeros le gritó fuerte delante de los otros : "Tu no tienes derecho a opinar de lo que pase aquí, eres hijo de español refugiado ". Cesaron todas las voces al mismo tiempo se produjo como un eclipse de sol encima del grupo y nadie agregó nada más.
A él, que había nacido y crecido en Chile que le dijesen que era hijo de españoles refugiados no lo hirió de inmediato y ni tuvo tiempo de reaccionar al insulto. Pero fue solamente aquella noche al contar lo sucedido frente a todos a la hora de la cena, que se sublevó violentamente y reventó junto al impacto de la explosión furibunda de su tío Ariosto..







                                                           5






 -"Pablo, tienes que perdonarme, me demoré unos dias en responder tu último mail."-

 Esta mañana, explicando coincidencias, antes de la partida del duque a Castell de fels, supieron que la salud del Almirante habia mejorado notablemente desde hacia varias semanas y se le consideraba fuera de peligro, un verdadero milagro de la ciencia médica.

-"doña Flor de Loto Murillo no dijo que el Almirante se estaba muriendo y él seguía creyendo en el Taró ?,  pregunta el duque. 

Fué una tremenda sorpresa y nada sucedió como supuestamente tendría que haber sido resultando todo falso y al mismo tiempo extrañamente verídico. Le parecía que nunca iban a poder saber a ciencia cierta qué fué lo verdadero porque daba la impresión que lo falso resultó ser la única realidad y por supuesto, todos, obedeciendo supuestamente las instrucciones del Taró al pié de la letra apenas recibieron su primer email y el relato detallado de la visita a doña Flor de Loto Murillo. Pero tenía  que decirle, francamente, que el Almirante Demenorca no se estaba muriendo ni mucho menos y lo que sí resultó cierto fue lo de la herencia de la casa. Se le transfería a un sobrino 'argentino' que habia vivido en la India.

Tuvieron un primer encuentro muy cordial y luego de los 'Gin-tonics' entraron de lleno en el asunto porque se conocian de toda la vida y tenian parientes en común, épocas de tierras y condados ya gastados. El Almirante dijo que estaba esperando su visita y no se creaba un problema, al contrario, estaba de acuerdo con la estrategia planificada por 'La Orden de la Rosa' y en el fondo para éso le estaba esperando. Dijo estar al corriente de todo aprobando las razones por las cuales el Duque recibió el mensaje de ir a verle.
-"En la ciutat de Gavà,  ellos eran lo que eran"-  y lo dijo tal cual, en Catalán bien clarito; y, ya de noche, bajaron al subterráneo de la mazmorra que según explicó el Almirante estaba conectada con los calabozos del castillo de Eramprunya, un lugar mitico. Pasaron por un túneles de piedra que olía a desague de alcantarillas en mal estado. También explica el duque que todo olía a espárragos; el duque olfateando cosas, insistiendo que olia a urinario despues de haber comido espárragos. Pero en esa zona todo el mundo comía espárragos, únicamente espárragos y que a esas alturas de su vida nada le sorprendia. 
Así llegaron a una alcoba muy amplia revestida de madera antigua y sólida que terminaba en un muro con una puerta de acero, Solingen, empotrada y protegida por una cerradura de código digital y era evidente que el Almirante visitaba esos lados muy seguido y en ningún caso le pareció ser un corredor que estuviese allí desde la época de los March.
La mansión estaba situada detrás de Can Lluc allí donde se encontraba la sede actual del museo y quería mostrárselo todo abriendo armarios, antiguos calabozos, todo.  Abrió un arcón de cedro, sacó un archivo que contenia láminas de cobre todas muy finas y en relieve y aproximadamente cincuenta hojas de papel velin d’arches separado con papeles de celofán y papel de cera.  -“Esto sirve solo para imprimir un Dali original”- dijo el Almirante, con un aire distraido y como algo trivial.  Luego cerró el arcón y extrajo una gran plancha de metal que se encontraba herméticamente encajada; contenía varios recipientes cada uno con un candado moderno. Se podian abrir solamente con contraseña electrónica. Pero todos los cofres obedecian a la misma clave maestra. Eran planchas originales para los grabados de Dali y fué Salvador quien los confeccionó personalmente, su firma era auténtica, incluso los folios de velin fueron confeccionados en su taller a vista y presencia. En otra caja el Almirante cogió una carpeta de cuero presentándole otra serie de planchas grabadas de filigrana muy delgada. Todas presentaban en relieve la imagen con distintos valores de euros para imprimir en papel moneda y en un tubo de acero conservaba preciosamente varias resmas del papel original. -“Esta serie ya está inscrita y la numeración está legalmente registrada pero nunca se ha realizado”, dijo el Almirante.
Las resmas de papel eran auténticas todo era legal y legitimo el papel tenia marca de agua y filigrana electrónica, sin blanqueador óptico y hoy en dia nadie podía falsificar moneda usando papel común. Se detectaba empleando una fuente de luz ultravioleta, el papel tenía relieve en distintas partes y cambiaba de color según el ángulo del obervador. Era ópticamente variable todo dependia de la incidencia de la luz. Pero en este caso aún los mejores peritos y expertos en detección lo aprobarían  porqe todo era verdadero. 
Ellos fabricaron los originales para la banca de Bruselas. 'La Orden de la Rosa' pidió imperativamente que trasladaran todo eso a Madrid y a partir de alli todo quedaría bajo su responsabilidad.  

Brindaron y hablaron del pasado, era dueño de la mazmorra y de la casa desde siempre. Ahora todo iba a pasar a manos de su sobrino que venía desde Argentina y esa era la urgencia que tenia en ponerlo todo lejos de manos inocentes, el sobrino no tenia arte ni parte en todo aquello. Tenía prevista la demolición de la bodega, desmontar los arcones y entregar la colección y los túneles con galerias al museo. Estaban conectados con las Minas prehistóricas de Gavà-Can Tintorer. Pero no se conocia un acceso directo y simplemente iban a demoler el subterráneo y así años más tarde los del museo encontrarian las famosas galerias luego de pesquisas arqueológicas.  
Al duque le llamó la atención una gran pintura al óleo de un cartel de toros un original firmado de las ganaderias del duque de Veragua, ancestros comunes con los Nuñez de Prado, emparentados con la Duquesa de Uceda.

-"Será un gran evento para el asunto patrimonial"- dijo, sonriendo con aire melifluo.

El asunto fue que se hizo la mudanza y el duque del Infeudado se trajo desde Castelldefels los famosos artefactos de la litografia Demenorca. Por último la casa de Gavà se habia transferido al sobrino y el Almirante dijo que vendria a Madrid a quedarse unas semanas para enseñarle al duque cómo trabajar las planchas en su taller de litografia agregando que tenían que usarse solamente en una situación muy grave o en caso de extrema urgencia, esto último lo recalcó muchisimo insistiendo que así lo mandaba La Orden de la Rosa. Explicándole la gravedad que tendría imprimir euros sin motivo que tendría que ser por algo que realmente pusiese en peligro a todos los miembros de la Orden; la quiebra total del ibex, un descalabro social o un desorden colectivo mayor. Pero que de otro modo no habia que arriesgarse.  Los Dali ya numerados no eran tan importantes, circulaban muchos. Aunque también eran auténticos en el sentido de la falsificación. 

Terminó explicándole, durante horas, en qué consistía imprimir algo verdadero pero falso al mismo tiempo y cómo en esos trabajos se encontraban muchas obras donde todo era verdadero, el papel, la tela, los óleos, el diamante, todo verdadero y al mismo tiempo todo realmente.  Nadie podia distinguir a ciencia cierta las pinturas de van Gogh que no eran originales ya que los pigmentos y la tela, pinceladas, era todo verdadero y todo autentificado y catalogado por doctores expertos en la materia, lo que les conferia un enorme valor en el mercado aunque en realidad eran mas falsos que judas. Lo realmente verdadero podía ser absolutamente falso porque existía esa contrapartida de que todo lo que era falso en todo sentido quedaba repertoriado e inscrito como una copia bien hecha, una copia verdadera inscrita  que obtenía un precio y se le reconocía en todos los catálogos y desde luego habia un mercado valioso para todo aquello.

Le agradecian el video con sus primeros planos y que no fuese a olvidar los videos de la 'monja tibetana' aunque no insistia ni le hacia grandes lisonjas, pero una dosis de video de la monja tibetana era como una droga para don Jaime. Lo decía simplemente, como esas cosas repetitivas que se dicen siempre, sabía que artísticamente no valian nada pero que cumplían únicamente con su propósito. -"Una verdadera crónica de tabloide"- dice el duque. Anoche los recibió don Jaime, a la hora de la cena cuando le servia un Gevrey Chambertin que le habian regalado de la Constructora Corporativa; estaba de buen humor aunque el famoso Chambertin le pareció ácido y no a la altura de un regalo proveniente de los del gremio del ladrillo.
                                                           
-"¿En cuanto a ellos ? "-

Ellos seguian aferrados a lo doméstico náufragos aferrados al salvavidas pero aún no era la hora del recreo y esta vez  no iba a correr al rescate como como en otras épocas ya que eran años de lo mismo, navegando sin carta marina y guiándose por las aletas de los tiburones escondiéndose cerca de un peñon de la costa y tenía que estar salvándole siempre sin recibir ni las gracias y por puro espiritu de sacrificio y todo por la Orden de la Rosa. Desarmando pasiones que mataban rescatando cariñosamente sin esperar ninguna recompensa ni mucho menos dulzura; todo siempre de prisa a la velocidad de la luz y luego decían que alli no había pasado nada.

-"¿ Te das cuenta ahora todo lo que eso ha significado? »
Por así decirlo, en esa obrita de teatro no se veía trabajando temprano de mañana para figurar solo tres minutos en el acto tercero antes de la caída del telón. No es lo mejor representar siempre un gran amor platónico y todo no depende de una simple mise-en-scene bien hecha.  El otro dia le puso los puntos sobre las íes al duque; aclarando, sin ofenderle, que fuese editando su vida porque despues de todo podian conjugar la amistad y la realidad y que era alucinante que aún pudiese acarrear una especie de dulcinea a la cual llorarle todo hasta el fin, todas las mentiras, continuar creyendo y aceptándolas. Incluso ella misma algunas veces también se las creia y se convencia que vivió amando y contra amando; creérselo la hacia sufrir menos, podia estar seguro. 
Que tratara de comprenderla era todo lo que le pedia.

  En la presentación de la obra, cuando subieron el telon, les leyó públicamente el discurso repitiendo
que al fin llevaba un par de años disfrutando sola y que no tendria ni hombre ni hijos, lo que fue al comienzo una certitud muy juvenil e inconciente pero que luego la mantuvo a lo largo de los años y lo afirmó claramente, ni hombre ni hijos y desde luego que eso fué siempre  su clave secreta y ahora, en el último acto,  no queria equivocarse porque que lo estaba repitiendo muy bien y todo se prestaba a la anécdota y al desenlace feliz. Así pasó la tarde explicándole su concepto de la lealtad; que fue leal y nunca dijo que hubiese sido fiel sino simplemente que habia sido leal y estaba segura que tampoco lo habían comprendido y por eso queria repetírlo sin desdén, pero poniendo un poco de menosprecio en la declamación, con un tono que suene en todos los vocabularios del mundo porque se cansó de las mil veces que hizo de 'hermanita de la Caridad'  concentrándose en los otros escuchandoles sus benditas dolencias, calcándose en la piel sus dramas para sentirlos realmente, tratando de ser profesional, enfrascada ni más ni menos, en el desgarro humano, todo al mismo tiempo y aunque era solamente figurante tuvo que asumir un primer rol, disfrazarse y maquillarse sin ayuda de nadie.

 "¿Puedes ver un poco como era mi asunto ? "
 

Continuaba reproduciendo minuto a minuto cada gesto y palabra que se dijo pero sobretodo las que no se dijeron esos silencios portentosos, pasmosos, tratando de comprender todo lo que dejaron de hacer por haberse callado. Como si hubiese vivido la desesperanza en aquel primer acto donde el otro gritaba como energúmeno ofreciendo su reino por un caballo, aunque claro, ella ahora lo utilizaba solo como una trama metafórica y en ese momento nadie habia comprendido nada de su horror personal  donde por obligación tuvo que tratar, rodeada por el anonimato, ese enfermo en face final, firmando documentos autentificando un falso hospital, autorizando los últimos milígramos de morfina y el retiro del oxígeno. En todo momento su  interés estuvo concentrado y filtrado únicamente por la amistad porque había sido entrenada y diligente desde su infancia y en ese caso, nuevamente tuvo que decidirlo todo por si misma, asunto médico y tembien asunto politico y nadie más estuvo realmente implicado ni al corriente porque quedó siendo un secreto de Estado. 

" ¿Ahora después del tiempo y sin juzgarla, iban a llegar a comprenderla ? "

Al principio quedó ciega como las liebres que cruzaban la ruta de la campiña subiendo por la Sierra Nevada, paralizada como animalito delante del haz de luz esperando la explosión del choque o el disparo de plomo, horror y gritos y luego todos sentados obedientes como espectadores de una obrita melodramática donde nunca supieron que estaban actuando, actores inocentes y sin libreto y además nadie supo nunca que en verdad hubo un libreto aunque nada de lo que allí sucedió habría sido diferente si acaso lo hubiesen sabido. 
Al llegar al campo esa muerte se convirtió en él tema del otoño incluso el padre Bernardo venía por las noches, discretamente, consolando a su tia  Cayetana quien quedó a cargo de la fiducia familiar, su voz grave se escuchaba desde lejos, las baldosas rojas de la casa solariega transmitian todos los murmullos; t
arde en la noche, apagaban el motor a petróleo que daba luz al caserio del valle, entonces encendian candelabros de plata y de cristal los dormitorios oscuros quedaban al fondo de los corredores y ella se dormía escuchando un ruido de respiraciones afanosas y ruidos de abanicos

Fue a partir de alli que comenzaron a tomarla realmente en cuenta en la medida que pudo demostrar su espiritu decidido administrando el caos interior de la familia, volviendo a organizarlo todo porque a los viejos les faltó coraje aunque nunca quiseron reconocerlo.
Alli el cura Bernando tuvo un papel  importante porque pudieron todas disfrazarse de hermanitas de los pobres y algunas veces hasta de 'monjitas tibetanas'.

Por cierto que faltó el noviciado de la verdadera seducción y les seguirá faltando aunque hoy en dia los videos porno puedan reemplazar lo que nunca tuvieron porque no es que lo perdieran es que simplemente nunca lo tuvieron y a esas alturas no estaba haciendo alarde de moral ni criticando la bizarría de una osadía sexual aunque una siga siempre buscando el mismo efecto, que a sus horas dieron el mismo resultado. 

Ahora, sin que se dieran cuenta, la libido se les habia metamorfoseado derivando la pasión hacia la estética exigiendo aires más puros y envoviendo todo en algo etéreo con un idealismo depurado que nunca antes existió, tratando de inculcar en la realidad cotidiana la necesidad de una belleza más evidente porque solamente así podía vivir todo el día en la atrocidad profesional de la medicina legal, que era su verdadero oficio, con la miseria humana sin bambalinas y el telón de fondo manchado de sangre dentro de una de las mejores obras de teatro sin que el honorable público se diese cuenta cabalmente ni fuesen testigos del verdadero fenómeno, cambio de maquinistas y tramoyistas, otro paradigmas para el entorno y sobretodo sin campanadas de aviso en el entreacto.

-"En medio del ojo de la tormenta, primer acto de una obra social completamente diferente "- dijo el duque del infeudado, y ella preparando un zumo de frutas y luego quedándose sentada frente al fuego comenzando a leer un poemario de Panero, tratando de comprender,
de imaginarse cómo un poeta puede querer vivir libremente en una institución siquiátrica. Más allá tras los árboles del parque se vió, ralentizada, la puesta de sol y la tarde se transformó en una mancha violeta. Afuera hizo frio y el duque vino a sentarse a su lado empujando sus zapatos de charol hacia la estufa. -"El cambio no será como la caída del imperio romano; esta vez será un choque contra Europa, un verdadero colisionador de partículas"- dijo suspirando, luego dejó su chaqueta de paño azul en el brazo de la butaca, se levantó, caminó alrededor, respiró profundo, cruzó los brazos. 
-"Comparable con la imprenta de Gutenberg"-  luego, volvió a sentarse y nuevamente con una copa de champaña, comió un par de galletas saladas.  -"Se abren las compuertas pero el futuro está intacto, solamente se salvarán los que estén alerta, los que puedan virar sin tomar la via oficial ni órdenes verticales"-. Don Jaime era asi, un dia de perorata acerca del agua del Duero y otras veces disertando acerca de música flamenca.

-"Gracias por tu correo"-

Recibido tarde en la noche, pensando en ella leyendo un trabajo de Leonor de Aquitania algunas veces al responderle le escribia realmente a otra persona, seguramente no a ella sino a la verdadera Leonor de Aquitania, la música iba con el poema; tenian esa telepatia que les unia en todo, eso le asustaba un poco, venia llegando su mail y estaba escribiendo al mismo tiempo de lo premonitorio que eran algunos sueños, amaneció con una voz interior muy tranquila, filmaron cosas ingratas y faltó compasión con los temas delictuales.
Por la mañana la lluvia golpeaba sobre la techumbre de metal con un verdadero martilleo rápido “como cuando cantan los pianos de la lluvia” era la letra de un poema de Neruda y
con respecto al docu él habia sido poco comprensivo y poco generoso aunque no renegaba de lo que ya filmaron pero pudo haber sido diferente explicando más acerca de la vida y del tipo de acto heróico que la llevó a transformarse al personaje buscando correspondencia en las hemerotecas, cartas, fotos de archivo. 
Ahora ya quedó todo grabado y más tarde al volver a verlo no correpondia a la intimidad que trató de revelar  ni correspondia a la confianza que le habian entregado al ponerlo al frente del proyecto. Al volver a leer el guión estaba seguro que tuvo que existir una crisis mayor, un secreto que continuaba guardándose a si mismo. 

-" Me alegro que el duque haya regresado bién de Castelldefels y que finalmente la casa no se venda y que se la den al famoso sobrino sobrino de la India".







                                                6








Tienen que haber leido los comentarios en 'El Pais' del documental que completó en el momento que las FARC liberaron a la famosa Ingrid Betancourt pero les agregaba que no sabía de donde salió la desinformación que apareció al dia siguiente en todas las 'revistas y tertulias del corazón' pese a que se vió que eran de procedencia dudosa. Pero era la respuesta del otro lado, respondían lanzando mierda con disfraz y aunque ahora se llamen a si mismos prensa del corazón no era sino basura y todo eso coincidió sospechosamente con la fecha aniversario del dia en que Ingrid salió, al fin, liberada de la jungla y no porque ellos no hayan visto a Ingrid en bikini, confesaba que se veia maravillosa pero lo que querían lograr era mostrarla de un modo dudoso seguramente con otras intenciones, una joya de la desinformación y además que coincidió con el día de homenaje a los héroes porque todo lo que querían ensombrecer lo hacían siempre coincidir con algún dia de homenaje a los héroes.
De madrugada, para peor, llamó Anibal el Cartaginés desde Berlin respirando angustiado, gritando que eso era "lo único que le faltaba" y que tomaba el primer avion a Nueva-York, volviendo a preguntar varias veces si ellos iban a llamar a una conferencia de prensa o algo para tratar de rectificar por lo que estuvo tentado en decirle que verla en las páginas del 'Hola' semi desnuda engordando en su bikini era netamente más sensual y mucho más provocativa que verla como mártir pero no se lo dijo para ahorrarle la rabieta.
Trató de ironizar un poco diciéndole que era la nueva tendencia, nuevos diseños pero escuchó claramente que el Cartaginés no estaba para bromas. Dijo que no se imaginaba lo que era despertarse en Berlin y ver a todo el mundo digerir las imágenes, que tenía que andar siempre preparado para desintoxicar todos los temas y que le estaban envenenando el hígado con el veneno de la puta madre, eso era lo que le sucedia ! luego dejó que el Cartaginés vaciara su vaso de rabia reiterándoles que volveria a llamar desde Nueva-York para que le fuesen a buscar más tarde al aeropuerto de Montréal y claro, no especificó ni la hora ni el número de vuelo.

El 'Cartaginés' sintió el ataque artero y vulgar pero pocas veces se podia andar filmando y explicando al mismo tiempo lo que se filmaba, él mismo, muchas veces, hizo planos que dejó abiertos en el archivo del video y le quedaba claro que alguien metió mano y que ahora los del otro lado lo habían subido en la red porque no se dormían ni se los llevaba la corriente y en la hora punta usaban protagonismo de vedette para mejorar sintonía aunque no fuese noticia y por eso la pusieron mostrándola sexy y en bikini, en ese caso dieron plenamente en el blanco. El mismo hacía crónica con spots de foto Op de momentos claves que encontraba hurgando en archivos desde el Huffington Post hasta el New-York-Times. Tenía que reconocer que era atrevida la inclusión y que los canallas trataron de ponerla en ridiculo pero de momento ya no se podia hacer nada, les robaron las fotos y fue la ocasión precisa porque sin las fotos no valía nada y caramba que se veía sensual saliendo del mar con la espuma cubriéndole su piel dorada, lejos de la imagen de la martirizada, de la torturada que les hizo llorar. Pero tenían que comprender que la vida continúa y que las cosas van transformándose velozmente.
Después de las tomas y trabajar en el laboratorio bajaron todos al café Pélerin en la rue Ontario. Alli en el café, Anibal, le habló por primera vez de su intimidad con Leda Cisneros y de los ataques que sufrió Leda porqué quería mostrarla haciendo un montaje con photoshop para que su documento resultara más visual.
"¿ataque del sistema nervioso ?, lo miró sin comprender.
Resulta que a Leda Cisneros le vinieron los primeros desmayos al comienzo de las repeticiones aunque ella juraba únicamente que estaba angustiada que veia como una neblina y por eso no podía leer las Q-cards y ellos para embromarla y no darle importancia a la cosa se burlaban y trataban de hacerla reir.

Anibal el Cartaginés le contó parte de la historia y queria que la pusiera en el acto segundo del guión para completar esa parte del film.
El Dr. Res. le había llamado la otra tarde citándolo en su consultorio para decirle sin muchos rodeos que lo que Leda tenía era un cáncer a los huesos y que ya era demasiado tarde para hacerle una 'greffe de moelle', lo dijo tal cual, lo que queria decir que no quedaba gran cosa por hacer, ni injerto de medula ni nada y Anibal seguió repitiéndolo ahora con voz arrastrada después de la media botella de tequila que se habían tomado al seco.
" Injertos de médulas, estos desgraciados, murciélagos chupa sangre" ! y ellos que no eran sino acróbatas aficionados iban a tener que ser mentirosos profesionales" La cosa era que vivian en un mundo en el que todos los dias tenían la obligación de leer el guión para saber qué era lo que realmente estaban viviendo y si no iban a las repeticiones no tenian realidad ni tenian nada, el mundo no existia si no repetían el libreto, no sabían que estaban vivos, necesitaban repetirlo de memoria sin eso simplemente no sabian qué estaban viviendo.
"No hay una puta realidad, viejo perro" repetía el Cartaginés llorando rabioso, y dando puñetazos en la mesa.

Siempre creyeron que para Leda el asunto no fue sino filmar una tragicomedia, dudaron que ella hubiese asumido la verdad y nunca supieron que lo de ella fue una liturgia para no hacerles sufrir, haciéndoles creer a todos que se encontraba perfectamente sana. Les repetia que la famosa biopsia había resultado perfecta y desde luego nunca quiso aceptar las cosas tal como fueron. "La ecografía resultó buenisima !" decia riéndose con auténtica alegria, incluso lo decía en las repeticiones para que sonara más realista y sucedió el mismo dia en que recibió el informe del Dr. Res con la confirmación de su neoplasma.
Bajaron todos a almorzar interrumpiendo la filmación. Ella estaba contenta, aliviada daba gusto mirarla y oirla como siempre memorizando sus lineas para las tomas de la tarde. Entonces el Cartaginés creó esos pequeños rituales que se le ocurrieron más que nada para ayudarla, hablándole de milagros y misterios que iban a poner en un documental acerca de los famosos 'médicos invisibles' que viven en lo más profundo de la jungla del Amazonas y ella se reia y no le creia una palabra acerca de esos curanderos que se podian contactar encendiendo una vela blanca fabricada con cera de abejas del tibet y poniéndola a medianoche en el marco de la ventana, aunque ella nunca pensó que hubiese abejas en el Tibet y ahora iban a enviarle un mensaje telepático a los médicos invisibles del Amazonas.

"Oye, ¿es verdad que hay abejas y flores en el Tibet?" les preguntaba haciendose la loca y fue todo como en un juego de niños y él mismo terminó comprando los famosos cirios de cera del Tibet aunque Julio de los Entuertos, malévolo como era, dijo que eran vulgares velas de parafina made in China, que habiendo vivido en Katmandú no habia visto ni flores ni miel, ni mucho menos abejas; que todo era tan falso como los videos porno de la famosa monja tibetana que le enviaban al duque y que nunca fue monja ni mucho menos tibetana sino una colegiala que se ganaba la vida haciendo los videos de la monja.
Terminaron tomando café a la orilla del Saint-Laurent frente la casa de doña Flor de Loto Murillo con Anibal, llorando, porque quería a toda costa entrar a ver a doña Flor de Loto para que les tirara el taró y les diera alguna pócima milagrera para salvarle la vida a Leda ya que no soportaba más la vulgar mentira pero Julio de los Entuertos se quedaba muy tieso asistiendo como testigo mudo moviendo la cabeza, arqueando las cejas mirándolo a él como si todo eso fuese culpa suya. "¿ ves Pablo ? mira las cosas que armas", repitiéndole que no todos estaban preparados para la ficción ni la gente estaba preparada para sus famosas creaciones cinéticas...Despues se trasladaron todos de lugar y se fueron a pasar unos dias filmando a Leda, instalándola en la casa de Orlando Elcanoso en el lago de los Ciervos. arriba en las montañas de Sainte-Adele.

El Dr. Res explicó el informe y agregó también que a Leda cuando se le pasara el impacto iba a reaccionar con mucha fuerza y una tremenda rabia. Pero en verdad Leda nunca se sintió debil ni derrotada ni mucho menos pudo imaginarse que se iba a morir y no la agarró el miedo ni nada por el estilo, al contrario comenzó haciéndose la valiente, se hizo la valiente y se puso mística, ella que siempre se dijo agnóstica quizás se dió cuenta de algo y tampoco se lo dijo a nadie, a lo mejor intuyó la remota posibilidad de morirse pero ahora ya no podían llegar a saberlo pero se dió tiempo a si misma, ganando tiempo pero en ningún caso con litanías, al contrario entregando sus mejores energias dejando ver la confianza que tenia en ella misma y su ser vital diciéndole a todos que iba a salir airosa de la prueba. Por eso que trataron de dejar el tema de lado como pasando página aunque en los hechos nunca logró hacerse el vacio y solo la fueron siguiendo, acompañándola semana tras semana como si al cabo de unos meses fuera a dar a luz su propia muerte; filmándola en video en el desorden más completo que hasta en el programa del PC se confundian como una pelicula extraña con la verdadera escena del último acto que recién habian filmado. Así se les fué construyendo frente a los ojos y nada de eso estaba en el guión, con ella se fue creando una especie de alianza muy intima y enlazada aunque terriblemente obsesiva, él hubiese querido dejarlo todo de lado pero ya no se pudo porque se metieron de lentamente en una realidad paralela olvidándose que se les iba yendo delante de los ojos y que detrás de la ficción maravillosa de su resplandor alegre se les estaba muriendo en los brazos; no alcanzaron a darse cuenta de nada más y ellos mismos para poder salvarse se quedaron aferrados a esa realidad imaginaria, fue la única tabla de salvación que tuvieron como se lo explicó más tarde a Anibal el Cartaginés.

Ahora dejar esto de lado les enviaba el último video que habia subido en Youtube, que dieran su opinión y en otro correo les contaria qué habia resuelto acerca del documental de la 'memoria histórica' aunque desde ya podia contarles que fue Orlando Elcanoso quién enfrentó la situación. Una vez al año iba por donde parientes en Granada de aquellos que se quedaron alli para siempre y ahora regresando de sus vacaciones andaluzas en casa del primo Antonio donde juntó coraje y partió bajando hasta el ojo de la tormenta andaluza -según contó despues- y allí estaba la familia del poeta defendiéndolo y la nieta de Galindo que tampoco veia la necesidad de exhumar los cuerpos, la Consejeria Andaluza de Justicia recibiendo alegaciones, decian que la apertura de la fosa de Alfácar, en Granada, no era lo correcto porque abrir esa fosa común suponiendo que alli esté García Lorca, era un ultraje, que también se recordara que alli estaban otros fusilados de la guerra civil y que además no se esperaran encontrar los huesos de Federico, que no estaban, porque en la misma noche del crimen los de la familia le fueron a buscar y se llevaron su cuerpo enterrándolo en un lugar secreto que jamás iban a revelar. Tampoco los Galindo quieren que se abra la fosa común y agregando que de lado del banderillero Arcolla no habia descendientes; nadie tendria nada que impugnar aunque la Confederación del Trabajo asumió su defensa y ahora piden que se abra la fosa ya que según ellos allí estaria enterrado el banderillero junto a los restos de Federico.
Orlando Elcanoso decidió filmarlo todo y esperar el tiempo que fuese necesario para estudiar cada fosa que se encontrara, fosas comunes, cunetas, valle de los caidos, sindicatos de jueces, todo, por todos lados !





                                                         7





El señor Kazalis era el propietario del bistró donde Pablo bajaba a tomar cerveza en las tardes de verano. Afirmaba seriamente que en su otra vida fue filósofo en la Grecia antigua y ahora como acto punitivo lo habían reencarnado en ese nuevo oficio como dueño de bistró y paradero obligado de camioneros
antes de lanzarse hacia la autopista que atravesaba el Canada hacia el Oeste. Decía que guardaba eso como una fachada para financiar sus viajes arqueológicos por el mundo del mediterráneo.

 "Pablo, tiempo que no te veia por aquí ¿andabas por España?”

Comenzó a explicarle que ese año tampoco habia vuelto a Europa pero Kazalis lo interrumpió sobre la marcha para contarle, en cambio,  que él venia llegando de Ikonos, viaje organizado por la universidad de Atenas, todo muy en serio y desde luego con gastos pagados, todo un crucero por las islas griegas  aunque insistiendo solamente en Ikonos y parecía que la fonética del nombre se le habia quedado pegada, todo era Ikonos y solamente un cielo azul profundo de Ikonos, el mar turquesa con villorrios enjalbegados de cal pura y callejuelas subiendo como serpentinas tal como lo mostraban las hermosas foto publicadas en internet en el catálogo de la agencia de viajes. Pero como se estaba haciendo tarde no queria amargarlo con cosas tristes pero ciertos temas había que tocarlos pese a todo, había que decirlo ya que se estaban acumulando y aunque era cierto que todo el mundo conocía la crisis de Grecia nadie hace nada y todo se convirtió en folclor haciendo ritmo y arte culinario aquí y allí y luego como si no hubiese pasado nunca nada, todo sigue más o menos igual. Pero ahora es peor porque lo de la Isla de Lesbos y los refugiados del otro lado del mediterraneo, a sus ojos, no tenía solución.

El ‘fast food’ tomaba tiempo en el horno, nunca estaba preparado todo de antemano y los camioneros del bistró se miraban impacientes mientras el señor Kazalis seguia tratando de darle su mejor servicio al cliente con cosas intranscendentes contándole anécdotas del viaje, guiándolo para un posible crucero pero que ya no sería para irse a buscar los recuerdos sensuales de la isla de Lesbos porque hasta allí no más habían llegado. 
La narrativa, inevitablemente, prometia ser completamente diferente cuando sonó estridente un teléfono portable detrás del cajero electrónico y Kazalis saltó veloz yéndose a responder su llamada en la calzada justamente cuando quería saber la verdad actual en la famosa isla. Se quedó solo, divagando, volviendo a leer el guión de Orlando Elcanoso constatando que mucho de lo que vivieron juntos ya se le estaba olvidando y tendria que volver a las tiras cómicas con los dibujos animados de su infancia, caricaturas que incorporaron a su vida la primera noción de realidad y referencias e imágenes que después se fueron borrando por la avalancha que trajo la adolescencia, personajes que después resultaron veridicos con derechos adquiridos, como aquel volando con capa roja jurando que todos pagarían sus crimenes para siempre o el otro, entre rascacielos, sostenido por una tela de araña, recordando a Mandraque el mago al Quijote de los rusos o la dulcinea del toboso trabajando en un lupanar de Roma mientras Dick Tracy daba órdenes por un reloj pulsera que era una radio en miniatura.

Al fin Kazalis terminó su conferencia telefónica, entró y escondió su iPhone bajo el mostrador observando cauteloso su perfil en el espejo por si alguien lo seguía con la mirada, luego se instaló exhalando una queja, carraspeó levemente y le explicó acerca de la llamada, mientras en la pantalla gigante la cámara continuaba en el Omnium de golf de Las Vegas.  Recién le anunciaban la muerte de su suegra en el puerto del Pireo, sí, el Pireo en donde tenia una foto autografiada con Melina Mercury de la época cuando la eligieron diputada al parlamento. Luego agregó con lágrimas en los ojos que él hizo todo lo posible para que los Kazalis no se odiaran con los Xópolus que se disputaban los olivares desde que fabricaban el famoso aceite puro de oliva, Griego, mucho mejor que el de España,  según él,  pero los Xópolus se habian dejado corromper y echaron a correr rumores diciendo que los Kazalis agregaban aceite de motor reciclado al aceite de oliva, para tratar de eliminarlos, inventando la famosa burla diciendo que el aceite de los Kasalis era “Esso de Oliva” lo que fue una estupidez funesta ya que arruinaron las ventas de los que exportaban verdadero aceite de oliva y perdieron el mercado exterior. Pero él hizo de intermediario y comenzó a entrar mucho euro nuevamente y el aceite de Oliva volvió a la moda con ecologistas y gastrónomos que hicieron también lo mejor que se pudo aunque continuaron sembrando la cizaña, demasiada cizaña, además dijeron que él iba al Pireo unicamente interesado por jóvenes mancebos que practicaban en el gimnacio del puerto; asi fueron los rumores de los canallas como en lo de Sócrates y la cicuta, dijo comparándose. "Me voy señor Kazalis, un caso urgente me espera en el aeropuerto de Montréal", dijo Pablo y se fué llevándose la Pizza que estaba en su caja encima del mostrador.  " Pero si le iba a contar acerca de la vida de los Xópulos, protestó Kazalis, venga la semana  próxima, traiga su carnet para apuntar señas, ¿le parece?" 

Corrió arriba por las colinas de Saint-Lazare a buscar su camioneta y de alli al aeropuerto cuando comenzaba a nevar y Elcanoso continuaba llamando al portable mientras conducia, ¿ Al otro lado del Atlantico ellos no supieron nunca nada de Orlando Elcanoso y los riesgos que corrió como documentalista ? por supuesto no podia contárselo todo en ese mail pero más adelante les haria una especie resumen.

A Elcanoso un día le vino como una obsesión, hacer un reportaje acerca del origen de unos condominios que se habian construido en un centro de ski muy a la moda, curiosamente los de la constructora murieron en un accidente de avioneta cuando estaban de viaje por Italia; decían las malas lenguas que se habian ido a la quiebra y parece que todo sucedió envuelto en el misterio y la opacidad, del resto no se supo nada más, los condominios eran para condo/hotel de lujo, deportes de invierno, sacaron a relucir la palabra narcotráfico y más tarde se vendieron a precio de huevo ya que nadie compraba nada si acaso no era negocio a precio de huevo.  Una familia, como un clan, compró la quiebra, en Montréal tenian una mansión en el barrio inglés y según se dijo y todo lo habian hecho siempre con el sudor de su frente y lo afirmaban cada vez que podían; en Montréal se juntaban solamente entre ellos dejando de lado a los que llegaron después arrancando de la otra guerra sucia. Así recalcaban su condición especial, de haber venido de la peninsula como profesionales y machacaban la diferencia afirmando que eran gente de negocios, creando ladrillos para el pueblo solian decir y Orlando Elcanoso ni corto ni perezoso se puso al dia con la información y le pasó el expediente a un Procurador de la Corona que les investigó y los imputó por negligencia criminal en su práctica profesional, sin tener relación alguna con los negocios y por eso técnicamente liquidaron muy rápido vendiendolo todo y según Elcanoso no fué para capear el invierno canadiense sino para ponerse al sol en las playas de Marbella.

Aprovechaba de aclarar que por su parte Orlando Elcanoso se habia portado muy generoso viniendo a darle una opinión de experto, gratuitamente, al archivo fotográfico de la hemeroteca de la Universidad donando unos antiguos daguerrotipos para la colección  y que más tarde pondría al dia con los 'episodios de las cantatas de Bach' ya que Orlando Elcanoso habia comenzado nuevamente a filmar y esta vez filmaba lo sucedido unicamente con el ‘El misterio de las Cantatas de Bach’ que lograron conocer cuando Casimiro de Montrond desembarcó en Montréal y se llevó a Felipe Camps, Begoña y también Elcanoso a Salt-Lake-City, en Utah, en su avión privado de Europol en el siempre viajaba. Pero por el momento todo eso no era sino el telón de fondo y se lo decía para que no fuesen a pensar que se trataba de gran literatura ni nada por el estilo, les estaba describiendo todo con frases simples y rápidas como una caricatura, ahora tenia que terminar de narrarles el episodio de van Guz y qué sucedió finalmente aquella noche cuando le llamó desde el aéropuerto de Montréal. Luego completaba lo de la invitación de la Unesco a Felipe para visitar Bahrein y explorar grutas arqueológicas y por supuesto la realidad era mucho mejor que la ficción. Porque resulta que volvió a aparecer nuevamente Montrond y esta vez con Joaquin Navarro quién fue secretario de Juan Pablo II, cierto, habria sido mejor si hubiesen podido darle un rol protagónico más preponderante al personaje de Navarro, iban a tratar de mejorarlo en el documental. Orlando Elcanoso decía que estaban editando la 'peli' como si fuese uno en blanco y negro y algunos colores calcados en video aunque todos supieran que no era un verdadero documental. Aparecerá la explicación de los archivos del Apocalipsis y del misterio de las Cantatas de Bach, fenómenos hechos semana tras semana al mismo tiempo que filmaron a Leda Cisneros que al cabo de unos meses dió a luz su propia muerte en video. Pero dejaba eso hasta allí y les enviaba el último que subió ayer al Youtube.





                                                          8





                                                  Felipe Camps y Begoña entraron al Starbucks Coffee en la esquina de Columbus Avenue y la 86st, en el upper West Side de Manhattan. La bruma espesa cubria el Central Park y en el Café apenas se escuchaba el embate del ruido de los taxis amarillos y las ambulancias que circulaban bajando por Columbus Avenue como un calidoscopio dentro de la neblina. "Me invitas en Manhattan cuando te vuelves a Europa y no es más que una invitación de consuelo" dijo Begoña.  "Para que no te andes haciendo el gracioso te cuento seriamente que el viernes sonaron en el portal de entrada a una hora inhabitual, tarde en la noche, la persona no quiso identificarse, explicó que te dejaba un sobre en el buzón para entregártelo personalmente". Nunca escuchó una voz de bajo tenor tan impresionante, un vibrato que daba escalofríos y hasta la temperatura descendió de improviso.  Felipe levantó la taza de café. " Es Montrond ", dijo sonriendo. "¿ Montrond ? ¿ pero quien es Montrond ? " Ella ni estaba para bromas y nada iba a calmarla porque esta vez lo único que le importaba era afrontarlo. Se separó lentamente el pelo que le cubria la frente.y avanzó apenas el mentón, un movimiento voluntarioso, aire rebelde aunque su modo agradable continuaba siempre presente. "Te burlas, dijo en voz baja, y que nos encontremos aquí, mismo decorado, el mismo Central Park... ¿Es una burla o nos estamos escondiendo de alguien ?" Felipe se afirmó sobre el mármol frío de la mesa y le acarició lentamente los dedos analizando la pulcritud de sus líneas. Ella, con una mueca, se mordió la lengua, la convertia en cómplice sin decirlo y no confesaría por nada del mundo.  En el muro del cafe permanecía colgada la misma reproducción de Fragonard que ya conocían, la mujer de perfil leyendo un libro. "Siempre falta algo en tus explicaciones me escondes una parte de lo que me vienes diciendo". Se estaba quejando hacía tiempo y no podia aceptarlo de un modo simple, como al comienzo. "¿Un secreto? y no se me puede explicar?" Trató de explicarle nuevamente que nada era secreto solo expedientes confidenciales y claro, veía que ella no separaba lo confidencial del secreto,  nunca le había ocultado qué hacía realmente pero ella insistîa ponerle un perfume romántico, ligar aventuras de misterio con nuevas emociones.  "Hago la diferencia; una enorme diferencia, ¿es peligroso lo que haces?"  insistó Begoña.
La verdad es que todo era muy simple, en realidad veinte años que enseñando en la misma universidad,  filología, historia, intercambios de universidad, de Montréal a Nueva-York, ida y vuelta. "Veamos ¿qué más quieres saber?"  "¿Te exaspera la pregunta?" insistió Begoña. 

"Leda Cisneros, me llamó un año antes de morirse y me contó con detalles los rumores circulando por el aula; corrían que trabajabas para Europol y la CIA al mismo tiempo, que mantenías dos empleos aunque ella por su parte no sabia si estaba con los Americanos o con la Union Europea." 


Felipe se la quedó mirando perplejo. Eran rumores ociosos y sobretodo envidiosos ya que las pesquisas de la Universidad eran financiadas por fundaciones privadas y fondos publicos y lo único cierto era que un día estaban en Europa y al día siguiente en Estados Unidos, de otra manera no avanzarían nunca en nada. 

"Está bién, continuó Begoña, entonces para que estés bién informado y sepas a que atenerte el miércoles por la tarde recibí la visita de dos funcionarios que se identificaron como agentes de Homeland Security haciendo muchas preguntas; querían saber desde cuando nos conocíamos, si acaso eras de origen español; a eso les expliqué que eras nacido en américa pero de emigrados de la guerra civil. Preguntaron si tenias lazos de familia con los vascos, querian saber si enseñabas en alguna cátedra de historia y si te interesabas a la tecnologia industrial, ¿manejas armas de caza, o permiso para 
portar armas ? y lo único que sabian era que fuiste traductor en Naciones Unidas, enfin, querian saberlo todo".  Felipe, ladino, le explicó que no tenia ni licencia de piloto que siempre detestó los aviones y para evitar un vuelo tomaba un tren; tenia licencia para enseñar y nunca disparó un arma sobre algo que se moviese. 
"¿Ves? la burla nuevamente ", respondió Begoña. Pero es que todo era menos misterioso de lo que ella se imaginaba, la Unesco lo había invitado a Bahrein, simplemente eso,  partía dentro de dos días con un grupo internacional de investigadores especialistas en evangelios de la antigüedad, la civilización de los Caldeos; no agregó nada más acerca del viaje pero se quedó pensando en la visita de los americanos, tendria que conversarlo con Montrond.

La prima Leda antes de morirse dejó para subasta pública la pintura que estaba en el comedor de la casa de los abuelos, se trataba de un original de Watteau y un Watteau original no tenia precio, la familia lo sabía perfectamente y la discordia no hacia sino comenzar porque estaba en la casa de remates Sotheby's. Todo había quedado arrumbado en un viejo caserón de Manhattan desde los tiempos del tío Carlos Bobadilla y de la tía Rosario que murió solita en su biblioteca, atrincherada, luego de haberse declarado reina de Hungría. El tío Carlos llegó a New-York al final de los años cuarenta y cambió legalmente el apellido transformándose en Carl Boba. Al principio trabajó fotografiando anuncios para casas de moda afincado sólidamente en la 42st y luego abrieron una tienda importadora de mercería fina de Paris y mientras filmaba, en unos pisos más abajo se confeccionaban en sus talleres de costura uniformes para el ejército americano, casacas, pantalones para la guerra y a nivel de la calzada transformaron todo en vitrinas hasta que un poco más tarde llegaron con los Prêt-à-Porter. Carl Boba repitió siempre que ellos no estaban por la guerra sino solamente por los negocios y lo explicaron claramente, desde el primer día, cuando llevaron a Flor de Loto Murillo a su primera prueba fotográfica ya que vislumbraron para ella una gran carrera de 'manequin d'haute couture' en Manhattan y  desde luego que no era aún 'la doña Flor de Loto' que ellos habían conocido ya de vieja.

Un buen día anunciaron de sopetón que la Compañia había quebrado y el desastre dejó a los Bobadilla supuestamente en la miseria, esparcidos entre Baltimore y El Paso, Texas endeudados hasta la médula de los huesos y acto seguido el tío Carlos cayó enfermo y la tia Flor de Loto Murillo, que en esos años era de una gran belleza, arriesgó el todo por el todo y relegando la alta costura a la intimidad, se lanzó como productora de otro tipo de películas y cortometrajes para una clientela adulta y exclusiva, no muy grande, pero segura, y además inmensamente rica. Dicen que al comienzo lo hizo por espíritu de venganza, para vengar el honor de la familia y claro, Felipe nunca supo esa parte de la historia familiar ni guardaba nada de eso en sus recuerdos de adolescente.

"Antes de marcharme tengo que pedirte algo',  dijo Felipe. Le dejaba a cargo una libreta de 200 folios que se encontraba depositada en un cofre de seguridad en el First Republic Bank en New-York; le entregaba la llave y el protocolo era simple; si después de un mes no recibía noticias suyas, tenia que ir a buscar el cuaderno al banco y esperar.  Entonces la misma persona que le trajo el sobre la otra noche, Montrond, iría a Nueva-York a buscar el cuaderno y ella no necesitaba saber el contenido del escrito pero eran códigos de escrituras antiguas y traducciones de evangelios, signos, un idioma simbólico, copias de los textos 'del Mar Muerto' y cosas semejantes. "¿ Eso les hace misterioso, unos simples jeroglíficos?", preguntó Begoña. "No, respondió Felipe, no tiene misterio, la importancia del documento consiste en su traducción, son años de investigación". El automóvil de Felipe estaba aparcado a orillas del Hudson, en Riverside drive frente al monumento de Juana de Arco mirando hacia el rio, en el Upper West Side soplaba ahora un viento frio y las calles matizadas de luz mortecina. Le quedaba mucho por decir, pasarian juntos el fin de semana y el lunes ella iría de madrugada a conducirlo al aeropuerto. 
 
Dos semanas más tarde, Begoña, entrando a su departamento se encontró el fluorescente del PC parpadeando en la oscuridad. Al terminar ese mail iba a saberlo todo acerca del tema que tantas veces le habia interesado. Tenía que ir al First Republic con la llave del casillero y la obligatoria autorización escrita y retirar el cuaderno. Cuando lo fuese leyendo comprenderia el resto de la historia que ahora le explicaba allí en email, le daba la respuesta que ella siempre pidió aunque todo aquello no le serviria para nada práctico.  

Con la información ella entraba en el grupo y que desde ahora también la conocian, compartiendo con ellos la misma responsabilidad puesto que era, en el fondo, lo que ella siempre buscó.

En unos días más Casimiro de Montrond iria a buscar el cuaderno. Era de confianza y estaba con él en Bahrein, fue por intermedio suyo que lo habian invitado. Casimiro es de la Fundación Columbia y ahora mismo están trabajando, alli, en el Sheraton de Manama. Desde su ventana podía ver los templos de Ad-Diraz y Barbar. Montrond era un curioso personaje, inspiraba una confianza total aunque era evidente que se trataba de alguien que vivia en otra dimensión, inventado más bién para ciencia ficción. Montrond, estaba sentado con aire cansino frente a los ventanales, habían  leído la interpretación que él publicó en el último número de los cuadernos de Harvard acerca de la obra de Dídimo el Ciego, Teodoro de Mopsuestia y de Gregorio Nacianceno. A lo lejos el sol poniente sobre los techos de los templos, abajo se iban instalando largas calles de sombras. Le ofreció té que le trajeron en un jarro de porcelana azul; no se imaginaba cómo un tema de teología, tan específico, pudiese interesarle a la Fundación Columbia. Pero Montrond le respondió que el tema de la Hipóstasis no era lo único que les habia llamado la atención sino también el derivado seudo científico, las claves que era posible inferir y trabajar. En su trabajo llegó a subrayar como 'verídica' la sustancialidad de la Hipóstasis y a éso obedecia su invitación diplomática a Bahrein...

                                                    
Felipe explicó que no era obra suya ni mucho menos un pensamiento original porque toda esa  información se encontraba en la obra de Cirilo de Alejandría y de Juan Damasceno que hablaron en el pasado de esa posibilidad, es decir, la idea de la Hipóstasis como una propiedad de ser y existir por si misma, para los filósofos Griegos fue el primer objeto del pensamiento, primera noción de conocimientolo rescatado de la tradición oral de otros tiempos. Le llamó la atención, insistió Montrond, que él hubiese encontrado una clave de la transposición metafísica, lo que estaba oculto en una dimensión paralela y señalando también el hermetismo que contiene el concepto de Prosopón que se traducia en afirmar que Dios, existiendo, no se conoce a si mismo; que no puede conocerse a si mismo y sin embargo la sustancia de su movimiento divino nos determina y permanece viva y cuando un ser muere físicamente su conciencia y su memoria desaparecen pero queda vivo al volver a incorporarse a la divinidad eternamente y así la eternidad es una necesidad de Dios, en otras palabras, somos todos una necesidad de Dios.“¿ No es así ?”
“Pero más complejo y eso es una discusión teológica que ya nos ha tomado siglos.” Montrond le invitaba a una expedición, ese mismo lunes, descendiendo por las grietas de los templos de Ad-Diraz y Barbar.  
Unos dias más tarde, en un montacargas de acero perfectamente equipado bajaron todos portando  máscaras de oxígeno como si fuese una expedición submarina iban acompañados de Joaquín Navarro quien viajó expresamente desde el Vaticano y que años atrás acompañó a Juan Pablo II en todos los viajes alrededor del mundo.
Los templos, Ad-Diraz y Barbar eran muy conocidos existian libros de fotografía especializada y se encontraban en enciclopedias del Internet, la red mostraba fotos con lujo detalles que permitía reconocerlos. En el email le explicaba qué sucedió alli realmente. Era un grupo heterogéneo compuesto de arqueólogos y científicos, equipados para una exploración subterranea, llegados a un nivel ya no había oxígeno, cada uno respiraba únicamente de su máscara; frente a ellos se extendía un corredor iluminado con tubos de neón blanco. Desembarcaron rodeados por una escolta policial con algo de espiritu religioso, avanzaron a pié hasta quedar frente a una compuerta redonda semejante a la ecotilla de acero de un submarino con sus manijas. Montrond y Joaquín Navarro avanzaron y luego siguió el resto del grupo. La habitación era tambien otra caja de acero con un mostrador metálico y una forma tubular del tamaño de una persona se perfilaba encima. Montrond le pidió que se acercara; abrió la parte superior y desde allí emergió el cuerpo de un hombre momificado, el rostro era claramente el de un ser humano; la piel bién conservada, como un viejo pergamino que no ha sido afectado por la oxidación seemejante a los cuerpos petrificados que se encontraron en Pompeya con detalles anatómicos conservados, inalterables. Todos observaban con respeto pero sin acercarse y tuvo el presentimiento que no era la primera vez que los otros bajaban a esa cámara mortuoria.  La momia tenia la región del plexo envuelta en un material que se confundía con la piel, imposible saber si fue en el vendaje o en la piel que había sido tatuado aquello que lo envolvia. El mismo se quedó paralizado y ahora estaba seguro que Montrond tenía prevista su reacción. "Es el cuerpo de Pablo, del epistolario" fué lo único que dijo.
Las pruebas con el carbono catorce ya estaban hechas, incluso de los pergaminos que se encontraron acompañando el cuerpo y todo confirmaba que la momia era auténtica y que se trataba del famoso San Pablo apóstol. "Pero como pudo conservarse de un modo tan perfecto durante dos mil años" le preguntó a Montrond y obedeciendo a un gesto, Joaquín Navarro apagó las luces de neón y las lámparas halógenas que llevaban conectadas en serie y allí, en la oscuridad más absoluta, el cuerpo momificado apareció iluminado desde el interior de un reflejo verde muy tenue; porque se había conservado en una cripta de mineral radioactivo, simplemente eso. Ahora tenía que interpretar lo que estaba tatuado en su piel y más adelante darle un significado. Se iban a reunir en Ginebra para analizar los resultados. "¿Qué van hacer con el cuerpo, exponerlo públicamente?"  preguntó. "En ningún caso, respondió Joaquín Navarro. Se conversó en privado con su Santidad y no  querian transformarlo en un circo mediático, muy pocos se lo tomarían en serio y las campañas de la prensa lo harían un 'reality show'; como lo hicieron hace unos años con la momia de Tutankamón de Egipto y que fué una vergüenza y un insulto. Por eso la momia de San Pablo tenia que quedar allí para siempre. Tendran acceso al túnel gracias a la intervención de su alteza Sulman Bin Hamad Al-Jalifa; quien además era un estudioso de  arqueología y estaba a la cabeza de los grupos que desenterraron los templos de Ad-Diraz y Barbar. El Principe tendió pacíficamente una mano a la comunidad Cristiana.
Horas más tarde, de regreso al hotel, descendieron a caminar con Montrond y Navarro. La noche estrellada de Bahrein a la orilla del mar, en silencio pensando en un punto que ya habian tocado, volviendo nuevamente a hacer hincapié en lo importante del descubrimiento. "Si lo que estaba escrito en esa especie de tatuaje era lo que creian 
¿ porqué dejarlo todo bajo secreto ?" Montrond respondió con su voz de bajo tenor haciendo vibrar el espacio. El descubrimiento era importante y si el pensamiento de Dídimo el Ciego, y lo que Felipe escribió era correcto, queria decir que la hipóstasis y al concepto de prosopón estaban allí, vivos en San Pablo, con toda su energía.

En adelante, se lo repetia nuevamente, formaba parte del grupo y tendria una nueva visión para trabajar con ellos desarticulando la amenaza del apocalipsis anunciado por el terror. Iba de regreso a Paris; unos días en la Sorbonne, luego regresaria a Montréal via Nueva-York.









                                                       9





                                           Terminó el largo email de Pablo pero no tenia cosas de gran importancia que contarle solamente las novedades de la semana en la red y le respondía tarde en la noche.  La semana pasada la invitaron a 'La Zarzuela' y aunque iban por años sin verles reinaba siempre ése buén gusto que logró imponer doña Sofía. No, no iba a estar siempre negándose y seguir allí sola en el caserón de la Castellana, harta de aquella soledad agobiada con problemas de otros y llamadas de urgencia, pacientes irrecuperables; mientras que ahora retirándose, trabajando menos y volvió a aceptar invitaciones, sin urgencias ni recriminaciones desesperadas, que no le fuesen a pedir nada más de la cuenta.
La última gracia que les hizo el inefable 'Moriarty', que recordara su verdadero nombre, no podía ponerlo en un mail, el de siempre, el malvado y anónimo Moriarty de Conan Doyle, pués les envió un Jaguar XJ de regalo y que no creería, pero ella, cuando lo vió quedó paralizada del impacto que le dió, sin saber qué hacer con esa máquina anacrónica modelo de colección digno de un museo, le explicaron problemas de aseguradora y dificultades de aparcadero. ¿ Podia imaginársela? Pero pese a todo firmó los papeles y alli quedó en el subterráneo del edificio en una caja enorme y él iba a encontrar que exageraba pero fué tal el asombro del Duque del infeudado que tuvieron que darle aerosol con cortisona, casi se ahogó de la risa y  le volvió el asma bruscamente.

Mañana regresaba a Palacio nuevamente, una agencia especializada envía un chofer, preguntaron si lo prefería con o sin uniforme; más ataques de risa del duque, porque nunca se les pasó esto por la cabeza y finalmente les respondió que no, que bastaba que se vistiese de negro; habría sido surrealista llegar con un chofer de uniforme, en un Jaguar de museo. Durante la cena se comentó que los Alfarach se construyeron una mansión que costó nueve millones de euros; la península en plena crisis financiera, los parados, los desahuciados y un aire cargado con lo que se avecina y estos que aparecen con algo incongruente. Dijeron que se mudaron a vivir en Andorra, regalo de matrimonio. 

Ahora podía mirarla solamente como 'una vieja tia' aunque después de todo la diferencia de edad no era tan grande y parecíó menos aún veinte años atrás. Pero tampoco fueron libres de hacer lo que se les dió la gana, de ningún modo lograron liberarse por eso ahora queria vivir unos años a su manera en 'jardines de babilonia' sentada con los que adoraban el Grand Ballet y sus instrumentos preferidos, donde el único drama que se ventilaba era solamente en la ópera. Todo transformado en anécdotas entretenidas, enterándose cuando subiría el precio del café en Guatemala y cómo se podia vender arroz aún no cosechado conociendo de antemano todo lo que sube y baja de precio antes de existir, se lo repitieron y ella no les creyó una palabra cuando lo escuchó a la hora de los postres.  
El duque se rió mucho cuando se lo contó; tuvo obligadamente que decirselo y ni corto ni perezoso, partió el lunes de mañana a la bolsa de productos y compró un contrato de molibdeno y potasio, a plazos, si los precios se desplomaban se enriquecía el Duque ! que no conocía ni el sistema periódico de elementos y no distinguió jamás el bronce del cobre, pués mira, que ayer los precios se desplomaron por la crisis y hoy le depositaron tres millones de euros en una cuenta en Panamá. "Otro misterio de esta peninsula en donde lo propio es invisible", dijo, incisivo y mordaz. Tenían que acostumbrarse a esa aptitud que tienen algunos para ganar en todos lados. 

Enfin, trabajó mucho este último tiempo también tenia oficio para escribir y mucha imaginacion si de eso se trataba con una disciplina tiránica para su medicina especializada. Aunque no era audaz ni menos para la ficción y no tenia esa ambición suya ni postulaba a premios de investigación, como sus 'documentales' que por alli circulaban.  
No tenia que preocuparse por ella, él queria verla de otro modo pero las ilusiones la angustiaban, estaba feliz con lo logrado. Leyó atentamente sus últimos mails y videos, se alegraba por Leda y le leyó al Duque toda la escena del acto segundo, sin eso Leda simplemente no existiria y peor aún, su vida habria terminado antes. "¿La seguia en su idea ?  ¿ Qué era lo más importante ?" Lo que realmente contó es que fueron capaces de organizarle su caos personal y todos concientes del descenlace, se leía facilmente, lenguaje de cronista, sin hechos escalofriantes, sin sangre en la arena ni amantes celosos, ella comprendia sin que necesitase entrar en más detalles, sobretodo eliminando lo sórdido de los cuadros del primer acto.   

Ahora era él quien estaba en un periodo de transformaciones, tenía que seguirlo todo muy de cerca, en éso no tenia gran cosa que agregar con la metamorfosis kafkiana y la cucaracha creciendo a puerta cerrada, en las postrimerías, los años desfilando tan callando, como dijo el otro. Por su parte, no se encandilaba y volvía a los recuerdos de las liebres en la ruta del Duero y cómo se salvó de múltiples trampas que no fue el destino que se las tendió sino que ella se las instaló a si misma. Pero no le gustaban los retrocesos en su memoria aunque ahora estaba en un verdadero 'paso doble' de pura nostalgia. 
Con don Jaime pasaron juntos a través de lo peor y los intereses los mantuvo juntos, las canciones de amor fueron solo para regar un poco la emoción, un vago
refinamiento en el arte de la conservación con la observación prolija del comportamiento de otros y eso también les llevó a funcionar con éxito; el desafio fue detectar las mentiras, desafios de todos los dias, agresiones sutiles en el medio que frecuentaban, seres que les juraban amor eterno con sonrisas y servilismo, haciendo verónicas pero robando hasta las ideas.
 "Ah ! Don Jaime te envía un recado", dice que todo se deshace cuando aparece el amor nefasto, que ellos fueron indisolubles solo por no haberse amado nunca y se asociaron  para no dejarse abusar, alcanzando una comunión permanente, como una sola persona.
  
Leda, no hay que olvidarlo, murió alli muy solita en la unidad de cuidados paliativos con una dosis de morfina que al final le metieron casi a la fuerza para que no siguiera sufriendo, lo que se hace regularmente y ellos no le llaman eutanasia, tenian la obligación de socorrer ese tipo de pacientes, evitar angustias y sufrimientos, el Colegio Médico, insistiendo siempre que la eutanasia no existia. Todo se terminó suavemente, le puso un Brandeburgués de Bach en fa mayor, los tenia todos en su iPod y con eso se quedó tranquilamente dormida, sonriendo; le dejó los audifonos puestos, puro Bach, volumen al máximo hasta que subieron los de la morgue a buscar el cuerpo. 
Entonces el Cartaginés se derrumbó, quedó vacio y completamente perdido, dejó la antena del canal, le borraron la columna del periódico y terminó por perderlo todo y ellos le trajeron a casa, los únicos abiertos en acogerle, alimentándolo con cuchara, volviendo a pegar trozos con paciencia artesanal, cada dia una cuota para negociar su retorno a la vida, componiendo un diálogo con el sufrimiento de un sordo. Poniendo el acento en desarticular la experiencia traumática que se acumuló demasiado porque estuvo a punto de alcanzar la puerta de salida del laberinto pero alguien fué y le cortó el hilo de la madeja.

Todo requeria concentración para comenzar a exponerse cada dia, refuerzos, asimilarlo todo nuevamente y volver a distinguir lo seguro de lo peligroso sin herirse. Pero como sucede siempre, la mejoría apareció con un primer perfil de ingratitud, cuando comenzó a volver a caminar pudiendo reconocerse a si mismo en el espejo. Fue recuperándose suavemente y un buén dia, así fué ! partió sin decirselo a nadie, dejó simplemente una carta en la consola de la entrada al estilo de un último acto, toda una sorpresa de primavera. Su partida les dejó ese vacio que aparece cuando se esfuman las tareas ingratas; por eso, ahora, podian comprenderlo todo acerca de Leda. 
Después se preguntaron si acaso el Cartaginés habría sobrevivido sin ellos, si no hubiesen estado alli para apuntalarlo, pero no era una pregunta cabal puesto que el asunto fue que realmente allí estuvieron y era inútil torturarse con eso y sabian que la respuesta era que todo se habría desmoronado. "No solo eso sino desbaratado, caida libre de la montaña rusa de los adictos " agregó con cierta amrgura, don Jaime, pero cáustico y burlón como siempre, dice que "a ese último acto le faltó una salida, le faltó un bosque sombrío de cercanías para esconderse, una salida al otro lado del túnel donde encontrar un sendero biblico para rehacer el alma como protagonista de una epifanía inesperada". "¿Le seguia la idea?"
Ahora ellos estaban filmando el documental iban en las etapas coincidentes para que aparecieran las hadas madrinas que salvaron a Leda cuando recién llegó a la nieve semidesnuda en una noche de Enero, en la infancia, vestida solo con un corpiñito de verano cuando el termómetro indicaba diez grados bajo cero,  allí aparecieron las hadas madrinas por primera vez echándole leña al fuego para salvar a la familia de Leda Cisneros. Al comienzo, la Orden, los salvó en todo sentido introduciéndola en un marco social digno, transformando la calabaza en carroza y la alpargata en zapatilla de cristal.
La pusieron donde nunca habria podido acceder por sus propios medios si alguien no tenía recursos; no como otros, que llegaban a la Peninsula desembarcando de un Zodiac, enfrentándolo todo sin nada, con otras reglas del juego. 
Vió frente a la cámara con flash y reflectores, ajustando la exposición, los que venían en la Patera, ya muertos y no eran sino niños flotando a la deriva y que se murieron de hambre y sed.  Volvió a ordenarlo todo editando la toma, lo discutieron, la visión era dantesca, no estaban de acuerdo si dejarían mostrarlo. "¿Qué decia? ¿Que no lo sabia ?" Fueron dias siniestros abandonados en un territorio inclemente. 
"Es el momento sagrado de seguir haciendo camino y aunque cantarlo a lo Machado es muy poético, saber adonde se va es otra cosa, tenian que romper la inercia, volver a la red social, filmar nuevamente y completar la película rehaciendo el camino y si no lo hacian, todo lo ganado se volverá en su contra, no será capaz de poner una barrera para contener el pasado" dice el Duque, bebiendo champagne Perrier y leyendo a Montaigne, a quien cita : « Parce que nous ne savons pas toujours ce qu'il faut faire et encore moins comment il faut se prendre pour le faire »

Desembarcaron alli con "médicos sin fronteras" y todo resultó desprovisto de de compasión y piedad social, constataron que cada uno compartia solamente con los suyos. Entraban como si hubiesen estado siempre en terreno conquistado, sin dar consuelo sin intercambiar palabras en el idioma de los otros, solamente gritos y ráfagas de ametralladora pesada. Tampoco alli pudieron llegar a un acuerdo acerca de qué estaban editando. No les quedaba claro como presentar los personajes, por éso ahora compartia la recomposición de roles abriendo las puertas nuevamente, instalándose para filmar volviendo al terreno de la ficción, componiendo, donde no existia realmente la verdad objetiva y al fin ahora estaban de acuerdo en que mucho de lo filmado no se podia mostrar públicamente.
Tenian un compromiso mutuo ya que todo no era obrita simpática; todo era muy malo y duro, incluso era posible que después resultara pésimo y macabro, la pretendida verdad quedaba a medio camino y lo emotivo y salvaje la salvaba un poco del aburrimiento pero no lograba ser sutil ni menos inteligente; simplemente una obrita de ficción y al final los únicos que quedaban eran ellos como figurantes, porque los tramoyistas, directores y electricistas y todo el resto desaparecia, esfumándose como si nunca hubiesen existido. Ellos seguian creyendo que todo funcionaba normalmente porque nunca fueron realmente espectadores de su obra y solamente filmaban y aunque pese a todo se creian realmente sentados confortablemente en la butaca, eran solo figurantes y nadie podía reordenarlo todo y ponerlos en otro rollo.

"He estudiado varias veces el video" -agrega el Duque, sin ofender a nadie- 
Pero él lo habria filmado de otra manera. Sobretodo la escena clave del acto segundo donde habían salvado a Leda Cisneros de una muerte segura cuando en verdad solo le prolongaron la vida pero no pudieron salvarla. La pusieron en la obra con un entorno protegido, los actores eran amigos fieles, incluso se agotaron los abonados y tuvieron dinero de sobra para mantener el ritmo sabiendo todos cabalmente a que atenerse y dando lo mejor de si mismo. Pero lo  que sucedió realmente en ése teatro Montrealés no fue sino una repetición, la gimnasia de lo que vendría, sin éso la habrian enterrado mucho antes pero ahora habia llegado el momento de pasar página, ir a otra cosa; tenía que dejar de lado aquello, su famoso Club del video, dejando de lado los documentales dolorosos, encontrar otros actores, ir a la farándula, algo cómico y era un imperativo necesario dejar la tragedia, frente a la imposibilidad de parar los golpes abandonar a los rabiosos y dejarlos que navegaran confortablemente en la red, porque se le iría infiltrando una amargura desconocida, el gusto amargo del veneno en el paladar no será suficiente para que se dé cuenta ni podrá reconocerlo de antemano, se lo irá comiendo de a poco y terminará echándose la culpa por el libreto que ni siquiera habia escrito; impugnando la opinión del publico por no comprender el genio de una obrita de teatro sin importancia. Todo dependia de él, darse un nuevo significado, tenia que volver a escribir, alfin y al cabo no era nada más que teatro de vodevil y podia hacer lo que se le diese la gana pero si no lo hacia a corto plazo no pasaria a través. Insistia, llegó el momento y tenia que comprender en todo sentido la noción de salvarse, pasar a otra 'mise en scene' del baile permanente y ponerle, ahora, los colores de Matisse que tanto le fascinaban.
 

"Aprovecho pedirte que en algún correo nos cuentes en qué terminó lo de Ciro van Guz, al duque le preocupa lo del petróleo en Irak; arrendó un galpón en un poligono de Madrid, poniendo nuevamente en marcha la Litografia, están invirtiendo en acciones de la British Petroleum, me dijo riéndose socarrón como siempre y también, ¿ Qué sucedió con Montrond, vivia siempre en un fiordo de Islandia? Ahora el duque está enamorado del video de la monja tibetana, cuando recibió el primero que enviaste corrió al Google para ver si todo era cierto, le conoces, no se contentó con las fotos y te está escribiendo sus impresiones de puño y letra acerca de las secuencias que trajo el archivo; comprendiendo que lo erótico y pornográfico eran nuevos agregados, sobretodo ahora entrando en la vejez, aunque ella y don Jaime  no podían compartirlo, él se anticipó mostrándoles esa distancia irrecuperable en sus vidas tratando de aplazarles el pudor de la vejez a su manera.  Queda pendiente el tema del 'secreto de las Cantatas de Bach' que les dejó intrigados y pregunta el duque, dejándose arrastrar paso a paso, que cómo se le ocurrió meter la música de Bach en el complot de un libro de misterio.









                                                                   10





Era tarde y respondía desordenadamente,  no podia comentar acerca de Montrond, todo se encontraba en el nuevo film, Orlando Elcanoso queria ir subiendo poco a poco la peli en al internet hasta completarla y durante semanas no apareció por casa y se lo imaginaba ocupadisimo filmando una obra de largo aliento pero como profesional era más bién perezoso; pero la verdad es que dejó de filmar por algún tiempo y volvió a pintar al óleo porque le dió nuevamente por pintar y compró telas, bastidores y enormes tubos de óleo, aunque hubiese sido más lógico con acrilico que seca en un dos por tres, pero decidió que tenía que ser al óleo y además ahora tiene toda la casa impregnada de ese olor de aguarrás sofocante y sentia tener que decirle que no tenía más noticias y tampoco queria entusiasmarlos con la historia excéntrica de las cantatas de Bach,  porque Elcanoso en cualquier momento podia cambiar bruscamente de idea y se quedarian todos 'con los crespos hechos' sin saber nunca más qué fué de Montrond y todos los otros. 

Por su parte, felizmente, como una primicia podia adelantarles que Montrond tuvo un encuentro en Mallorca con los del 'Servicio secreto' y luego se fue a reunir con los del 'Intelligence Service' en Devonshire y si logró saberlo tal cual, fue gracias a que Felipe Camps lo contó a ambos, con Elcanoso, cuando se los encontró subiendo a pié parcimoniosamente desde Columbus Circle hacia el Upper West Side. Ellos venían del 'Mets' donde ponían La Traviata.   

"¿Tienes noticias de Montrond ?"  le preguntaron. "Precisamente, dijo riéndose, me lo encontré de sopetón, en Manhattan, una mañana soleada de abril en pleno Central Park, Casimiro sentado a la salida de un tunel, tocando la harmónica rodeado por un grupo de turistas japoneses, primer dia de semana santa en Nueva-York". 

Contó que Montrond desembarcó en Montréal un par de semanas atrás y apareció como por arte de magia en la Universidad y ese mismo fin de semana se los llevó a él y Begoña a Utah, a consultar archivos a Salt Lake City. Parece que se trata de genealogía y de historia que mantienen los Mormones. Felipe tampoco quiso darle más detalles diciendo que era algo confidencial acerca de archivos que los Mormones han repertoriado por registros civiles de distintos paises microfilmado alrededor del mundo, asuntos relacionados con repertorios de familias.


                                                      Montrond sobrevoló a baja altura las baleares pilotando su hidroavión anfibio Searey Aerodyne, preparándose para amarar, viendo contra el horizonte las montañas de Palma de Mallorca y más lejos en la costa sudoeste de la isla, la ciudad en miniatura en pleno centro de la bahía, capital del archipiélago y uno de los lugares más atractivos y cosmopolitas del mundo. Ciudad fundada por los Romanos, invadida sucesivamente por hordas de paso a partir del siglo V y por los años 910 los árabes la incorporan al Califato de Córdoba y precisamente fueron los musulmanes quienes volvieron a darle prosperidad y estabilidad, luego el Islam la rebautizó llamándola Medina Markuya y en el siglo XIII pasó a formar parte de la Corona de Aragón, entre tanto, guerras de piratería, invasiones, los Condes de Barcelona, la casta de los Berenguer, todos pasaron por ella tratando de adueñársela, pero jamás lo lograron completamente.
El hidroavión se aproximó suavemente hasta un velero de 43 metros de eslora construido en oscura madera de arce, movido lentamente solo por la corriente continental.  

Desde la popa del velero avanzó Ignacio Caro; su salida contrarió los protocolos de seguridad; la agenda del CNI y los servicio secretos quedó trastornada, los  implicados anticipaban nerviosamente su vuelta de modo que más valia que aquello fuese de real importancia y medía sus palabras al decirselo. Esperaba que la gravedad del fenómeno que iban a presenciar, único en su género, justificara todo el resto, en seguida tendria que tomar una decisión de peso, informar o no al Jefe del Estado lo que de algún modo podía cambiar el rumbo del país. Montrond e Ignacio Caro se conocian desde tiempo, llevaban años trabajando juntos y aunque se veía la diferencia entre ambos, la condición atlética de Montrond disfrazaba su verdadera edad que sobrepasaba ampliamente los sesenta.

Bajaron hasta una sala de conferencias donde estaba instalado un sistema de cine con pantalla gigante. Introdujeron un video disco, las luces se apagaron cuando la voz de Montrond vibró en el maderamen del yate afirmando que podian comenzar a visionar el documental. En la pantalla se vió dos cofres de acero inoxidable, cada uno semejante a una máquina portátil en posición vertical. En el video se veía alguien avanzando hasta uno de los cubículos. Desatornilló sin esfuerzo un bocal esférico y desde una botella vertió un liquido azul al interior y cubriéndolo volvió a cerrarlo minuciosamente. Luego acercándose al segundo cofre apretó un botón poniendo en marcha un motor con un ruido apenas audible. Se escuchaba el zumbido de los motores, intermitentes. El personaje sostenía en su mano un diminuto control remoto que activó apretando sobre un botón rojo y de inmediato una fuerza centrifugadora se puso en movimiento acelerando gradualmente, el ruido de una transmisión automática, titubeando y luego cambiando de velocidad. Acto seguido apretó un indicador numérico e inmediatamente se abrió una chapa metalica y en una microfracción de segundo se elevó desde el orificio una pequeña nube de gas de color gris, lentamente al principio, girando en espiral y enseguida sin impulso visible fue cobrando gradualmente fuerza y multiplicando su velocidad. Solo transcurrieron unos segundos y vieron frente a ellos como se alzó el remolino de un auténtico tornado en miniatura. Observaba atento, giró levemente su cabeza para mirar de reojo a Montrond, pero estaba impávido. Ahora el personaje dirigió la manilla del control remoto hacia el segundo artefacto presionando un gatillo digital, provocando la apertura de una chapa metálica semejante a la primera y de allí se elevó una columna de vapor como una serpentina hasta alcanzar el mismo nivel en que se encontraba la pequeña nube de gas y de golpe con un chasquido seco la absorbió tragándosela completamente, luego con una pirueta retroactiva se introdujo violentamente en su cofre encerrándose herméticamente. La máquina se detuvo con un estertor dejando escapar una vaharada de aire caliente que sonó como un suspiro de alivio y aquello fue todo lo que quedó del ciclón en miniatura.

Ignacio, asombrado, preguntó cómo lo había obtenido. 
"¿Somos los únicos en poseer esta video, tenemos la máquina o se puede construir a una escala superior? "

Desgraciadamente la respuesta no era definitiva ni precisa, respondió Montrond,  y peor aún, sospechaban que ya estaba realizado y en posesión de varios paises. 


Subieron y caminaron lentamente por la cubierta, observando un punto lejano en las montañas que formaban el horizonte, el sol caía implacable sobre la bahía de Mallorca, apenas una brisa bajo un cielo azul profundo. Bruscamente, Caro se detuvo, mirando fijo a Montrond. 

"¿Los Americanos lo tienen?" 

La respuesta era afirmativa y los del MI6 informaron que lamentaban que fuese así. 

" ¿ Pero porqué lamentan que los americanos lo posean, quieres decir que ya hicieron un modelo en gran escala?"
" Así es, dijo Montrond, y capaz de producir un verdadero tornado, devastador" 
Se  quedó moviendo la cabeza, incrédulo, desechando la idea que la asaltó de golpe y sin aceptar lo siniestro de su propia ocurrencia.
 "¿Quieres decir que el famoso huracán Katrina de Nueva Orleans, fue un accidente y que perdieron el control ?" 

El Intelligence Service cree que los Americanos cometieron un grave error con ese experimento y que la tragedia de Nueva Orleáns comenzó efectivamente con un huracán bajo control pero jamás van a admitir que lo desencadenaron. El SIS inglés quiso compartir información solo con Europol y él continuó investigando por su cuenta y ahora le traía esto, confidencialmente.

Para compartir la información - le contó Montrond- le citaron dentro de un edificio de concreto armado construido a 185 metros bajo tierra y únicamente en profundidad ya que por encima un paseante solamente podría ver las praderas verdes de Devonshire y algunos animales de lechería que daban la reputación a su famosa crema regional, un paisaje bucólico con suaves hondonadas que bajaban extendiéndose hasta irse perdiendo a lo lejos en dirección del canal de Bristol. En el silencio de la pequeña sala blindada escuchó la voz grave de sir Richard Dearlove y las circunstancias que estaban viviendo le agregaban una emoción particular al cromatismo de su voz. La sala conectada por el sistema endoscópico de comunicaciones. "Fuimos victimas de tres mega atentados y aunque al comienzo parecieron no estar relacionados a partir de alli eso nos obligó a diseñar otro programa de observación" . La sombra alargada del cuerpo de Casimiro de Montrond se vió al fondo sentado a la derecha de sir Richard. Todos los invitados llevaban anteojos infrarrojos y solo asi podian verse en la oscuridad interior como en plena luz del día. Los miembros del Comité allí reunidos eran solo siete y para la reunión los responsables de Urgencia exigian oscuridad integral de acuerdo con el código de seguridad; en esa atmósfera controlada la luz no existia, se entraba en la oscuridad, un vacío completo y para lograrlo se habian servido de una sofisticada tecnología usada en los programas de vuelos espaciales, se entraba a la sala provisto de un anteojo infrarrojo y de una máscara de oxigeno. Una sala donde la autorización de entrada se verificaba por la carga magnética del cuerpo, temperatura y cronicidad del ácido ribonucleico, cada miembro del Comité de Inteligencia era sometido a una prueba, antes de ser admitido, máximo nivel de seguridad y control de acceso. "No se trata de estadisticas" afirmó Montrond, todas las miradas clavadas en él.
"Esto forma parte de un calendario disfrazado para ser presentado simplemente como cifras y fechas, algo anodino que no llame la atención. " Pero tambien el objeto es poder mostrar estadisticas, -interrumpió Dearlove- combinando factores múltiples representando fechas religiosas por regiones, narrativa de posibles atentados, claves aritméticas que otros van a recibir" En la sala se produjo un silencio completo como el vacío en donde se encontraban. Así fue su viaje relámpago a ver a los del SIS.

"Dime Casimiro, preguntó Ignacio Caro, ¿Es posible bombardear un huracán cuando se está desplazando?" 
"Se hizo en otra época, se trató de eso en los años sesenta y luego volvieron a tratarlo en los ochenta, experimentos con ioduro de plata para crear una atmósfera ionizada, crear zonas de lluvia artificial para la agricultura y cosas semejantes", respondió Montrond. 

"¿ y qué dió como resultado? ", insistió Ignacio.
En el Centro Americano de Investigaciones Atmosféricas circulaban diferentes versiones afirmando que la energía calórica que se desprendia de un torbellino de ésa índole, como el de la New Orleans, tenia una fuerza calculada entre 50 y 200 trillones de Watts lo que seria casi equivalente al monto de energía que se desprendería haciendo explotar una bomba nuclear de 10 megatones cada 20 minutos, y que lógicamente era imposible de asumir. Ellos continuaban investigando a distintos niveles pero ahora él tendria que decidir qué hacer con la información.






                                                     11





El lunes primero de Diciembre Felipe Camps daba una clase magistral, 'Espiritualidad en la vida de los Pueblos Originarios', primeros habitantes del continente Americano y el orígen remoto de esa parte de la historia que se estima en unos 8000 años atrás. Actualmente todo ese territorio es el Estado de Utah que fue ocupado por tribus nómadas como los antiguos Anasazi que vivieron alli hasta el año 1300 de la era actual y efectivamente no eran otra cosa que los ancestros de lo que hoy se conoce como los indios Pueblo. "Anoten que Anasazi en lengua Navajo quiere decir los Antiguos, dijo Felipe, y los Anasazi, continuó, vivían en lo que se denominan ‘cliff dwellings’ habitaciones construidas en rocas escarpadas y las más grandes existen aún, se encuentran en Arizona región también habitada por los Navajos y luego por la tribu de los Uta de donde proviene el nombre del actual Estado de Utah, también vivieron alli los Paiute y los Shoshones de los cuales se habla mucho en estos días debido al herbolario médico y su conocimiento del contenido químico de hierbas y plantas..."
Al curso de magister asistian unos treinta alumnos de ambos sexos, inscritos en el programa de antropología que tenía lugar en la pequeña sala de conferencias de la Facultad de Estudios Antiguos y Modernos, iluminada tenuemente por diminutas lámparas de neón blanco, pero que poseia además un dispositivo de alumbrado halógeno individualizado lanzando un haz sobre cada pupitre habilitado en semicírculo, mientras abajo el profesor se tenia de pié sobre una plataforma de madera. Un sistema de termostatos mantenía estable la temperatura ambiente invierno y verano, la sala tenia altos ventanales verticales donde pegaba el sol desde el lado Oeste y su construcción consistia en un largo muro de cristal térmico tocando la roca de la montaña, mostrando su corte abrupto dando la impresion que el aula se prolongaba naturalmente encumbrándose cerro arriba, cubierto por pinos de la foresta boreal.
De improviso, se escuchó una voz inundando la sala. Felipe levantó la cabeza sorprendido pero reconoció de inmediato esa voz familiar de bajo tenor que hizo vibrar las vidrieras del aula. El personaje apareció en lo alto del anfiteatro vistiendo impecable un traje Príncipe de Gales del mejor paño inglés y levitó al desplazarse a través del auditorio; extrañamente, todo el sistema de iluminación a lo largo del muro perdió levemente irradiación como si algo hubiese absorbido una parte de la energía.
"¿Montrond?" preguntó Felipe, tapándose los ojos haciendo una pantalla con la mano.
La figura atlética de Casimiro de Montrond, descendió rápidamente las gradas y al mismo tiempo sonaron los timbres dando por terminada la clase magistral, los alumnos se precipitaron hacia las puertas laterales. Imposible olvidar ése rostro de hipnotizador ni esa pronunciada nariz aguileña dándole un aire de halcón de cetrería; figura alta, todavía impregnada de fuerza para un hombre de sus años. Felipe movió su cabeza, incrédulo, sin poder evitar el gesto de asombro que le producia siempre Montrond, acarreando una impresión de irrealidad que envolvia todos sus movimientos. Lanzó su abrigo impermeable y un paraguas con empuñadura de acero sobre una banquetas y acto seguido sin ningún preámbulo comenzó a contarle su avance en otra de sus investigaciones secretas; la de los Pantanos de Ricobayo en un lugar histórico religioso conocido como San Pedro de la Nave, en España circulaban muchas leyendas urbanas acerca del tema.
"¿Porqué no me avisaste que dejabas Reykiavik?" preguntó Felipe.

Entre otras de sus excentricidades, Montrond vivía en Islandia, al fondo de un fiordo llamado 'Alkuavik' y debido a su topografia su casa estaba anclada en lo alto de un risco, contra un bosque de coniferas y era visible solamente desde el mar lo que daba la impresión de una construcción al borde del precipicio.
La casa de Casimiro era intima, sobretodo un reflejo natural del medio ambiente, el equivalente en arquitectura a una gran linterna de papel de arroz. Situada al fondo del fiordo era un encuentro simbólico de tierras altas con el mar, tenía un halo irreal, un encuentro metafórico donde se entrelazaba lo gótico y lo Shinto, construida con vigas pulidas de Oregón no tenía un solo clavo de metal en su armadura, la estructura era embutida y asegurada con pernos confeccionados con el mismo tipo de maderas aceitadas. Las columnas emergían como árboles desnudos y estos contenían luz integrada. De afuera, llegaba solo el murmullo del océano y al interior se escuchaba un canto gregoriano proveniente del maderamen, así Casimiro se entregaba a la meditación y silencio.
El plano de los pisos permitía reducir al mínimo la separaciones murales dejándola conectada y abierta sobre el mundo exterior. Todo se inspiró de estudios arquitectónicos de Frank Lloyd Wright y en la arquitectura orgánica de genios como William Morris y Bernard Maybeck, el espíritu mismo de la noción de diseño orgánico. Unidad a través de la complejidad, todo diseño de ingeniería tenía que estar sometido al movimiento a través del espacio. La diseñó Brian Hemingway, el genio moderno de la arquitectura Canadiense especialmente para él, basándose en sus propios conceptos. Al igual que Brian Hemingway, Montrond era hijo de una familia de Militares que prestó siempre servicios honorables al exterior de su país. Montrond era unos años mayor que Hemingway, se conocieron treinta años atrás en un congreso internacional de ingenieria. Montrond era ingeniero civil y de alto calibre y mucho más tarde se diplomó con honores en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cambridge.
"El conjunto de la vida, -dijo Montrond- no es sino movimiento a través del espacio, ceremonia y ritual". "Mi casa, repetía, tiene la obligación de ser un templo para el alma y la naturaleza al mismo tiempo, formar el interior del ser, un cuestionamiento eterno del lugar que le corresponde al ser humano en el espacio y en el tiempo."
"¿ Pero porqué ir a instalarte tan lejos ?" insistía Felipe.
"Tenia que ser lejos y secreta por razones estratégicas, explicaba Montrond, ya no se aplicaba a si mismo conceptos de lejanía o cercanía, eso existía únicamente para los que cumplían un horario de obligaciones"
"¿Pero no daba lo mismo construirla en el mediterráneo, en alguna isla secreta ?" Insistía Felipe.
Desde la Universidad de Montréal descendieron caminando atravesando el parque de la montaña bajando hasta la 'cuesta Beaver-Hall' y luego cortaron por una de esas estrechas calles empedradas de adoquines que forman el laberinto del casco histórico de Montreal alrededor del puerto para entrar finalmente en el antiguo restorán 'Relais du Roi', que se encontraba en una callejuela sinuosa y pintoresca. Todo se conservaba como a comienzos del régimen francés contrariamente al resto de la ciudad, donde el urbanismo moderno descalabró casi toda la arquitectura de la que fue una de las ciudades más hermosas de norteamérica. Los muros del restorán eran de piedra tallada y los artesonados sostenían lo que fueron bodegas cavadas en la roca revestidas luego de ladrillos en la arquitectura francesa de finales del XVII. Al comienzo el villorrio se llamó Hochelaga en lengua aborigen pero terminó siendo Montreal y se discutia si fue por 'Mont Royal' frente al puerto, o por un nombre hispano ya que decian que un navegante se equivocó en los nombres al enviar la cartografía al rey de Francia.
La luz al interior era levemente amarilla y tenue, velones de cera en candelabros circulares pendían del artesonado con cadenas y viejos cables, ruedas de navíos de otras épocas y múltiples artefactos de antiguas máquinas de labranza decoraban el lugar.
Se instalaron en una mesa de mantelería pulcra, blanca y almidonada hasta el suelo, los sillones mullidos vestidos de un terciopelo azul se veian deslavados por los años. El vidrio de las ventanas cubierto por jardineras de madera, macizos de plantas verdes y en medio de la sala un atrio de época con una inmensa chimenea donde ardia una fogata de troncos de arce, la madera más dura del Canada. El fuego creaba sobre los bronces reflejos dorados calentando incluso aquella atmósfera implacable y helada del granito. Pero el crepitar pacifico y el silencio del lugar fue interrumpido por el ruido de mamparas al abrirse; entre ambas puertas uno encontraba un guardarropas y sillones que permitian al pasajero esperar por una mesa. El ruido estridente de la campanilla en lo alto de la puerta alertó a todo el mundo y provocó agitación en el personal. Cuatro individuos vestidos de negro y con aire adusto se detuvieron frente al pupitre del maître d’Hôtel y fueron conducidos de inmediato a una mesa junto al bar quedando instalados lejos de la chimenea y de la mesa que ocupaban Montrond y Felipe. Uno de ellos miraba insistente en su dirección y sin disimulo. Luego hacia comentarios a los otros en voz baja.
Montrond tomó la carpeta con la carta de vinos.
"¿Tienes noticias recientes de Begoña?" preguntó mientras leía distraidamente y al mismo tiempo desde el bolsillo interior de su vestón discretamente sacó un lapicero boligrafo 'Meisterstück, Montblanc' plaqué de oro y apretó suavemente sobre el pulsador en el extremo encendiendo una luz naranja que proyectó sobre la pulcritud del mantel dibujando una leve linea casi imperceptible.
Por su parte, Felipe, sin darse cuenta del gesto continuaba explicándole que Begoña habia regresado de Nueva-York y se encontraba ahora mismo en la Universidad de Montreal, tomando exámenes.

Casimiro bajó levemente la carpeta de los vinos, levantó por encima la punta del boligrafo Meisterstück, el haz de luz naranja siempre encendida y sostuvo el pulsador apretado dirigiéndolo hacia el otro extremo de la sala trazando un dibujo geométrico en el espacio, semejante al perimetro de un rectángulo frente al lugar donde se encontraba la mesa de los desconocidos. Acto seguido dejó el pulsador, la luz naranja se extinguió de inmediato y volvió a guardarse el lapicero en el bolsillo desde donde lo habia sacado, su gesto duró solo unos segundos.
"Desgraciadamente, no podemos quedarnos aquí, prepárate a partir" dijo Montrond, imperativo y sin poner atención a la cara de asombro de Felipe se puso de pié explicándole que tenian solo unos segundos para salir de allí rápidamente, una vez en la calle le explicaría el resto. Entretanto podia ir llamando a Begoña en su portable; les proponía llevárselos a ambos, con él, a Utah. El avion de Europol estaba en el aeropuerto de Dorval en su hangar privado, pasarian solo a buscar los pasaportes.
Al mismo tiempo que Montrond dijo esto, las puertas de la reposteria de la cocina se abrieron de sopetón y por la ancha puerta batiente salieron trotando velozmente dos camareros con bandejas y jarras de agua, copas de vidrio y platos calientes pero al llegar a la altura de la mesa que ocupaban los cuatro individuos se produjo una colisión frontal, violenta, contra un muro invisible, una pared transparente contra la cual dieron de frente con un estrépito impresionante cayendo ambos de espaldas sobre la mesa enredados quebrándolo todo y rodando finalmente por el suelo. 

Uno de los individuos dándose cuenta que Montrond y Felipe alcanzaban la puerta del restorán lanzó un rugido de rabia que estremeció el recinto y tras una orden peremptoria saltó poniendose de pié, sacó una pistola automática apuntó en dirección a Montrond y apretó el gatillo descargando una ráfaga de balas de la Browning automática pero las balas de acero blindado rebotaron con un chillido espeluznante sin penetrar el cristal del muro y en su loca trayectoria, un proyectil destruyó una escultura de madera y otro atravezó limpiamente el torax del que daba las órdenes matándolo en el acto. En seguida todo fue completamente caótico, gesticulaban golpeando con la culata de sus pistolas tratando de encontrar un resquicio en el muro transparente. Pero entre tanto Montrond parsimonioso cerró las mamparas del restorán lo mejor que pudo y seguido por Felipe que recién estaba comprendiendo qué sucedia, se subió a un taxi que esperaba en frente.
"Tenemos solo unos minutos de ventaja, luego ese cristal se disolverá en agua como un cubo de hielo", concluyó, lacónico, Montrond.
"A la rue Montpetit, en la montaña ", dijo Felipe al taxista.
Luego, impaciente y con aire irritado se dió vuelta encarando a Montrond.
"Qué fué eso ! explicame, ¿Qué está sucediendo aqui ?"
Un muro de cristal sólido como el acero, se forma a partir de la descompensación de particulas de azote e hidrógeno, le explicó Montrond, muy similar a lo que sucedia durante ciertas tormentas tropicales y en todo similar a un fenómeno atmosférico.
Grandes masas de aire saturado crean una ionización favorable y luego por un fenómeno de densidad eléctrica se cristalizan en forma de hielo creando un muro de cristal congelado completamente impenetrable.
"Es lo que sucedió con el vuelo de Air France entre Rio y Paris" terminó Montrond, recordando el caso del Airbus 350, que al cambiar de ruta y altura entró frontal contra una tormenta tropical que degeneró en cristalización masiva. Una lluvia tropical bastante fuerte que desgraciadamente por espacio de unos largos segundos se transformó en un muro de hielo impenetrable contra el cual percutó el Airbus. El fenómeno luego se transformó en lluvia intensa, aquello fue una coincidencia trágica, imprevisible, un fenómeno atmosférico muy raro pero no por éso hay que descartarlo de los riesgos que representa. Esa ruta atlántica atraviesa corrientes contrarias, esferas en permanente ebullición y generadores de electricidad y de ciclones.
"Sí, sí, comprendo, pero en el restorán ¿ fué el mismo fenómeno?" preguntó Felipe.
Montrond sacó el boligrafo Meisterstûck desde el bolsillo interior de su vestón y se lo mostró al mismo tiempo que encendió su punta de laser y al mantener activado el mecanismo aumentaba la presión y podia recrearse un fenómeno semejante pero en dimensiones reducidas. Pero el resultado era igual, se formaba un cristal impenetrable durante varios minutos y luego todo se derretia transformándose en agua. Los del restorán iban a tener un buén trabajo esponjando el piso aunque nada comparado con el peor desastre histórico ocasionado por el hielo y el pedruzco que tuvo lugar un mes de abril en la ciudad India de Moradabad donde cayeron piedras de hielo de enorme tamaño causando la muerte de más de doscientas personas, a causa de las heridas sufridas.
"¿Begoña?, dijo Felipe abriendo su portable, Montrond recién hace escala en Montréal…No, aún no hemos almorzado, vamos alli en taxi subiendo hacia Outremont, Casimiro quiere saber si estás preparada para salir volando hacia Utah, una investigación, registros genealógicos, Salt Lake City"
"¿Qué, vais donde los mormones ? "gritó Begoña, pero Felipe sin responderle y con gesto impaciente le pasó el portable a Montrond.
"¿Begoña? " dijo Casimiro con su voz de bajo tenor.










                                                                    12




                                           Montrond conducía la Volvo rumbo a la ciudad amarilla. "Solamente en Nueva-York sientes el inmenso prestigio de Salamanca", dijo Montrond cuando entraban.

La Fundación insistió especialmente que todo tenía que ventilarse tras los muros de la Universidad a la sombra de su prestigio de siglos, una forma de darle crédito a lo anónimo y recompensa anticipada a tareas inconfortables.  

"Ayer dieron la confirmación, vamos a tener libre acceso a la bóveda y archivos de Unamuno"; dijo Montrond, estaba seguro que la clave primaria residía en sus notas manuscritas. 

"¿Quienes creen eso?" preguntó Felipe un poco exasperado pués no le gustaba cuando Casimiro se lanzaba en entelequias y lo perdia en su lentitud. 

"Ellos, repitió Montrond, allí los tienes, los de Sancti Spiritu, los mejores colaboradores de La Fundación ".

Al volante, con aire distraido, velozmente por la Gran Via y luego la calle de las Varillas, del Obispo Jarrin, de la Correhuela, llegando hasta de Azafranal, a la izquierda, tomaron la calle de la Rosa, viraron nuevamente a la izquierda. 


"Pensé que investigábamos para Europol", replicó Felipe. 

"Así es, pero sin el apoyo del 'Sancti Spiritu' no teníamos posibilidad de llegar a las fuentes de Unamuno", respondió Montrond. 

Lo que Unamuno escribió como creador no guardaba ninguna clave secreta para descifrar un misterio se trataba de documentos que Unamuno utilizó, aquello que anotó y que luego fueron clasificados y guardados, notas acerca de las cantatas de Bach y cómo Bach usaba la escritura musical; seguramente 'las brigadas del apocalipsis' lo convirtieron todo en un programa, claves numéricas, para enviar informacion codificada, porque lo grave era que de algún modo misterioso, lograron encriptar esos documentos en un modelo que ni siquiera la Agencia Nacional de Seguridad ni la CIA ni el Servicio de Inteligencia Estratégico de los americanos pudieron descifrar, porque en apariencia, como tal, no habia nada que descifrar. Las brigadas del Apocalipsis tenían un vehiculo fantasma para enviar códigos crípticos que no necesitaban de disfraz para viajar a la vista de todos por internet. Por eso entraba en juego la facultad innovadora de Unamuno, que era un genio para esquematizar, hacer participar en la utopia, comprender los fenómenos, anticiparse, estudiar el sentido de la muerte, un método de conocimiento. Una ficción donde no hacía falta habilidades especiales ni resolver el cubo de Rubick; simplemente esconder un mensaje dentro de un método y luego enviar el método, todo estaba allí, camuflado delante de los ojos, dependiendo solamente de quien fuese el lector. 

Aparcaron el vehiculo en el paseo Francisco Tomàs y Valiente, a Montrond le habian otorgado un permiso especial porque ahora retiraban por razones de seguridad todos los coches aparcados en las aceras en pasos rebajados a lo largo de los viales donde circulan los autobuses de lineas urbanas y que amenudo no podian entrar ni salir del Campus Unamuno en la Plaza Universidad de Bolonia. Tenian cita en la Casa-Museo en la calle Libreros.  

"De modo que las Brigadas del Apocalipsis escogieron Bach y Unamuno como medio de transporte" dijo Felipe, cachondo. 

"Mira, respondió Montrond sonriendo, existe gran variedad de métodos que se pueden usar para hacer una investigación y hacer una tesis, otras para escribir novela pero el texto explicativo no tiene los mismos elementos; el genio de Unamuno fué construir con pura inventiva". 

Siempre existen dudas acerca de un texto. Al principio no se comprende si es escrito o viene del oral, por eso es fundamental la presencia de un interlocutor que sirva como apoyo y cuando ellos interceptaban un texto la primera pregunta que se hacian era  ¿Existe complicidad? ¿Comparte informacion consabida o implicita?  La lengua escrita suele ser precisa y cerrada, necesita un léxico riguroso y muchas veces hay ausencia de improvisación y de espontaneidad, tenían que comprender que en el discurso escrito el mensaje estaba siempre a disposición de un lector que podia recrearlo en todo momento con ausencia total de elementos paralinguisticos como la entonación, el ritmo o el tono; por eso los conectores, los parágrafos y todo aquello al usar un texto que hace que la comunicacion es diferida aunque el destinatario no esté presente. 

"Cuando aprendes un idioma con letras de canciones, cantando, poco importa lo que diga la canción, solo importa la repeticion de las palabras y el sonido " agregó Montrond. 

La Fundación por analizar los foros de discusión, bases de datos, aplicaciones de correo electrónico o simplemente sitios de e-comercial en donde se podia comprar o vender cualquier cosa, la red ‘online’, notaron un descuido demasiado evidente en la seguridad, los autores se mantenian accesibles, sin crecer ni llamar la atencion.  Una tarjeta de compra era necesaria para poder participar en el crédito necesario; tarjeta de compra con un código de barras, único requisito de seguridad para proteger el sistema, incluso podia interpretarse como un intercambio inocente dentro de un código y todo archivado de antemano en una base de datos. Por eso los servicios de inteligencia no podían descifrar los mensajes ya que a través de ellos no se transmitia ninguna seña de identidad ni tenian correlación con grupos activistas como si los promotores del Apocalipsis no existiesen realmente.
"¿Es eso lo que estamos buscando ?  preguntó Felipe, ¿ Acaso un sistema puede ser tan coherente, basado en complicidades institucionales ? ¿ no existia una póliza válida para descubrirlo ?"
"Lo qué ocurre entonces?  insistió Montrond, con el mismo aire distraido, es que no se les puede asestar un buen golpe porque no ocurre nada, no hay protagonismo, no hay irrupción ni menos interrupción, lo que sucede no es un acontecimiento, nada visualmente, no hay ruptura"

Para llegar a comprenderlo necesitaban escarbar en los apuntes que hizo Unamuno acerca de la musica de Bach, cómo y de qué modo se podia incorporar un mensaje dentro de la música de las cantatas de Bach.

Uno de los ancestro del Bach que conocemos bien, fué Johann Bach,  y vivió en la ciudad de Erfurt, en la segunda mitad del siglo diecisiete, época en que se vivia de oficios que comportaban obligaciones peligrosas, regimientos que iban de de ida y vuelta, guerras efimeras, ocupaciones en los cuales todos tenian arte y parte, como los músicos de una ciudadela que tenian que vigilar y estar de guardia porque dependia su seguridad y hasta la supervivencia de la ciudadela y habilosos y despiertos si vislumbraban un peligro, tropas acercándose por la rutas de acceso, su obligacion era usar los instrumentos de viento al máximo, cornetas, trompetas, con un ruido sostenido y prolongado para darle tiempo a los parroquianos en juntar armas y cargar fusiles. Los músicos de la ciudadela tenian un papel muy importante porque sostenian la moral ciudadana alertándolos a todos con un himno como a las tres y media de la madrugada desde la torre más alta tocado por instrumentos de viento; era la señal del comienzo de la jornada, luego al mediodia para la hora de la merienda, se sentaban a la mesa escuchando otra melodia sagrada y más tarde, por tercera vez, escuchaban un coro de instrumentos de viento y era la señal que la jornada habia llegado a su término. Todos los himnos se interpretaban con una especie de trompeta de sonido grave que en su conjunto daba la impresion de un coro de cantos angelicales.

" Quiere decir que la música tenia un rol social " agregó Felipe.

" La musica era una señal, efectivamente y un elemento de unión, 
evento de reunión social ", añadió Montrond.

El consejo municipal de Erfurt hizo construir en 1657 un balcón, en el segundo piso, destinado unicamente a sus músicos para que tocaran Miércoles y Sabados después de almuerzo para entretener al público de la ciudadela. Los ingresos de los músicos para subsistir provenian de bautizos, matrimonios y entierros con tarifas fijas y aplicadas por el Consejo de la Ciudadela y solamente asi lograban sobrevivir ya que por el paso de tropas que iban y venian de guerras sin fin, el Consejo Municipal vivia constantemente al borde de la ruina sin poder pagar aranceles a los musicos y entre ellos vivían querellas permanentes, nada funcionaba a la perfección porque también estaban los buhoneros sin empleo fijo haciéndole frente a los musicos ‘Bach’, así les llamaban a los empleados municipales de la ciudadela que pertenecian a la orquesta de la Iglesia y tenian que ser capaces de tocar trompetas, cuernos, cornetas y flautas pero además saberse todos los instrumentos de cuerda a la perfección.

"Lammerhirt" dijo Montrond secamente. 

"¿Cómo dices? " preguntó, Felipe, sumergido en folios de archivos desplegados sobre la mesa de trabajo. 
 

"Lammerhirt", volvió a repetir, en ellos se encuentra una parte del secreto"

"No comprendo la idea" le respondió Felipe.
"Los Lammerhirt, explicó Montrond,  eran una familia de místicos, ancestros de Bach por el lado de su madre y creian solamente en una vision interior de Dios, formaban, por asi decirlo, una secta mística " 

"¿Pero qué tiene que ver eso con las Brigadas del Apocalipsis y el misterio de la Cantatas de Bach?" , insistió Felipe. 

"Nada, dijo Casimiro, ni con las Brigadas ni con las Cantatas, pero tenían que pensar en Bach; su genio no consistió en escribir música mistica sino en transformar la música en una plataforma y toda su obra está basada en ese misticismo y es al mismo tiempo un vehiculo que permite acarrear ese único valor a través del tiempo"


Por lo que toca a las Brigadas del apocalipsis, se interesaron precisamente en eso, rescatar el misticismo que provee una razón de ser y trasformarlo en vehiculo de la fé a través del tiempo, completamente blindado frente a un mundo donde todo cambia de moda, borrándose, dia a dia. 

« Sorprendente, realmente », dijo Felipe.

Tampoco había que olvidar que los Bach siempre estuvieron en conflicto con las autoridades, opuestos al oficialismo de la época, contra de los decretos obligatorios y eso hizo de todos ellos un grupo rebelde al dictamen y era un elemento de análisis que habia que tener en cuenta. 

"¿Por eso han escogido a Bach como vehiculo?", preguntó Felipe.

La estrategia de las Brigadas del Apocalipsis se confunde con la tradición de una fé religiosa expuesta a ser transformada de la noche a la mañana por modas sociales y eso constituia para ellos una vejación.  Era demasiado pronto para afirmarlo. para llegar a esa conclusión necesitaban estudiar las anotaciones musicales que en esa época llegaron de Italia y que incorporaron improvisando y transformando como el famoso Glass Perlen Spiel que venia de antes del Renacimiento creando fugas y cantatas, el famoso Juego de Abalorios que ahora tenían que volver a  trabajar con algoritmos modernos, ejemplos de lenguajes alternativos.

"En otras palabras, un buen intérprete que envia mensajes indescifrables", terminó Montrond.




                                                         13
                                                         
           

                                                    
                                             La voz del piloto los sacó del letargo. El Learjet 60 XR descendia sobre Salt Lake City dejando atrás, hacia el este, los majestuosos montes Wasatch y viendo como se extendian delante de ellos los Oquirrhs hacia el oeste.

"Comandante Montrond, volvió a repetir la voz, vamos aterrizar a las 10:55 hora local, en el lado este sector militar del aeropuerto de Salt Lake City". En el aeropuerto internacional de la ciudad la Base Aérea de la Guardia Nacional tenía un area militar restrictiva bajo su juridicción. Una reunión estaba programada en la cumbre con los altos dirigentes de ‘La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos dias’, los Mormones les esperaban en la Biblioteca de información de Historia Familiar en ‘West Temple Street’, en Salt Lake City.

 "Es la biblioteca genealógica más grande del mundo, se calcula que más de mil millones de fichas individuales de más de ciento diez paises están registradas en microfilms y conservados en sus bóvedas" dijo Begoña y acto seguido giró la fina pantalla HD de su Mac en dirección de Felipe y Orlando Elcanoso. Allí pudieron ver la foto de la biblioteca ubicada en 35 N. West Temple Street con su divisa al frente : ‘Encuentre a sus ancestros, encuéntrese a si mismo.

Felipe y Montrond no durmieron durante el viaje, trabajando en el análisis de una larga lista de nombres con sus respectivas señas de identidad; documentos clasificados que le entregó Europol a Montrond antes de despegar la noche anterior desde Irlanda. 
La tarea de Orlando Elcanoso como experto en fotografia computacional consistia en reducir ficheros muy pesados y luego microfilmarlos dentro de un espacio minimo. Durante la noche, logró reducir la lista a 47 personas señas precisas y actividades, cuentas bancarias, domicilios certificados, pasatiempos y empleos regulares, profesiones activas y remuneradas. Ahora todo sería rigurosamente verificado en ese centro de historia familiar, la provenencia y los lazos de cada uno de ellos.

En la plataforma del aeropuerto al lado de un par de militares en uniforme les esperaba un SUV, de tipo escolta, Cadillac, de color negro. En la puerta muy erguido, un hombre alto, rubio, de aspecto atlético de alrededor de un metro noventa  se destacaba sobrepasando al grupo. Un poco más lejos Felipe, sorprendido,  reconoció a Ciro van Guz, seco y adusto y que fué el primero en acercarse cuando descendieron la escalinata del Learjet.

 "Comandante Montrond, le presento a Bill Smith, responsable de comunicaciones internacionales de la Iglesia" dijo van Guz.

 Se intercambiaron los documentos oficiales según el protocolo, los militares revisaron los pasaportes y luego se embarcaron todos en el SUV que rodó veloz por ‘Wiley Post Way’ deteniéndose unos instantes frente al Hilton del aeropuerto comercial donde dejaron sus valijas y enseguida subieron por ‘Wright Brothers drive’ acelerando en direccion al centro de Salt Lake City.

 Una vez instalados, Elcanoso terminó de conectar su iPod y un amplificador de imágenes en linea con los archivos digitales de microfilm. Montrond propuso que analizaran solamente tres casos especificos para ver un primer resultado sin pretender estadísticas ni cifras más amplias; mientras Felipe y Begoña tomaban nota, el primero en un cuaderno con su boligrafo y ella directamente en su ‘Lap top’.

El primer caso se trató de Uwe Swartz, nacido en Sttutgart, en el land de Bade Wurtemberg, al sur de Alemania, el 1 de diciembre de 1946, hijo único de herr Johann Swartz y frau Gerda Schmidt. En la pantalla, frente a ellos desfiló silenciosamente el fichero deteniéndose al mostrar, amplificado, el nombre del sujeto en cuestión con su fecha de nacimiento, copias de papeles mecanografiados, inscripción manual en los registros civiles de una iglesia parroquial.  Bill Smith les miraba sonriendo, con el orgullo de quien puede mostrar un trabajo profesional con resultados de alta calidad. Pero luego la pantalla cambió de página y ellos le agregaron la última parte del fichero personal donde quedó a la vista que el mismo Uwe Swartz nacido en Sttutgart, murió en Berlin en 1987, victima de un accidente de tráfico a la edad de 41 años; no hubo entierro su cuerpo fue cremado y sus cenizas esparcidas, no tenia familia cercana ni se le conocian parientes.

"¿Estais seguros de la precisión de vuestros archivos ? "

 "Tenemos documentos y pruebas fotograficas asi como contactos y verificaciones personales que muestran, dia a dia, que Uwe Swartz, 63 años, vive aún en Berlin, es ingeniero, experto en miniaturización de explosivos y viaja cada tres meses a los Emiratos Arabes" dijo lentamente Montrond, asegurándose que le comprendian claramente.

Enseguida Elcanoso volvió a cargar otro fichero que les mostró unos segundos después donde se veia claramente a herr Uwe Swartz filmado en diferentes ocasiones de su vida cotidiana mostrando un hombre de mediana estatura, corpulento, de pelo castaño oscuro muy corto, piel bronceada y que parecia gozar de perfecta salud.

"Ese no puede ser el verdadero Uwe Swartz" alegó Bill Smith.

La documentación que poseian, probaba que habia muerto, efectivamente, en un accidente en Berlin a la edad de 41 años, de eso tenian las pruebas y podian fácilmente volver a constatarlo.

"En ningún momento lo pongo en duda Mister Smith y es evidente que el verdadero Swartz murió en aquel accidente en Berlin, pero otra persona asumió su identidad y susplantándolo vive actualmente en la misma ciudad, tiene la misma edad que tendria el otro actualmente y toda su documentación es legal y peor aún, es legitima en todo sentido", respondió Montrond.

Continuaron todos durante unos minutos mirando el video hasta desconectarlo, luego de un gesto impaciente de Begoña.


"Lo más grave es que este Swartz forma parte de una organización hermético religiosa, destinada únicamente a la destrucción de nuestro sistema", agregó Felipe.

"¿ Una organización terrorista ? ", preguntó Bill Smith.

"No querían dar calificativos ni usar trivialmente la palabra terrorismo" - explicó Montrond, porque se termina por banalizar el concepto poniéndolo al nivel de otras actividades violentas creando confusión en el entorno politico y muchas veces restándole fuerza para llevar adelante un contraataque.

El segundo caso que iban a analizar correspondia a Rafael Prado Praderas, nacido en Sevilla, España, el 15 de agosto de 1942. Nuevamente el fichero del microfilm rodó una fracción de segundo en la pantalla, deteniéndose frente a Rafael Prado Pradera, nacido en Sevilla en 1942, y luego de una breve pausa, cambiando de página, mostró que era hijo único de don Alfonso Prado y de doña Consuelo Pradera, muerto accidentado en 1995 a la edad de 53 años, bañándose en una playa de las Islas Canarias. Elcanoso puso en marcha el video que traia en el iPod y alli se veia a Rafael Prado Praderas, de 66 años, ingeniero aeronáutico, delgado, cetrino, de pequeña estatura y completamente calvo, filmado decenas de veces en lugares y actividades muy variadas, pareciendo gozar en todo momento de una salud de hierro.
 

También les explicaba el caso de Ciro van Guz quien les visitaba desde hacía varios días,  porque después de sobrevivir en el desierto de Irak y que la Corporación Petrolera publicara su muerte en los periódicos de europa ellos decidieron recurrir al mismo método; darle nuevamente señas de identidad legales, pero en lugar de cambiarle nombre y apellido conservaron los mismos así como fotos y señas personales reemplazando solo el país y el lugar de nacimiento Asi también con respecto a los 47 casos que Europol le encomendó a Montrond para verificación de identidad con Bill Smith en la Biblioteca de Historia Familiar de los Mormones. 
Once casos correspondian a hijos únicos, de familia europea, todos fallecidos víctima de algún tipo de accidente banal, sin parientes ni contactos familiares y ahora todos gozaban de una identidad similar y de una excelente salud.

 Al dia siguiente el Learjet 60 XR despegaba desde la base militar de la Guardia Nacional en el aeropuerto de Salt Lake City. Bill Smith partía con ellos, incorporándose al arduo trabajo que les esperaba. Nada de lo que se trató en la reunión de la Biblioteca podria ser revelado, era información clasificada, tampoco iban a desenmascarar a los usurpadores de identidad; al contrario, tendrian que construir una enorme red de conexiones en su entorno, arropándolos.

Hicieron breve escala en Nueva-York para dejar a Begoña -tenia que cerrar su apartamento en el Upper West Side de Manhattan- y luego retornó nuevamente a Montréal para depositar a Felipe y Elcanoso. Todos se abrazaron a Montrond en el hangar; se quedaron un instante ensimismados mirando como el avión volvía a la pista y tomando altura se perdía entre las nubes en dirección de St-John’s Newfounland desde donde más tarde cruzaria navegando, a gran altura, protegido al interior de un corredor aéreo militar que le conduciria de regreso hasta el norte de Irlanda.



                                                14





                                            Llegó muy temprano a su oficina y vió recién su email. Los árboles comenzaban a florecer,  la primavera irrummpía impetuosa  por entre los últimos signos del invierno y en todos lados aparecian tulipanes amarillos quebrando la severidad austera del hielo. Montréal semejaba a un navio varado, acostado contra los cerros del Mont Royal. Por sus binoculares siguió los senderos donde trotaban aficionados madrugadores, ejecutivos, profesionales que al levantarse se disfrazaban con ropa latex de signos de colores y cinturones reflectantes. 
 
Ella le reprochaba en su e-mail que se estaba transformando en un personaje virtual, siempre solo, escribiendo mucho y haciendo muy poco, volviéndose regañón y nada fácil y que la realidad no le interesaba sino para transformarla.
Era cierto que al envejecer se habian ido transformando y lo esperaba también para ella, todo más sutil y refinado,  aunque no hayan vivido el recuerdo de los eventos del mismo modo. Al comienzo se escribieron las cosas con papel y tinta y luego esas maquinitas ocuparon la tarea y luego también se fueron reduciendo de tamaño, como la memoria y sus recuerdos comunes, cada vez un modelo más pequeño.  Pero continuaba siempre alerta tratando de encontrar una luz marginal, aquello que es siempre  incierto y que ilumina la vida por el borde, donde se supone que comienza todo.

Ella, sobrevivió dolores que habrían dejado a otros con el alma a la orilla del camino, de acuerdo, pero lo logró porque tuvo también a su lado al infeudado don Jaime, revestido de su modelo de valores surrealistas, sin tratar de aplicárselos a otros. Mientras que en  el caso suyo se trató de un relato de las estepas canadienses y una soledad sin magnitud ni parangón para quién no la haya vivido, una distancia que rompía la realidad imaginaria con la densidad del bosque y la nieve; porque todo fué bosque, foresta boreal hasta la tundra, manadas de Ciervos, Alces antediluvianos, Coyotes corriendo detrás de Osos negros, enjambres de moscas hambrientas, belleza y dureza al mismo tiempo, dura igualdad pese a todo y nada de eso podia ser considerado como sufrimiento. La vida, simplemente y nada más. 

Cuando lo llevaron por primera vez a la Bahia de Ungavá solo llevaba aperos de cuero, insumos y dos libros de poesia, no sabía pescar y nunca se le ocurrió que la pesca pudiese tener la más minima importancia, ni menos matar animales y descuerarlos para comérselos porque ni remotamente se le atrevesó la idea que un dia tendría que comer carne de foca, aún sangrando.  Pero no fue un via crucis y es falso aceptar que lo digan, aunque tampoco fue miel sobre hojuelas insistía en que fue otra cosa, sí, otra cosa, porque tuvo que aferrarse a algo para no morir; venia de lejos y muy joven, la memoria de Allende quedó atrás y cuando llegaron a la Bahia de Hudson hacía solo seis meses que los militares bombardearon el palacio de La Moneda, en Santiago. Por eso repetia la cantinela que todo éso rompió la realidad imaginaria, la distancia y la densidad del bosque, montañas de nieve infranqueables pero el verdadero sufrimiento fué el desarraigo que no tuvo nada que ver con la guerra civil que vivieron sus padres y que la escucharon contar mil veces y tuvieron que revivirla mientras iban creciendo en un exilio que no fué nunca de ellos. Pero en Chile todo les llegó de golpe, zumbándoles una feroz bofetada y nadie en su sano juicio pudo defender nada, ni se sabia qué defender, por eso volvia a repetirse el tema, fué solamente al franquear la distancia de los bosques con las famosas moscas negras chupa sangre que llegó a comprender lo otro, tan simple como eso.
No, no  era un personaje virtual pero tomaba el ejemplo de Otelo y su Desdémona  y tenía que preguntarse que cómo se habría desarrollado todo si la vida hubiese seguido su curso normal y el asunto no hubiese terminado en tragedia shakesperiana; al envejecer juntos, Otelo habría sido menos demoníaco, aunque sin ser sutil, se habría adaptado al amor de Desdémona. Pero sin tragedia nunca habría existido aquella narrativa.

Felizmente ella era médico y no un ángel ciego; retornaba rápidamente su e-mail, 

para contarle que Tántrico Garrido fué a instalarles el nuevo sistema Office y por si habia olvidado a Tántrico, seguía siendo el mismo engrupidor profesional tratándose de ordenadores. Aprovechó de instalar una actividad periferica para la música de Piazzola y un carnaval de Schuman.  Ayer con el Duque, fuimos invitados al Prado, inauguraban la escultura de una bailarina de aluminio de seis metros de alto, se sostenía en el aire en la punta del pie con un mecanismo activado que la hacía girar imperceptiblemente en redondo. Mucho himno coreado por los presentes, cursilerías de alcaldes y concejales de cercanias y autoridades de Madrid, el hálito de emoción que les faltaba, su propia sirenita de Copenhague, agregándole efectos especiales que nadie soñó. El discurso central estuvo a cargo del Presidente de Caja Madrid, repitiendo siempre la mismas monsergas de la comunidad y al final haciendo una pausa dice que quiere terminar el acto con unos versos de un poeta bien conocido; entonces, recita estrofas de Machado,  pero justo en el momento que comienza el "se hace camino al andar" y repite la eterna estrofa de "caminante no hay camino", irrumpe por el fondo del aula una explosión ensordecedora,  un trueno mayúsculo viniendo desde fuera, a la entrada del museo. Se quedaron todos extáticos, incrédulos, no hay nada comparable a virtud de la sorpresa y un polvillo de yeso cayó sobre sus cabezas con una sincronia que fué demasiado exacta.  Pero a la dichosa escultura de la sirena de alumino no le afectó en lo más minimo el estruendo y tras una pausa sobrevino una nueva andanada de explosiones y cuando terminó el pánico entró un edecán militar diciendo, muy respetuosamente, "que nadie se asuste ya que se tiraban 12 cañonazos en el patio de al lado a la memoria de los héroes de la guerra". Pero no especificó los héroes ni cual fue la susodicha guerra.  Ellos salieron de alli corriendo y don Jaime, en medio del aguacero saltando como un viejo puma y que la perdonara por el relato, arrancaron metiéndose por la primera puerta que encontraron, perseguidos por un ventarrón que no se esperaban. El café fue un milagro aunque se enrabió terriblemente y el duque muy frustrado. Pero lo más divertido es que perdieron para siempre el famoso Jaguar XJ regalo del siniestro Engel-Moriarty, desapareció para siempre en la lluvia, porque Tántrico Garrido, que se prestó para hacerles de chofer no volvió a dar noticias. Ellos se quedaron alli, todo lleno de duendes y la tarde se les fue lentamente. Ahora le dolia la cabeza y comenzaban sus fantasmas nocturnos, la noche era siempre la parte más dificil de afrontar.





                                             15



TVE, 
informaciones !


« Un incendio causa graves daños destruyendo la Litografia Demenorca, ubicada en el Municipio madrileño de Leganés. »

« El incendio en un polígono de Madrid, afectando varias naves que almacenaban bobinas de papel ha provocado su hundimiento completo. »

« Ocho dotaciones de bomberos trataron hasta altas horas de la madrugada de sofocar el fuego para evitar que las llamas no acaben destruyendo el resto del poligono. »

No queria que fuese a quedar desconectado de su nueva realidad y le advertia para que se diese cuenta de qué se trató todo y tampoco le hacia un comentario anecdótico evitando lo ambiguo y sin intenciones ocultas. Ella misma se enteró por las primeras noticias de la mañana, mucho antes que regresara el duque de su marcha matutina. Algunas veces la realidad del mundo la abrumaba, quisiese volar lejos, volar entre relámpagos como un relámpago más. El famoso funcionamiento de la Litografia Demenorca fué como esas almas que son lodazales anónimos, aunque el intelecto las vista de un aura que se reverencia. Ella vió claramente las serpientes anidándose, sabia que todos no estaban de acuerdo con el funcionamiento de la Litografia y ella misma ya se lo habia repetido varias veces a don Jaime pero él se reia y la miraba poniéndose una máscara, era dificil mantener un diálogo claro. 
"Vagamos siempre tras un absoluto que es imposible encontrar, un rio lo arrastra todo encerrándolo en una jaula de espejos y la Litografia cumplió con su objetivo"
me volvió a repetir.
Volvió de madrugada  de su larga marcha y un poco después la televisión anunciaba el incendio de las naves. Ahora ella estaba en ese cuarto con murallas de vidrio rodeada de plantas leyendo “El asesinato de Mata Hari” de Guido da Verona. Era experta en inmaterialidades, pagando pecados que nunca cometió. 

Le quedaba tiempo para responderle su e-mail de la madrugada; lo leyó en El Pais en su edición digital y no la criticaba, tampoco la creia vacia de palabras, quizás no era sino un estado de depresión trataba de comprender lo que sentian debió ser un desgarro enorme. Todos creen saber lo que hacen y sobretodo los riesgos que corren, pero en el  epistolario tendria que borrar los emails confidenciales de ambos lados, en realidad eso era digno de silencio y en cierto modo era mejor que todo hubiese terminado asi y no seguir dentro de la trama solitaria tratando de salvar a La Orden. Alentaba a don Jaime en todo sentido, no le creia en estado de pánico ni mucho menos, tenia seguramente una visión clara de lo que sucedió ysobretodo rememorando su correspondencia. 
Don Jaime, nunca le torció el cuello al cisne, y salvó a muchos, entregando capital para las obras de la Orden y desde luego en su tiempo nadie le hizo asco a aquello. Ahora recordaba una de las frases preferidas del Duque. "Las plumas hacen las alas de los pájaros, después cada uno emprende el vuelo como se le de la gana »

Ahora lo importante era que vivir con su decisión, seguir viviendo, simplemente que le agradezca su saludo, temia comenzar a infatuarse, lo hacia por levantarle el ánimo. 

Tiene que dejar que todo siga su curso volviendo discretamente al silencio, nacieron saliendo del silencio y ni siquiera podian recordarlo, luego lo alcanzaron todo y ni siquiera sabian realmente lo que alcanzaron.  

Ella, por fin, terminaba por ahora; no, no estaba amarrada a nada, ni siquiera a la lógica, apurada en enviarle un abrazo nocturno le pedia, que en ningún caso se fuese de viaje sin contarles alguna una nueva aventura de esos increibles asuntos de Montrond, se lo agradecian de antemano, no querrían perderse una de sus intrigas.

Te abraza don Jaime,
nuevamente, deseándote felicidades, socarrón como siempre golpeó tres veces en el cristal de la copa y dice que para poder saborear realmente el té hay que hacerlo solamente en tazas de porcelana inglesa, agregando que esto es primordial para levantarse el ánimo que no te quedes solo y que no te duermas en los laureles ni mucho menos ! pronto iremos por alli a verte a Canada, en verano...

                                                                                                                                                                         


                                        Epílogo



Hoy fueron los funerales de doña Flor de Loto Murillo, prefería contárselos de inmediato  por mensaje porque de todos modo no habrian podido moverse y ellos ya se ocuparon de todos los detalles. El parte con la necrología se publicó en el Journal La Presse de Montréal, en francés y en un par de semanas se haría en castellano en El Pais de Madrid.

Doña Flor de Loto se quedó en el sueño, por así decirlo y fue Julio de los Entuertos quien la encontró solita como de costumbre, flaquita y de cierta manera ya momificada y como amortajada por ella misma, dijo Julio. Le ponía una traducción somera de la esquela que apareció en el periódico local.


" En Sorel, Québec, hace una semana, rodeada de todos los suyos falleció doña Flor de Loto Murillo, dama de origen español residente en Canada por cerca de setenta años. Perteneció a una noble estirpe de origen Asturiano; habiendo sido la entrañable esposa de uno de los embajadores de la República Española en Portugal y más tarde, al finalizar la guerra civil, residente en Nueva-York y Montréal."

"Comparten el duelo sobrinos y sobrinas : Felipe Camps, Pablo Vela, Julio de los Entuertos, Orlando Elcanoso, Anibal Cartaginés, Begoña de Corces y Leda Cisneros en Canada y en España Leonor de la Vega y su esposo don Jaime, duque del Infeudado."

"La ceremonia religiosa y la incineración de sus restos tuvo lugar en los salones del tanatorio Urgel Bourgie  en el este de Montréal. Sus cenizas, de acuerdo a sus deseos, serán esparcidas frente a su domicilio sobre las aguas del Saint Laurent"


                                       fin


                                                    Relatos

            "Casimiro de Montrond, Investigador de Europol"




                                  La Muerte del Fiscal Nisman




                             El aeropuerto de La Guardia estaba cubierto de neblina cuando el Jet Lear de Montrond apareció como fantasma en la bruma; como de costumbre viajaba en el Jet de Europol haciendo la naveta entre Bruselas y Nueva-York para las investigaciones de sus trabajos. El avión se dirigió a un terminal privado en cuyo hangar le esperaban los de la aduana.

Media hora más tarde un Cadillac SUV con placas del servicio diplomático se detuvo frente a las anchas y largas escalinatas del museo Metropolitan en la 5a avenida con la calle 82, en lo alto de las escaleras, vió, diminutos, en medio de los cuatro pares de columnas Corintias, elegantes y ornamentadas que sostienen el portal del museo, apoyados Felipe y Begoña que le esperaban y al verlo abajo, gesticularon con gestos y gritos cómicos para fastidiarlo como niños….

-Déjeme aqui y continue usted al Marriott con las maletas, dijo a su asistente Americano.

-¿Está seguro, no tendrá problemas para retornar a Times Square ?

-No, volveré con Felipe y Begoña, allí están, -dijo indicando lo alto del portal- quiero atravesar el Central Park a pie, es el mejor lugar para conversar…

-OK, mantenga contacto con el iphone, si algo necesita me avisa…

Bajaron corriendo y se abrazaron ambos a Montrond, destabilizándolo y desordenándole su impecable abrigo negro que le cubria hasta los tobillos y haciendo caer su eterno paraguas con mango de acero que tenía tambien un secreto uso defensivo.

-Caramba, hijos ! calma, calma !

-Damn it ! felices de volver a verte Casimiro ! siglos que no se te veía, dijo Begoña.

-Cierto, agregó Felipe, ya hace meses que andabas desaparecido, y seguramente con protagonismo bajo otro nombre..

Llegaba al instante de Buenos Aires haciendo varias escalas, les habian pedido la colaboración de expertos en ‘escena de crimen’ de Europol ; un responsable que hiciese el nexo entre los diferentes servicios implicados.

Caminaron brevemente hacia el sur por la 5a Avenida, enlazados cada uno a un brazo de Casimiro, dejando atrás el enorme portal de columnas del Museo y alejándose de la vereda entraron por uno de los senderos de transeuntes del Central Park.

-¿Vamos hasta la estatua de Alicia, en su pais de maravillas? les dijo Montrond, socarrón. Felipe y Begoña se miraron extrañados haciendo una morisqueta. Los árboles en flor en el corazón de Manhattan creaban una explosión de colores blancos y violetas. era el comienzo de la Semana Santa, Eastern, para los americanos.

-¿ Cómo está la situación en Buenos Aires por la muerte de Nisman ? preguntó Felipe.

-Un desorden indescriptible, replicó Monrond.

Nisman, el Fiscal argentino, llevaba investigando durante años los atentados de 1992 y 1994 contra la Mutual Israelita Argentina, la AMIA y la Embajada de Israel en Buenos aires. Una hecatombe atroz, uno de los peores atentados terroristas antisemitas y seguramente el peor atentado anti judío desde la segunda guerra mundial. Todo se orientó desde un comienzo hacia Iran por las divergencias y apoyos mutuos que Argentina habría creado prometiendo entregar tecnología nuclear, durante la Presidencia de Menem y luego cesado.

Ahora caminaban bajo los inmensos árboles frondosos que rodeaban la fuente y terraza Bethesda a la orilla de la laguna.

-Llegaremos hasta la estatua de Beethoven, dijo Montrond, tengo que recoger una llave guardada en el zócalo.

-Pero todo eso sucedió durante el Gobierno de Menem, hace ya 20 años, dijo Felipe.

-Cierto, mucho tiempo ha pasado, pero la investigación en los hechos, nunca terminó pese al tiempo transcurrido, replicó Montrond.

-Eso en que afecta ahora a Cristina, la Presidenta, -interrumpió Begoña-veinte años despues, ni ella ni su marido tuvieron nada que ver con eso ¿eh ?

-El asunto no es tan simple; la investigacón nunca cesó y los servicios de inteligencia tanto americanos como Israel sabían que hubo participación de sujetos Iraníes o miembros del Hezbollah

-..Y, el Gobierno de Irán directamente ?, preguntó Felipe.

-Posiblemente que el gobierno de Irán no haya tenido directamente responsabilidad en la ejecución del atentado, le respondió Montrond.

-Enntonces qué ! ¿eran grupos disidentes de Iraníes en guerra contra Iran ?, preguntó Begoña.

-El epicentro del asunto, lo sensible, es que en esa época muchos supieron lo que iba a suceder y que un atentado criminal se iba a cometer en contra de la embajada de Israel así como a la Mutual de Seguros, pero nadie hizo nada por frenarlo; era 1994, no hay que olvidarlo, respondió Casimiro.

-Pero, intercaló Felipe, ¿habrian podido frenar a tiempo a los que iban a dinamitar la Mutual y luego la Embajada de Israel ?
-Sí, desde luego ! no hay duda ! afirmó Montrond, contundente.

- Lo que aún no comprendo es que tiene que ver todo esto con la muerte del Fiscal Nisman, agregó Begoña.

-Es que ahora Nisman -intercaló Felipe- iba a imputar a la Presidenta Kirchner un lunes por la mañana ante el Senado; Parlamento en pleno,  para demostrar que ella y su Gobierno firmaron una alianza comercial con Iran a cambio de borrar definitivamente el caso y así Interpol retirase la tarjeta roja señalando terrorismo lo que implicaba a conocidos personajes Iranienses de la diplomacia de la época.

¿ Y, qué ! por eso le mataron ? ¿ para impedirle presentar una denuncia ? replicó Begoña.

- No exactamente, -les interrumpió Montrond- está claro que lo mataron y cómo le asesinaron no es sino un asunto trivial para aquellos que se manejan al nivel de las cloacas del crimen; lo que interesa delucidar no es cómo lo mataron sino los motivos que esgrimieron para hacerlo, qué fue lo que los impulsó.

-Pero Casimiro, ¿ quieres decir que fue por aquello que llaman ‘razón de Estado’ ? preguntó Felipe.

-En todo caso no es una razón sino un crimen de Estado ! replicó Montrond.

- Atroz ! agregó Begoña, el asesinato frio del Fiscal general de un Pais, ¿ no podían frenarlo administrativamente para que no fuese al Parlamento a presentar su denuncia ?

-Lo grave no era la denuncia contra la Presidenta ni tampoco contra Iran. Eso ya se sabía y allí no habia causa suficiente como para acusarla ni mucho menos hacerla caer por interdicción, dijo Montrond.

En la agenda de la Presidencia -un par de semanas más tarde- había asuntos de gran importancia internacional. Un encuentro histórico y económico para salvar Argentina deL caos total de la situación financiera que ya se aproximaba. Tenían una visita programada a China, con meses de antelación, donde serían firmados acuerdos bilaterales por los cuales China haría un plan de inversiones de múltiples billones de dólares a largo plazo lo que significaba sumar años de PIB y seguridad financiera para millones de argentinos, fondos de pensión, infraestructuras, solidez monetaria, sin eso, el caos total a corto plazo.

-Pero Casimiro, que tiene que ver todo eso con Iran o con grupos terroristas, insistió Felipe.

-Nada, -le respondió, no tiene nada que ver lo uno con lo otro

-¿ Entonces ? dijo Begoña.

El Viernes 16 de Enero por la mañana el Fiscal Nisman da a conocer públicamente en conferencia de prensa que el Lunes 19 va a presentar la causa delante del Parlamento Argentino en Pleno, para acusar a la Presidenta Cristina.

Alarmado el gobierno Chino y su Ministerio protocolar alertan privadamente a la Casa Rosada, que si esta imputación se lleva a efecto y tiene lugar el Lunes tal como se anuncia, ellos tienen que poner en suspenso la visita prevista a China en la Agenda de la Presidenta y obviamente esto aplazaría o anularía los tratados y convenios que iban a ser firmados entre ambos gobiernos.

- Ah ! ahora comprendo ! suspiró Felipe.
- Entonces los de Irán no tienen arte ni parte en el crimen, agregó Begoña.

-Es que la fuerza de una tormenta perfecta se les desencadenó de improviso ese fin de semana y posiblemente ni Cristina se enteró de nada hasta que todo estuvo concluido, dijo Montrond.

-Eso quiere decir, al mismo tiempo, que enormes intereses corporativos estaban en juego y que iban a perderse o anularse y como eran de tal magnitud, inconmensurables, movieron la eterna mano negra y esta a su vez movió velozmente los servicios de vigilancia, custodios y seguridad mientras un ‘tribunal opaco’ se reunía Viernes y Sábado tomando la decisión final : eliminar al Fiscal, agregó Felipe.

-Posiblemente fue así, -respondió Montrond-, consideraron que por el mero hecho que Nisman presentara su denuncia frente al Pleno Parlamentario eso iba de una gravedad extrema contra los intereses que estaban en juego ! No, no porque fuese a alterar el orden Constitucional interno o judicial de Argentina, seguramente que nada habría sucedido o, practicamente nada. Pero la resonancia mediática del hecho y su protagonismo exterior habría quebrado los acuerdos de negocios ! y esto habría tenido graves consecuencias a nivel global; habría sido un daño irreparable a la situación financiera y económíca de Argentina.

-Horrible, no tengo otro modo de decirlo, horrible, dijo Begoña.

Se sentaron admirando el lago desde la fuente de la terraza Bethesda sin decir palabra. Tenian que llegar caminando hasta el busto de Schiller y luego continuar hasta el busto de Beethoven.

-Este tramo es lo que se llama ‘el paseo literario’ del Central Park, dijo Montrond, nos limpia el alma de tanta atrocidad, pero así es el mundo que hemos construido.

Luego, acercándose por los senderos al busto de Beethoven, le pidió a Felipe, frente a la sorpresa de Begoña, que saltara la pequeña verja de hierro alrededor del jardin y se aproximara inclinándose tras la estatua de la mujer que guarda a Ludwig como un ángel, al pie del zócalo de mármol.

-Entre el zócalo y la espalda de la mujer tienes que encontrar un sobre pequeño y de papel cafe, dijo Casimiro.

Felipe, mirando hacia todos lados, asegurándose no ser visto, aunque a esas horas pocos circulaban por el ‘sendero literario’, saltó la verja y acercándose al pedestal constató efectivamente que entre el dorso de la escultura de la mujer y el pedestal que sostenía el busto de Beethoven había un sobre diminuto con el emblema de UPS en letras amarillas sobre franja negra.

-Es para un casillero de UPS, en las afueras del Marriott, allí dejaría su informe confidencial antes de partir a Rio, la mañana siguiente, les explicó frente a sus miradas de sorpresa.

-Vamos, Vamos, que os habeis puesto triste con esta historia, les dijo Montrond.

-Los asesinos ¿ no van a ser denunciados ? preguntó Begoña, temiendo la respuesta.

-No hay asesino, no oficialmente, e incluso plantean que haya sido un suicidio, y aunque es imposible, así quedará oficialmente para la historia del caso, respondió Montrond.

-En el fondo es una guerra, realmente una guerra sin fin y la política y los políticos de turno no son más que simples instrumentos…una seguidilla a traves del tiempo, concluyó Felipe.

-Siempre ha sido así, agregó Montrond, siempre, aunque lo hayamos disfrazado a traves de la historia.

Continuaron y llegaron a la estatua de Simon Bolivar, ya habían estado en la de Martí; -entonces Felipe comentó, un tanto sarcástico, acerca de personajes que van montando el caballo en su estatua afirmando que si bien Bolivar murió en su cama de tuberculosis, sin embargo se le representa en el caballo con las pezuñas en alto.

-Vamos Felipe, sabes que si la escultura tiene pezuñas en el aire quiere decir que el jinete murió abatido en combate, dijo Begoña.

-Es un código de las estatuas ecuestres, se pretende, aunque no siempre es verdad, -agregó Montrond- alli vemos la de Martí que murió en combate y su caballo tiene las pezuñas en el aire. Pero en cambio Bolivar murió enfermo en su cama y aquí ven la estatua y el caballo del Libertador con sus pezuñas en el aire.

-Bueno, - dijo Begoña, ecuánime- Bolivar y su muerte son equivalentes a que si hubiese muerto en combate puesto que murió aislado y destituido, como víctima de un combate...

Luego bajaron lentamente por la calle 59 bordeando el lado sur del Central Park y llegando hasta Columbus Circle, tomaron un taxi.

-Hijos, vamos, al almuerzo, esta tarde a la Opera y mañana les llevo conmigo a Salt Lake City..

-La vie, terminó Montrond, étant un cheminement très solitaire et dure, d'avantage quand-on manque d'information, mais elle l’est pire encore quand-on manque de jugement.
                                      
                                          fin
                                   

                                                           Relato


                       



                                     ORDEN DE MISION




                                                        1.-

“El silencio no significa mudez, solo voz baja, muy baja”. Fue todo lo que le dijo, luego cortó la comunicación y puso el móvil en su bolso.
Ahora estaba nevando. La plataforma del aeropuerto comenzaba a cubrirse de blanco, cuajando. Se preparaban para despegar.
Ellos formaban un equipo viajero de muy buena pasta humana. Siete horas de pié con mala postura al interior del avión no habían logrado alterarle el tono de su voz.

Eso le costó disgustos por parte de amigos y familiares. Su cabeza estaba siempre en su sitio. Aunque pasaba por la vida sintiéndose tremendamente infeliz. Sin lograr entrar en un estado de aceptación cotidiana que la recompensara. Daba la impresión de saber exactamente lo que quería. Pero era difícil de expresarse cuando había que callar tantas cosas, por suerte la distancia hacia el resto.

Ya no era ninguna jovencita a esas alturas. Consideraba en su fuero interno que tenía toda una vida de esfuerzos inútiles a sus espaldas.

Siempre se había fijado prioridades pero siempre tuvo que abandonarlas por las de los otros.

Tomando velocidad, rodaban ya por la pista. Jakmii y Lloic estaban a los mandos. Con ellos, Letizia, se sentía segura. Abandonaron el Learjet 60 en el aeropuerto de Palmas de Mallorca.

Ahora la aeronave era un Hawker Beechcraft 850 XP, con cabina presurizada, los especialistas estaban a bordo para recibir a cargo el paciente cuando llegaran a destinación, a fines de coordinar los detalles clínicos del traslado. En ese caso la distancia hacia imposible realizar un traslado terrestre y por eso se encontraban nuevamente allí con el equipo designado.

Atrás quedó un matrimonio costoso, abandonado sobre la marcha, aplazando los hijos que al final no tuvo, hasta que el paso de la vida lo empujó todo de lado.

Recién ahora comenzaba a tranquilizarse, quería pensar solamente en si misma. El tiempo se le venía encima como una avalancha y no encontraba la forma de someterlo, haciéndolo suyo.

Dio una mirada rápida. Al fondo, en el espacio reducido de la cabina, habían reemplazado el diván de tres plazas por una camilla rígida y tabla corta con cinco bandas de sujeción, dispositivo cérvico lumbar para extracción, todo de aluminio con certificación, incluyendo colchón clínico con cojín, multiposiciones para el respaldo, ofreciendo una gran facilidad para la transferencia del paciente, tratándose de un traslado programado de un paciente estabilizado.

El estado del paciente requería de un traslado rápido y sin movimientos bruscos. Se trataba de un traslado de manera rápida y segura, con la cooperación de pilotos privados de alta seguridad. ‘‘Paciente crítico necesitando un soporte vital avanzado’’ le dijeron al comienzo de la llamada.

Se había configurado la tripulación médica expresamente. Un traslado correcto de un paciente programado. En la aeronave ya estaban instalados los equipos y los insumos necesarios.

Los coordinadores contactaron con los profesionales a cargo del paciente en el lugar de origen para afinar los detalles logísticos. Partían desde una base en una pequeña isla griega. El director de operaciones no se encontraba abordo, entonces ella excepcionalmente asumió la responsabilidad.

El fondo de la aeronave, con el acondicionamiento de la cabina, había sido transformado en una unidad para manejo en vuelo de un paciente de esa calidad crítica.

El vuelo se realizaba en horario nocturno sin importar las condiciones climáticas que imperaban.

Por la necesidad de este paciente los requerimientos habían sido mayores. Las necesidades de cada paciente en particular eran diferentes. Monitorización de signos vitales, el paciente bajo sedación profunda. Administración de fluidos, fármacos endovenosos. Ya se estaba realizando la asesoría por especialistas en la preparación del paciente previo al traslado.

El tiempo se le escapó cuidando a otros, lo peor fue el esfuerzo inmenso y doloroso que puso en amar justamente a quienes la despreciaron. Lo primero que recordaba de su infancia eran las humillaciones, la soledad, el comienzo de los estudios, al mismo tiempo que cuidaba de un padre anciano.
Luego vinieron las persecuciones, la vejación, el insulto, la amenaza. Tuvo que correr para proteger a los suyos. Sin tener tiempo de pensar en lo que hubiese sido más conveniente para ella.

Un día, en una misión clínica en Angola, durante una misión de paz según se les llamaba en esa época, tomó la decisión de fugarse, asilándose. Recién acababa de cumplir dieciocho años.
El GI Joe americano, que hacia su ronda vespertina, cuando la encontró vagando en los patios de aquel consulado en un país vecino, estuvo a punto de descargarle encima su M16.

Soportó una gran presión por mantenerse a distancia, incluso muchos parientes le escribían para decirle que lo mejor era que volviese, que todo le sería perdonado y ella sin poder explicarse el porqué de su obstinación. Ahora si que tenía deseos de alejarse de todo, sabia que eran solo deseos.
Las responsabilidades operativas para la ejecución de la misión, el control y evaluación de las actividades de la unidad quedaban registradas en forma secuencial y detallada en los registros de vuelo, Luego eran destruidos cuando se completaba la orden volviendo a destino.

                                                   2.-

Quizá el trabajo era su única fuente de satisfacción, no por el trabajo en si, que era duro y pesado, más bien por el reconocimiento que obtenía, comprendió que esa era su única familia desde hacía muchos años, supo muy temprano que su felicidad provenía de la sencillez misma de estar viva, eso era lo que contaba, la vida les llevaba la delantera de todas maneras, la cosa era soñar lo maravilloso, diría que el destino se los estaban siempre leyendo desde el invisible, sabia que por ser mujer, era una ráfaga de esperanza de algo mejor aunque todo fuese tan difícil como siempre.
En lo cotidiano, se dejaba acariciar, era naturalmente voluptuosa, disfrutaba de la caricia física, disfrutaba de ella misma y cuando hacía el amor llenaba todo de lamentos aunque los sabía desprovistos de ternura, su humildad era lo único fuerte y siempre tuvo una magia especial para encontrar puertas de salida.

El Servicio de Operaciones Especiales recibió la solicitud de traslado en ambulancia aérea de parte de la autoridad de inteligencia militar, con base en Kandahar a las 18h00 de un Jueves, que se anunció muy rutinario, al comienzo, registró el control y seguimiento de la solicitud recibida, 18h30, dio instrucciones para el registro del traslado. Ingresó en la unidad administrativa del pentágono y de los servicios de la Agencia Nacional de Seguridad los registros electrónicos, cintas de audio, video y microfilm. A las 19h00 se aprobó el código de procedimiento.

Retrocedió a esa mañana cuando bajo una neblina tropical volvió a enterrar a Salsh su perro Cokerspanier, no podía decir nada, era absurdo pero era así. Lo envolvió en un trozo de sabanilla reforzado con papeles y cordones. El crimen de Salsh fue algo perverso y luciferiano por no decir satánico y misterioso, eso que eufemísticamente llamaban misterioso. Seguramente una venganza, un mensaje, no había una sola gota de sangre, se lo dejaron acostado en la galería trasera de la casa, pulcramente, al lado de un saco de plástico transparente repleto con sus vísceras.

El impacto fue horroroso, que no la viniesen a regalar ahora con atributos ni manifestaciones de amor. Sintió que algo la abandonaba, con la repugnancia perdió la sensualidad que la sostenía, sintió la muerte penetrarla de improviso, el golpe la encontró desprovista de caparazón, sintió que era ella que destriparon, la mataron racionalmente. No lloró, ni pudo, dio con la cabeza en los muros y ni eso la hizo llorar, luego, cubrió a Salsh con un mantel y fue en busca de mortaja. No se entendía, de veras no se entendía su propia reacción, ni dramatizaba la situación. Era extraño, cuando pequeña lloraba mucho si perdían un animal o se iban de casa a otro villorrio, pero entonces sintió una inmensa indiferencia adueñarse de ella, no se iba a dejar morir, iba a resistir con todas sus fuerzas.
Lloic salió de la cabina y vino a darle un beso en la mejilla acariciándole levemente la espalda. Ella tenía un parentesco existencial con Lloic. Era el tipo que decía siempre esas frases comunes que hacen tanto bien: “Todo sirve siempre para algo, el tiempo todo lo arregla, los hombres siempre se alían” “Somos lo que somos y no hipocampos en el mar”, le dijo.
Volvió a la realidad, la aeronave era moderna y sofisticada. Ahora todo se construía con programas basados en la realidad virtual. En este caso no se aplicaba la noción de regularización operativa. No irían al hospital más cercano, sino al destino señalado por la orden de misión.
“Servicio aéreo de salvamento marítimo a torre de control”, dijo el comandante Jackmii, al entrar en territorio Afgán, aproximándose a la base aérea de Bagram.

Muchas veces se preguntó como comenzó todo eso, gozaba formando parte de una trinidad a la que no le pidió nada, un chorro de luz que da de comer a los ojos cuando se va ascendiendo al atardecer frente al sol que se esconde tras las nubes negras.

El goce lo sentía solo en ella, como el color y al tacto de un viejo libro, liberada de su desgarro personal, sacrificando su propio sueño, huérfana, ya separada y desdoblada del dolor que ella reconocía que oprime a los mas débiles, le costaba adornarse ante otras personas, el pájaro que canta solo no es bien aceptado, se decía, lo sabia y sentía no tener más tiempo, el oficio les devoraba por partes iguales.“Apaga y vámosnos” no era su frase. Acumulaba comentarios que no alcanzaba a poner.

"En otra época todos viajaban sin vacunas contra el tétanos ni seguros de viaje, nadie sabía nada de grupos sanguíneos ni vacunas antialérgicas". Dijo Lloic sentándose a su lado.

Las condiciones de la visibilidad y altura de vuelo eran perfectas para la base de Bagram. La base aérea localizada en la provincia de Parvan a 11 kilómetros al sudeste de la ciudad de Charikar y a 47 kilómetros al norte de Kabul disponía de una pista de aterrizaje y despegue para aviones de carga y bombarderos.
Durante algunos segundos iban a hacer escala en Mazar-e-Sharif, en el centro de operaciones especiales, nuevos proyectos de mejoras de aeropuertos en el teatro de operaciones afganos hacían la vía mucho más accesible, los proyectos de construcción militar habían creado cuatro nuevas pistas de aterrizaje, rampas para transporte y estacionamiento para helicópteros, desde allí se lanzaban aviones de vigilancia y reconocimiento de inteligencia.

                                                     3.-

Se verificó que Omar Khadr nació en Toronto el 19 de septiembre de 1986 y que su padre se lo llevó a Afganistán cuando tenía recién cumplidos los 14 años.
Se supo precisamente que en Junio 2002, luego de una batalla que duró 4 horas y en la que murió un soldado americano, fue capturado, el denominado Omar, a la edad de 15 años.
No existe ninguna evidencia de que haya sido él quien lanzara la granada que mató al soldado.
Cuando lo subieron y lo pusieron en la camilla ya venía bajo sedación, envuelto en una sábana blanca que no dejaba ver ni su cuerpo ni su rostro. Para ellos era un caso urgente de evacuación sanitaria. Eso era todo.

El Hawker Beechcraft 850 XP, volvió a elevarse silenciosamente bajo el cielo estrellado de la fría noche Afgana dejando abajo la pista de Bagram.
Siempre estuvo allí durante todos esos años buscando la razón que confirmara que no se había equivocado en su fuga, cuando murió su madre se lo comunicaron por un breve fax, no pudo hacer nada ni moverse, de todos modos el sentimiento de irrealidad la protegió del dolor, solo una furtiva sombra sentada a su lado en la estación del tren de Pinar del Rio, no comprendía como podía provocarse esa ausencia de memoria visual frente al dolor, era incapaz de verla.

En la madrugada atravesó el puente hacia Manhattan, el sol ya iluminaba el Hudson, negándose a sumergirse, las primeras luces la alcanzaron en su mañana, el fax llegó la noche anterior, luego, un poco de licor tardío sirvió para acompañarla. Al levantarse tuvo la sensación de ser de vidrio, que todo el mundo podía ver a través de ella.
"Cuando no queda más remedio que vivir, cuando no se espera absolutamente nada, siempre sucede algo, un hecho modesto, en general casi insignificante pero que luego se amplifica y termina por cambiar el destino de una persona", volvió a repetir Lloic.
No iba a terminar aherrojada y sin norte, ella era un mundo cargado de utopía y no quería abandonarlo todo, el llanto y un largo trayecto de indignidades le habían señalado el camino. Saliendo de su escondrijo se había transformado en apaciguadora, el modernismo aplastó los trazos de su pasado, ahora, ella era de otra tendencia.

Lloic conversaba con el equipo que se ocupaba del enfermo,‘‘Felizmente que existen centros especializados en cirugía infantil’’ dijo. "Los programas de cooperación iban a eliminar el neumococo y la obesidad infantil, mejorar los problemas de las caries dentales y ayudarles en el tratamiento de crisis de asma intempestiva". Hacia su monólogo mientras los otros sentados a la orilla de la camilla lo miraban intrigados.
Lloic insistía, era importante, justamente, que países como Afganistán establecieran un calendario de vacunas contra la Tifoidea o el virus del Papiloma desde los 7 a los 18 años.

El padre de Omar Khadr fue desintegrado por un obús de 35 milímetros dejando, al mismo tiempo, a su hijo estacionado, solo, frente a una columna de soldados profesionales bien entrenados.
"Un niño sin ningún relieve, adoctrinado por la actividad paramilitar de un padre enloquecido. El resultado fueron dos balas en la espalda y un ojo reventado. Si, tenía que ser intervenido quirúrgicamente, era importante ayudarlo a superar esa experiencia, sobre todo a los 15 años, explicándole qué le iba a suceder, claro, graduando la información según su capacidad de entendimiento. Así estaría en condiciones psicológicas para poder controlar las fantasías y temores que a menudo aparecían a esa edad frente a situaciones desconocidas, era común el miedo a la anestesia y si bien actualmente los riesgos eran mínimos, el miedo existe y por eso era importante mitigar la duda". Insistió.
Todo se paga duramente, demasiado duramente. Se sintió muy sola y muy extraña, como si hubiese tenido un presentimiento que la persiguió durante toda la jornada. Esa mañana ella se despertó triste. Luego sonó el teléfono. Era la orden de misión que comenzaba. Ganaron altura velozmente entre humo y nubes, girando en una curva perfecta, navegaban en dirección a las islas griegas, sin escalas de combustible entremedio.

Los sentimientos traicionan frente a la realidad, una mirada hueca no tenía derecho a apagar el resplandor de lo que llevaba dentro.

El cielo anaranjado le recordó un póster de Monet. Entró a la cabina de pilotaje a intercambiar dos palabras con Jackmii, los pájaros eran su única preocupación, les temía y los detestaba.

“Era imposible alcanzar a verlos a tiempo, sobre todo los gansos silvestres”. Cuando ya estaban encima era imposible evitarlos y si entraban en un motor el avión no tenía remedio. Lo hizo reír hablándole de golondrinas y de nidos calientes en los balcones del Riverside parc, en Manhattan, frente al río.
"Lo importante de la pediatría y su relación con la psiquiatría era sobretodo a partir del comienzo de la adolescencia", insistió Lloic, antes de volver a su puesto.
Ella se sentó frente a la camilla del paciente, le dio la impresión que respiraba apenas, delicadamente le bajó el paño que le envolvía el rostro, los miembros del personal médico dormían un poco más lejos en sus sillones, esperó ver aparecer el rostro adusto y barbudo de un soldado, pero al terminar de retirar la sábana quedó al descubierto el rostro de un niño, imberbe, con una venda cubriéndole un ojo.
Sorprendida, se le quedó mirando, pensó inmediatamente que se habían equivocado en la acogida del paciente, alguien tenía que haberse equivocado.
En la cabina, Lloic observaba la inmensidad de la vía láctea. Pensaba en sus comienzos en la Fuerza Aérea regular, con su ala fija y su ala rotativa, de allí habían salido. Algún día tendrían que permitirle a la Fuerza Aérea regular adoptar un papel protagónico más importante en proporcionar asistencia no combativa, en momentos críticos, como aquel que estaban viviendo. Volaban como fantasma, únicamente reconocidos por el Comando de Operaciones Especiales, si algo fallaba en la línea de enlace, no existirían para nadie. Simplemente desaparecerían para siempre. El adiestramiento y la manera de calificarse habían hecho de ellos un grupo aislado y permanente.

La calificación inicial para la misión fue un programa que requirió largo tiempo, como todos los otros.  Cuando una misión de rescate fracasaba no era por falta de adiestramiento, era por una falla garrafal en los servicios de inteligencia, errores de información, ignorancia, improvisación. Una fuerza de rescate tenía que ser una unidad cerrada. Varios componentes que se sumen, pero unidades que previamente no hubiesen realizado un ejercicio conjunto, estaban destinadas al fracaso. Fueron adiestrados en asistencia exterior. Incluyendo una información de la situación política del país adonde iban.

El modelo que volaban, el Hawker Beechcraft 850 XP, lo habían modificado agregándole un tanque de combustible de largo alcance, de otro modo no atravesaban el atlántico, además tenía la capacidad para despegar y aterrizar, con un robusto tren de aterrizaje, en pistas cortas y rudimentarias. No era un avión armado aunque su instrumental incluía la capacidad de inteligencia de imágenes y señales y en ningún caso se le podía distinguir, del exterior, de otro avión similar.
Abajo, se repetía, en esa oscuridad les estaba esperando un enemigo hostil y brutal, sin escrúpulos, para destruir los valores con que ellos fueron formados.
“¿Lloic, puedes venir a la camilla?”. Dijo Letizia, con un murmullo, en sus auriculares.

                                                     4.-


Se sentó frente a la máquina, el ventilador Oxylog 3000 tenía las dimensiones compactas de ventiladores pequeños usados en aviones ambulancias pero al mismo tiempo las ventajas de los grandes ventiladores utilizados en cuidados intensivos. Leyó la medición del volumen minuto en tiempo real, la relación inspiratoria / espiratoria. Estaba recibiendo una ventilación óptima. No quería desdeñar nada ni cubrirse tras la indiferencia profesional.
Lloic vino a sentarse a su lado. Letizia, hizo un gesto, mostrándole el niño conectado a la máquina.
“No se trata de un soldado, se trata de un niño. ¿Vamos hacia un centro especializado en pediatría?”. Preguntó Letizia.
Lloic demoró un momento en responder, al mismo tiempo miraba inquisitivamente el rostro del niño. Trató de medir sus palabras, sus instrucciones eran específicas: solamente él y Jakmii conocían la destinación final.


“Vamos a un hospital ultramoderno, pero no nos dirigimos a un centro de pediatría”, dijo.
“Qué me dices. ¿Hacia dónde vamos?”. Insistió Letizia.

“Nuestra orden de misión es transportar un soldado, prisionero, desde Kandahar hasta la base militar de Guantánamo, no está especificado en parte alguna que se trate de un niño o un adulto”. Replicó Lloic.
“Habrá error acerca del paciente?”. Insistió Letizia
Lloic no dijo nada, sabía la respuesta, no había error, consideraban al niño como un soldado, caído en un enfrentamiento con fuerzas regulares del ejército.
A partir de allí tenía que cultivar el arte del silencio, era mejor comprenderlo allí mismo, seguramente el paciente no iba a sobrevivir lo que le esperaba y nadie podía salvarlo de lo que se le venía encima, ni para bien ni para mal. Quería estar seguro que ella comprendía bien la idea, que lo pensara paradojalmente, si a ese niño le hubiesen puesto en sus manos el control remoto de una bomba atómica, lo habría apretado sin dudar ni vacilar. Era imposible que a esa edad supiese algo acerca de eso, ni mucho menos de sus consecuencias.
Dentro de 15 minutos, un par de millas náuticas, iban a entrar sobrevolando la Bahía de Guantánamo, les anunció Jakmii por el interfono. Allí abajo se encontraba la base naval americana a solamente 64 kilómetros de Santiago de Cuba, abarcando un área de 117 kilómetros cuadrados, aunque en realidad 49 solamente eran de tierra firma ya que el resto era agua y pantanos, con casi 18 kilómetros de costa de una bahía segura y profunda.
La infantería de marina Estadounidense ocupó la bahía de Guantánamo en 1898 pero solamente en 1903, cuando España perdió su soberanía sobre Cuba, se instalaron definitivamente.

Letizia no apartaba su mirada, el viejo sueño imposible de tener un hijo que nunca hubiese perdido, volvió a producirle un escalofrío.
Allí no habría ni padre ni madre para introducirlo en la vida, ni hacer frente a dificultades. Lo usaron como explosivo humano y eso era todo lo que quedaba. Tocó levemente su mano pequeña y agarrotada. A los 14 años no eran muchas las memorias que podía haber acumulado, lo introdujeron de golpe a juguetes de adulto.
Obligándolo a tomarle el peso a una Kalashnikov y un lanza cohetes. Pero no tuvo ni monopatín de palo ni muñecos de trapo, en verdad que no tendría mucha infancia que olvidar. Tampoco nadie habló de la madre, nadie dijo nada, todo se justificó de ese modo.
Ella misma se veía en su jardincito de helechos, frotando su lámpara de Aladino, de día, quemando las hormigas con la lupa de su abuelo y luego en la noche tratando de atrapar la luna quebrada en el fondo del pozo. Nada de eso aparecería mañana en la primera página de los diarios. “Lo que muere muere y el ideal es que no duela. Dijo Lloic con otra de sus frases para el mármol. “Las cosas se veían grandes y útiles, cuando se tiene un afán creador”, volvió a insistir.

Tenía que sacarse ese peso de plomo, que en el espacio de unos segundos, se le había instalado en el corazón. Si ella hubiese tenido un hijo hombre jamás le habría dejado ir a la guerra. ¿Como le llaman a eso, aprendizaje? ¿Adiestramiento? se escapan balas, se muere por puro azar, qué vergüenza humana tanta muerte, el mundo se vuelca en su contra. “No te olvides, que los de Alkaida, son inmisericordes, imprevisibles y harán todo por destruirnos”. Dijo Lloic suspirando.

Tenía que despedirse, sobretodo de esa imagen, pensó en los soldados de chocolate de su infancia. No se parecían en nada a lo que ahora creían ser, era demasiado tarde para volver a entretejer esa finísima tela de araña que era la vida, que ningún tsunami lograra deshacerla y que ningún soldadito de plomo viniese a reemplazarla.

Abajo en el aeropuerto se veían decenas de vehículos con luces intermitentes amarillas, la señalización y las marcas en ese aeropuerto eran diferentes de las exigidas por la FAA, la Agencia federal que regía la aviación americana. “Charlie, Delta, Tango, instrucciones para aterrizar”. Dijo Jakmii estableciendo comunicación con la torre de control. La 04R, se veía pintada de blanco, aterrizaron por la pista paralela que se encontraba a la derecha, hacia el sudoeste.
No tenía miedo, solamente contracciones como si estuviese a punto de dar a luz, aunque nunca vivió la experiencia. Se sintió cansada, no quería desprenderse de su mano, los dos médicos se le acercaron, fue como una especie de sueño, comenzaron a preparar al paciente, los remezones la sacudieron cuando los neumáticos tocaron el asfalto de la pista. Sintió un sabor a leche materna en su paladar.
“Te estás quedando dormida”, “Arriesgas tu carrera, mejor y por tu bien, no preguntes nada”, le advirtió Lloic.
El avión se inmovilizó en uno de los cabezales de la pista. Comenzaba a llover torrencialmente, el temporal llegaba con ellos a la isla. Como el enfermo presentaba riesgo potencial para su vida por compromiso de sus funciones vitales, respiración y condición neurológica, la ambulancia terrestre avanzó pegándose al fuselaje del avión. El traslado solo demoró unos minutos.
Se completaron las tareas de mantenimiento y revisión, reposición de carburante y órdenes que llegaron en clave, desde la base, al computador de abordo. Luego, bajo la noche de Guantánamo, quince minutos más tarde, el Hawker Beechcraft, volvió a despegar con rumbo desconocido.
“El silencio no significa mudez, solo voz baja, muy baja”, fue todo lo que respondió, Letizia, encerrándose en su mutismo.



                                                                  fin